23 °C Asunción, PY
10 de mayo de 2021

La importancia de las leyes para la igualdad de género en la economía

El Banco Mundial destaca la importancia de un marco normativo adecuado para avanzar hacia la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, de cara al acceso al mercado laboral y la formalización. En esta entrada, te presentamos algunos puntos sobre el tema.

Durante esta semana, el Banco Mundial inició un ciclo de charlas en conjunto con el Banco Central del Paraguay (BCP) y el Ministerio de Hacienda de nuestro país, para hacer notar la importancia de la inclusión femenina en el mercado laboral y el impacto que podría tener esto en la economía, el avance hacia la igualdad de género y los cierres de brechas. 

Uno de los puntos que resalta el organismo multilateral, mediante su informe “Diagnóstico de Género en Paraguay”, es la importancia de un marco legal adecuado como elemento fundamental para la igualdad de género. 

“Las leyes existentes en un país son a la vez un reflejo y una base de las opiniones y normas sociales vigentes sobre el papel de la mujer frente al de los hombres. El marco legal constituye la primera institución formal que configura la gestión de las mujeres y su acceso a las dotaciones y oportunidades en igualdad de condiciones con los hombres”, se explica en el documento. 

Un ejemplo de esto es la evidencia de que el acceso de las mujeres a las oportunidades económicas está relacionado con muchos factores y, según el Banco Mundial, hay evidencia que indica que las leyes y los reglamentos pueden tener una influencia definitoria para la inclusión femenina definitiva en estos ámbitos, en igualdad de condiciones con los hombres. 

Además, hay estimaciones de que las diferencias legales de género disminuyen la participación femenina en el mercado laboral, debilitando las chances de crecimiento del Producto Interno Bruto.

Recuerda que un estudio en más de 123 países revela que la discriminación legal contra las mujeres se correlaciona negativamente con la participación en el mercado laboral. 

¿Cómo estamos en Paraguay?

En el caso particular de Paraguay, según la evaluación “Mujer, Empresa y el Derecho”, el país obtuvo un puntaje de 94,38 sobre 100 y su legislación cuenta con parámetros bastante completos en la materia. 

Las normas otorgan a las mujeres plena libertad de movimiento, elección de trabajos y derechos a igualdad de remuneración. 

Además, el Código del Trabajo prevé la no discriminación entre trabajadores por motivos de sexo y exige la igualdad de remuneración por el mismo trabajo, tampoco establece restricciones sobre los tipos de trabajo que las mujeres pueden tener. 

Por otra parte, las mujeres paraguayas pueden ser igualmente cabezas de familia y tener los mismos derechos para divorciarse y volverse a casar.

“La legislación prohíbe la discriminación basada en el sexo o el género en el acceso a los servicios, incluyendo los financieros. Además, las mujeres tienen la misma capacidad y derechos legales, independientemente de su estado civil, y sus contribuciones no monetarias dentro del régimen de propiedad conjunta por defecto en los matrimonios se tienen en cuenta en el momento de la disolución del mismo”, apunta el Banco Mundial. 

No obstante, al margen de la relativa funcionalidad de las normas para generar igualdad, el mismo documento destaca que todavía hay brechas culturales que mitigan las posibilidades de las mujeres de acceder al campo del trabajo formal y los cargos gerenciales dentro las grandes corporaciones.  

En este contexto, existe margen de mejora en ciertas áreas; en particular, se requiere un cambio de pasar de brindar apoyo a las madres, a brindar apoyo a las familias por medio de políticas públicas enfocadas a la unidad familiar en general y no solo a las mujeres, por ejemplo, en el deber de cuidado de los niños. 

Paraguay reconoce el derecho de las trabajadoras, dándoles hasta 18 semanas de licencia de maternidad pagada por el gobierno y dos semanas de licencia de paternidad pagadas por el empleador, mientras que prohíbe el despido de mujeres durante el embarazo y la licencia de maternidad, y garantiza que la trabajadora regrese luego a la misma posición.

Sin embargo, hoy en día es una norma entre las economías y sociedades avanzadas desplazarse hacia permisos parentales compartidos que han demostrado ser más efectivos para promover un mejor equilibrio entre ambos padres con respecto a las responsabilidades de cuidado, y Paraguay aún no ha realizado un movimiento importante en esta dirección.

Te puede interesar