fbpx
28 °C Asunción, PY
18 de abril de 2021

La economía nocturna y su potencial como factor de crecimiento económico de las ciudades

Cuando se habla de la noche o la actividad nocturna, generalmente se la relaciona con el hogar, el descanso, el ocio o el entretenimiento. Pero… ¿Qué pasa si te contamos que la noche puede llegar a ser un factor de alto impacto económico para las ciudades del mundo?

Por Romina Méndez Fretes – Economista

Para Shain Shapiro de  Sound Diplomacy (2020), la Economía Nocturna se trata de la creación de pueblos y ciudades para todas las edades, culturas y géneros, la cual consiste en toda actividad ocurrida entre las 18:00 y las 06:00

Esto no implica que deba existir un bar o salón de música en cada rincón de la ciudad, sino más bien la planificación, aplicación y regulación de medidas y/o estrategias que beneficien a todos los participantes del ecosistema nocturno, incluyendo a quienes prefieren la tranquilidad como a los que disfrutan salir a despejarse.

Este campo emergente a nivel mundial implica el impulso de actividades económicas dentro del horario mencionado, y se ha convertido en una oportunidad de crecimiento de las ciudades que hacen uso de la noche para el desarrollo del turismo, la gastronomía y el entretenimiento, además de incluir a otros factores como la seguridad, el transporte y la salud, porque todo ello forma parte de la Economía Nocturna.

¿Dónde nace el concepto de Economía Nocturna?

La idea ha existido desde siempre, pero los Estudios Nocturnos han empezado a tomar relevancia a partir de la década de 1980, con el nacimiento de la Economía Nocturna en el Reino Unido, donde se ha buscado la revitalización urbana a partir de la liberación de licencias para el consumo de alcohol y el impulso del concepto de “Ciudades 24 horas”.

En segunda instancia, la movida nocturna habría sido considerada a comienzos de los 2000 como un factor negativo, por la polución sonora, el consumo excesivo de alcohol y el desarrollo del crimen, pero también con el surgimiento de estudios y estrategias para la solución de estos problemas.

Finalmente, en la década pasada comienzan a aparecer profesionales en países como Francia, Australia u Holanda, quienes toman interés por los Estudios Nocturnos, en el sentido de llegar a una planificación de las actividades nocturnas; y a partir del año 2015, surge el papel del “Alcalde de la Noche”, un intermediario entre los diversos actores nocturnos, para fomentar una vida nocturna dinámica y activa.

¿Quiénes son los actores o participantes?

La Economía Nocturna abarca a todas las personas involucradas de una u otra manera en el desarrollo de la actividad nocturna: los administradores, los trabajadores y los consumidores de la noche.

Entre los administradores, están quienes regulan la noche, como los municipios, las instituciones del Gobierno Nacional, la Policía Nacional y todos los profesionales que son creadores y regulares de políticas urbanísticas, ambientalistas, etc.

Dentro del grupo de los trabajadores nocturnos, se encuentran los propietarios de locales, cajeros, recepcionistas, cocineros, mozos, guardias de seguridad, policías y bomberos, además de taxistas, choferes del transporte público y todos los médicos, enfermeros y empleados del sector de la salud que prestan sus servicios en horario nocturno.

En tercer lugar, los consumidores de la noche son las personas de todas las edades que se encuentran en momentos de ocio y entretenimiento, los estudiantes, las familias, los grupos de amigos, e incluso los turistas y visitantes recurrentes de cada ciudad.

Los tres grupos precisan que sus actividades sean protegidas, de manera a alcanzar cierto nivel de seguridad, formalidad y desenvolvimiento exitoso, para que las ciudades nocturnas puedan llegar a alcanzar esa nocturnidad en áreas como cultura, economía, turismo, desarrollo urbano, ambiente, seguridad y salud. (SoundDiplomacy & Seijas, 2017).

¿Qué números se manejan dentro de la Economía Nocturna?

Entre las grandes ciudades del mundo con amplio desarrollo de las actividades nocturnas, se puede mencionar a Nueva York, Estados Unidos, ciudad que, en el año 2016, habría generado un impacto económico general por la noche de 299.000 puestos de trabajo, USD 13.000 millones en el pago a trabajadores y USD 35.100 millones en producto para la economía, con una infraestructura de transporte operando las 24 horas del día durante los siete días de la semana. (The North Highland Company, Econsult Solutions, Inc, & Urban Development, 2019).

A nivel regional, en Curitiba, Brasil, se realizó un estudio en el año 2015, a través del cual se pudo constatar un promedio de 10,7 años de establecimiento de las empresas nocturnas analizadas, con el 91,6% de ellas empleando entre 10 y hasta 249 trabajadores, y donde las actividades se centraban en un 13% a clubes nocturnos, 15% a restaurantes y 72% a bares dentro de la ciudad brasileña. (Bezerra & Wronski, 2015).

En el año 2016, en Paraguay se llevó a cabo un estudio a pedido de la Secretaría Nacional de la Cultura, el cual permitió evaluar, en el marco del Plan Maestro del Centro Histórico de Asunción (Plan-CHA), los efectos socioeconómicos de un evento de St. Patrick Day organizado en marzo de ese año en el Centro Histórico de Asunción (CHA).

En ese evento, se pudo comprobar las implicancias socioeconómicas positivas de un evento de tal magnitud: 52.000 personas en el CHA esa noche, una movilización de USD 100.000, además de una generación de 860 empleos temporales y 700 personas que trabajaron horas extra, con un ingreso aproximado de USD 35.500. (Seijas, Watson, & Vladimir, 2017).

Asimismo, se estimó en el mencionado estudio una venta por bienes y servicios de USD 640.000, con 70 espacios de entretenimiento y gastronomía que reportaron un aumento en las ventas del 14%, un valor que fuera diez veces más que un fin de semana normal en el CHA.

Este caso de estudio es simplemente un ejemplo de cómo se puede fomentar la práctica del espacio público y lograr un impacto positivo en la calidad de vida urbana, la seguridad y la diversidad. (Seijas, Watson, & Vladimir, 2017).

¿Qué beneficios puede proporcionar la Economía Nocturna?

En el marco de la iniciativa ICES-BID (BID), se busca la recuperación de los centros de las ciudades latinoamericanas, para una mejor planificación urbana, con medidas de regulación social y económica por la noche, dentro de la cual se ha formalizado también el concepto de Economía Nocturna.

En este sentido, el desarrollo de la Economía Nocturna implica ciertos beneficios para las ciudades:

  • Generación de puestos de trabajo
  • Revitalización de espacios públicos
  • Seguridad y sentido de pertenencia
  • Impulso al turismo

Te puede interesar