fbpx
26 °C Asunción, PY
4 de diciembre de 2022

Mental Accounting

Mental Accounting

La contabilidad mental se refiere a los diferentes valores que una persona asigna a la misma cantidad de dinero, según criterios subjetivos, a menudo con resultados perjudiciales. La contabilidad mental es un concepto en el campo de la economía del comportamiento. Desarrollado por el economista Richard H. Thaler, sostiene que los individuos clasifican los fondos de manera diferente y, por lo tanto, son propensos a tomar decisiones irracionales en su comportamiento de gasto e inversión.

Ejemplo

Las personas no se dan cuenta de que la línea de pensamiento de la contabilidad mental es ilógica. Por ejemplo, algunas personas guardan un «frasco de dinero» especial o un fondo similar reservado para vacaciones o una nueva casa, mientras que al mismo tiempo tienen una deuda grande en sus tarjetas de crédito. Es probable que traten el dinero de este fondo especial de manera diferente al dinero que se utiliza para pagar la deuda, a pesar de que el desvío de fondos del proceso de pago de la deuda aumenta los intereses, lo que reduce su patrimonio neto total.

Desglosado aún más, es ilógico (y, de hecho, perjudicial) mantener una caja de ahorros que gana poco o ningún interés y, al mismo tiempo, tener una deuda de tarjetas de crédito que acumula cifras de dos dígitos anualmente. En muchos casos, el interés de esta deuda erosionará cualquier interés que se pueda ganar en una cuenta de ahorros. Las personas en este escenario estarían mejor si usaran los fondos que han ahorrado en la cuenta especial para pagar la deuda costosa antes de que se acumule más.

Dicho de esta manera, la solución a este problema parece sencilla. Sin embargo, muchas personas no se comportan de esta manera. La razón tiene que ver con el tipo de valor personal que las personas otorgan a determinados activos. Muchas personas sienten que el dinero ahorrado para una casa nueva o el fondo para la universidad de un hijo es “demasiado importante” como para renunciar a él, incluso si hacerlo fuera la medida más lógica y beneficiosa. Por lo tanto, la práctica de mantener dinero en una cuenta con intereses bajos o sin intereses y, al mismo tiempo, tener deudas pendientes sigue siendo común.

Te puede interesar