fbpx
15 °C Asunción, PY
9 de agosto de 2022

Combustibles y alimentos no dan respiro a la canasta básica familiar

Los bienes alimenticios anotaron una suba de 16,7% en julio del 2022, respecto a un año atrás, y los combustibles muestran un encarecimiento de 33,6% en el acumulado desde enero, según BCP.

Cerca del 70% de la inflación interanual de 11,1% de julio se debe a estos rubros, aunque el pico más alto se observó en abril y la carne vacuna tuvo un tercer mes consecutivo de baja mensual.

Los precios del crudo continúan elevados, aunque con una leve trayectoria a la baja desde finales de junio, mientras que los servicios de la canasta registraron alzas de precios en alimentos y bebidas.

Debido a que tanto los combustibles como los alimentos se mantienen todavía con costos altos, la inflación al cierre del mes de julio alcanzó un nivel de 11,1%, según consta en el informe de Índice de Precios al Consumidor (IPC), elaborado por el Banco Central del Paraguay (BCP). 

Durante la presentación del informe, el director del departamento de Estadísticas del Sector Real del BCP, Gustavo Cohener, destacó que los combustibles tuvieron un aumento del 33,6% hasta el mes de julio, en comparación con el mismo periodo del año pasado. Tan solo en el séptimo mes de este año, los combustibles aumentaron en un 3,4% respecto a junio y en 43,5% frente a julio del 2021.

Dentro de este grupo, el gasoil común es el que más incrementó su precio, llegando a una variación interanual del 54,7%; seguido de la nafta común, con 51,3%; y del gasoil aditivado, con 47,3%. De la misma forma, otros combustibles que tuvieron aumentos son la nafta súper, con 40,6%; y el gas de uso doméstico, con 23,6%.

En consecuencia, la agrupación transporte presentó nuevamente una de las mayores incidencias en el resultado de inflación, con subas que se habían iniciado durante la segunda quincena del mes anterior y siguieron siendo captados por el IPC de julio. 

En este punto, el BCP hace la salvedad de que los precios internacionales del crudo continúan elevados, registrado cierta volatilidad, aunque con una leve trayectoria a la baja desde finales de junio. En este segmento, también se destacaron los ajustes en los precios del pasaje de ómnibus y de micros interurbanos e internacionales.

Al igual que los hidrocarburos, el 54,8% de los productos de la canasta registraron variaciones de precios positivas en julio. En el caso de los bienes alimenticios, estos tuvieron una variación interanual de 16,7% en julio de este año.

En cuanto a la agrupación de alimentos, el informe de inflación detalla que se registraron movimientos mixtos. 

Así, se destaca la suba de precio en harina, que tuvo una variación interanual del 38,2% y, según agentes del sector, responde a la cotización internacional del trigo y a incrementos en los costos de producción y distribución. Este incremento también impactó en los precios finales de los productos panificados (20,4%) y cereales y derivados (19,2%).

Por otro lado, los productos lácteos, quesos y huevos registraron incrementos de 12,8% y se explican, según agentes del sector, por la escasez de materias primas oleaginosas, debido a la sequía que afectó la campaña agrícola 2021/2022. Los productos lácteos mostraron aumentos de precios por los aumentos de los costos de producción, como combustibles e insumos para el envasado.

Asimismo, también registraron subas de precios huevos, azúcar, bebidas no alcohólicas y bebidas alcohólicas y tabaco.

El producto de peso en la canasta básica que reportó baja de precios fue la carne vacuna. Julio fue el tercer mes consecutivo en que este rubro se abarató respecto al mes anterior, con una variación de -0,3%. De esta manera, el incremento interanual del precio de la carne se desaceleró a 11,3%, desde el pico cercano a 25% que alcanzó hacia finales del año pasado.

Esta reducción de precios se debe a una mayor dinámica competitiva en los mercados de la región, lo que condujo también a una baja de los precios locales para reducir la pérdida de competitividad, explicó el BCP, en su reporte.

Por otro lado, los sustitutos de la carne vacuna mostraron también reducciones de precio en carne de ave, cerdo y embutidos, con excepción del pescado, que experimentó un alza de precio. 

En relación con los gastos de salud, se destacaron aumentos de los productos farmacéuticos, consulta médica, atención oftalmológica, servicios de laboratorio e internación.

Así también, aumentaron los precios del servicio doméstico, servicios de cuidado personal, mantenimiento de vehículos, servicio de suministro de agua corriente, reparación de equipos para el hogar, alojamiento, mantenimientos del hogar, entre otros.

Finalmente, los bienes durables de la canasta registraron incrementos moderados de precios en los muebles y artículos para el hogar y en los electrodomésticos. Adicionalmente, se menciona incremento de precios en artículos de higiene para el hogar y vestimenta.

Sin embargo, de acuerdo con lo que se sostiene desde el BCP, las medidas adoptadas mediante la política monetaria ya se sienten en la economía.

En este sentido, el economista jefe del BCP, Miguel Mora, recordó que el ente ha estado tomando medidas que han consistido en aumentos de la tasa de política monetaria, lo que ha venido afectando principalmente a las expectativas. 

“Recordemos que estas expectativas, tanto para el corto como mediano plazo y para el horizonte de política monetaria, habían mostrado ciertos desvíos respecto a nuestra meta del 4% a corto plazo”.

Miguel Mora, economista jefe del BCP

Resaltó que desde agosto del año pasado el BCP ha adoptado estos ajustes, inicialmente como un proceso de normalización llevando la tasa de un 0,75% a niveles de 5,25% a finales de año, cuando ya actuaba en base a la inflación que estaba aumentando. Gracias a estas acciones, con miras al horizonte de política monetaria, la tasa de interés de referencia se ha posicionado en un nivel de 8% en este julio.

Te puede interesar