fbpx
18 °C Asunción, PY
5 de agosto de 2021

Conoce a los instrumentos más negociados en la Bolsa de Asunción

Seguramente escuchas con frecuencia que las empresas salen al mercado de capitales en busca de recursos para financiar sus proyectos, a través de la emisión de bonos, acciones u otro tipo de títulos que se convierten en opciones de inversión para quienes buscan nuevas oportunidades. En este artículo te explicamos en qué consisten estos instrumentos, para que estés mejor informado a la hora de tomar una decisión.

Antes del 2010, la casa de bolsa celebraba diariamente y de forma ininterrumpida las sesiones de negociación, en el cual se utilizaba el sistema de pregón o anuncios, es decir, que los operadores de las casas de bolsa anuncian en las sesiones sus respectivas ofertas de compra y venta a través de boletas de operaciones intentando obtener las respectivas puntas.

Sin embargo, a partir de mayo del 2010, la Bolsa de Valores y Productos de Asunción S.A. (BVPASA) ha implementado el Sistema Electrónico de Negociación, mejor conocida como Bolsa Electrónica.

De esta manera, a través de la Bolsa electrónica no solo se realizan operaciones de compra y venta de títulos a través de este sistema, sino que se introducen costumbres operativas como la desmaterialización de títulos.

No obstante, aún se continúan realizando operaciones a través del sistema tradicional para aquellos títulos negociados previamente, es decir, con títulos físicos o impresos que quedaban en poder de los inversionistas o custodiados por la Casa de Bolsa.

A continuación, te presentamos a los instrumentos más negociados en la Bolsa de Asunción y sus principales características.

Bonos (Instrumentos de renta fija)

En pocas palabras, los bonos son valores emitidos que representan deuda por parte del emisor a favor del tenedor. Estos son emitidos por empresas y requieren previa autorización de la Comisión Nacional de Valores.

Estos instrumentos devengan intereses y son negociables en el mercado secundario (es decir, que pueden ser revendidos) para proporcionar liquidez al tenedor de estos instrumentos.

Este instrumento es uno de los más populares en nuestra bolsa de valores, ya que otorga una variedad de beneficios a ambas partes, emisor e inversor.

Por parte del emisor, una empresa puede emitir bonos como método de financiación. Una emisión de bonos podría significar para la empresa una recaudación de capital a un menor costo de financiamiento (tasa de interés efectiva), y por la posibilidad de contar con un mayor plazo de repago -dos razones que hacen a la emisión de bonos más conveniente que un simple préstamo bancario-.

Por el lado de los inversores, los bonos son uno de los activos que se consideran más conservadores y preferidos por individuos e instituciones que buscan una percepción de renta a lo largo del tiempo.

Los bonos se consideran una inversión de bajo riesgo, ya que históricamente han tenido menos volatilidad que las acciones, commodities y divisas, gracias a que cuentan con un flujo predeterminado.

Por lo tanto, es una fuente de inversión atractiva para inversores con perfiles más conservadores, o para diversificar un portafolio compuesto de activos más “riesgosos”.

Los bonos cuentan con dos fuentes de ingresos para el inversor: los intereses y la apreciación de capital en el caso de adquirir un bono por debajo a la par.

Finalmente, en caso de una quiebra de la compañía emisora de los bonos, los tenedores de bonos tienen prioridad de pago con respecto a los accionistas, lo cual también hace que los bonos sean una atractiva opción de inversión.

En nuestra bolsa de valores, los principales bonos negociados son:

  • Bonos Corporativos: Bonos emitidos por las Sociedades Emisoras y por las Emisoras de Capital Abierto.
  • Bonos bursátiles de Corto Plazo: Emitidos a plazos de entre 90 y 270 días. Estos no cuentan con cupones de interés y son emitidos con un descuento sobre el valor nominal, bajo la par.
  • Bonos Subordinados: Estos son bonos emitidos por instituciones de intermediación financiera, las cuales están supervisadas por la Superintendencia de Bancos con el objetivo de mejorar los índices de solvencia. Estos bonos pueden ser convertidos en acciones en el caso de que se requiera alcanzar los límites exigidos por ley.
  • Bonos Financieros: Son aquellos bonos emitidos por entidades de intermediación financiera, supervisadas por la Superintendencia de Bancos. Estos no aportan al fondo de garantía de depósitos.
  • Títulos de crédito: Son emitidos por los patrimonios autónomos de los fideicomisos.
  • Bonos Municipales: Son bonos emitidos por los gobiernos municipales, con el objetivo de financiar los proyectos y obligaciones de sus respectivos municipios.
  • Bonos del Tesoro: También conocidos como BOTES, son bonos con el objetivo de financiar las necesidades del sector público.

Acciones (Renta variable)

Las acciones pueden ser otra opción de inversión, con renta variable, y cuentan con características muy distintas que los bonos o instrumentos de renta fija.

Una acción es un activo financiero que representa una parte proporcional del capital social de una empresa.

Las acciones son instrumentos de renta variable, lo cual significa que, a diferencia de los bonos, estos instrumentos no tienen una retribución económica establecida por contrato para el inversionista. El retorno de la acción dependerá de la situación por la que atraviese la compañía emisora.

Hay dos principales tipos de acciones que se negocian en nuestra bolsa de valores: la ordinaria y la preferida.

Las acciones ordinarias simples son generalmente emitidas por las Sociedades Anónimas y otorgan a sus titulares un derecho a voto por acción, y las ordinarias de voto múltiple otorgan cinco votos al tenedor en las asambleas.

Por otro lado, las acciones preferidas son aquellas que establecen ciertos privilegios de orden económico de cobro de dividendos, pero no otorgan ningún derecho a voto en asambleas a sus tenedores.

Desde el punto de vista de la empresa emisora, la emisión de acciones puede ser una forma eficaz de financiar una empresa, ya que obtendrá capital sin necesidad de endeudarse.

A diferencia de la emisión de bonos, las acciones no tienen fecha de vencimiento, es decir, la administración no se tiene que preocupar por realizar un pago global en una fecha preestablecida, como sucede con los bonos.

La financiación a través de acciones reduce los costos financieros, ya que no afectan al flujo de caja porque no requieren pagos periódicos de intereses.

Otras operaciones de la BVPASA

Otra operación que ha ganado popularidad durante estos últimos años son las operaciones de reporto. Esta operación consiste en un acuerdo de venta con promesa de posterior recompra de los mismos títulos de valores: el vendedor transfiere al comprador un título de valor y se compromete a recomprarlo en un plazo y precio determinado, en el futuro.

Estas operaciones se utilizan principalmente para agilizar las operaciones en el mercado y obtener liquidez a corto plazo.

Porcentaje de volumen negociado por tipo de renta en mayo

Fuente: BVPASA

En este gráfico podemos observar la distribución de instrumentos negociados durante el mes de mayo. La mayor de las operaciones fueron las de Reporto, que ganaron popularidad ya que es una forma de conseguir liquidez a corto plazo rápidamente para cumplir con obligaciones financieras; seguido por los instrumentos de renta fija, que como mencionamos previamente, son una opción atractiva para los inversionistas y un método viable de financiar operaciones de una empresa.

Cabe resaltar que, en el mes de mayo, el 99,8% de las operaciones se realizó mediante el Sistema Electrónico de Negociación. Esto significa que ya casi todas las negociaciones se realizan a través de la Bolsa Electrónica.

Te puede interesar

¿Qué contemplan las leyes que obligan al Estado a costear las internaciones por COVID-19?

Existen dos leyes ya reglamentadas que buscan dar cobertura a los pacientes hospitalizados con COVID-19, ya sea en UTI o sala común. En este artículo te explicamos los pasos que se deben seguir para acceder a los beneficios que brindan estas normativas.

Además, te recordamos cuál es el lapso de tiempo que se necesita para la aplicación entre las vacunas contra el COVID-19 y otras enfermedades, según la evidencia científica disponible actualmente.