fbpx
25 °C Asunción, PY
1 de febrero de 2023

Deuda pública: El reto de hacer frente a los pagos ante una economía que no crece

Al cierre del primer semestre del 2022, la deuda pública de Paraguay creció 10,2% en relación con el mismo periodo del año anterior y alcanzó un total de USD 14.450 millones, monto que representa el 35,3% del PIB.

Esta cifra seguirá aumentando, teniendo en cuenta que para el 2023 se prevé un nuevo endeudamiento por alrededor de USD 600 millones, según informaron autoridades de Hacienda.

En el contexto actual de desaceleración económica y persistente inflación, acumular deuda pública podría dificultar pagos futuros, aseguran expertos. Además, nuestro país tiene un espacio fiscal cada vez menor.

Por Mary López y Mabel Gómez

La deuda pública de Paraguay ya alcanza los USD 14.450 millones, de acuerdo con la última actualización presentada por el Ministerio de Hacienda y que corresponde al cierre del primer semestre de este año. 

Este monto representa el 35,3% del Producto Interno Bruto (PIB). La mayor parte de los compromisos del Estado se encuentra en deudas contraídas en el exterior y, en menor medida, en bonos colocados en el mercado interno. 

En comparación con el mismo periodo del año pasado, la deuda creció en 10,2 %. Así también, en relación con lo alcanzado al cierre del 2020, representa un aumento del 18%. Cabe recordar que ese año estuvo marcado por la pandemia del COVID-19, lo que obligó al Gobierno a emitir deudas por casi USD 2.000 millones para hacer frente a la crisis sanitaria y económica. 

Por otra parte, en el 2019 los compromisos de Paraguay llegaron a USD 8.859 millones, es decir, el 22,9% del PIB. Asimismo, en el año 2018, la deuda pública alcanzó USD 8.040 millones. 

Con estas cifras, se evidencia el gran aumento de la deuda pública del país en los últimos años, especialmente en la administración actual, de Mario Abdo Benítez, y que en parte es explicado por los empréstitos y bonos emitidos para hacer frente a la emergencia sanitaria.

Según el informe del Ministerio de Hacienda, del total de la deuda acumulada del país, el 86,6% son compromisos del Estado con los acreedores externos, por valor de USD 12.517 millones; mientras que el 13,4% representa la deuda interna, por valor de USD 1.932 millones.

El reporte de la cartera fiscal puntualiza que la mayor parte de la deuda del Estado fue captada mediante bonos internacionales y locales, que ya suman USD 7.377 millones y representan el 55% del total de los compromisos del Estado.

En segundo lugar están los préstamos de organismos multilaterales y bilaterales, que al cierre de junio alcanzan USD 6.002 millones y significan el 41,5% del total de la deuda de Paraguay. 

En este punto, el país tiene empréstitos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF), Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), entre otros.

Así también, en menor medida está la Ley N° 5074/2013, denominada “llave en mano”, que representa el 3,4% del total de los pasivos del país. 

Seguirá en aumento

El monto de la deuda pública de Paraguay seguirá aumentando, teniendo en cuenta que cada año el Ministerio de Hacienda solicita al Congreso autorización para un nuevo endeudamiento para hacer frente a los diferentes compromisos y obras de infraestructura. 

En este sentido, Iván Haas, viceministro de Economía, informó que para el 2023 se prevé emitir alrededor de USD 600 millones. Aclaró que todavía están en plena elaboración del Presupuesto General de la Nación (PGN) para el próximo año. 

“Con el correr de los días y las semanas vamos a ir afinando ese número y el instrumento con el cual financiaremos. Hay que ver también los números, ya que una emisión de bonos internacionales nueva tiene que tener un tamaño mínimo de USD 500 millones. Entonces, ahí estamos armando el rompecabezas, pero en líneas generales es más préstamos porque es más barato”.

Iván Hass, viceministro de Economía

Ana Osorio, directora de Endeudamiento del Ministerio de Hacienda, señaló que siempre están viendo alternativas para optar por préstamos en el caso de que las condiciones internacionales de mercado no sean las mejores.

“Aún se sigue trabajando la ley de PGN, en septiembre se tendrán los niveles finales de deuda”.

Ana Osorio, directora de Política de Endeudamiento del Ministerio de Hacienda

Buscar un nuevo modelo para seguir creciendo a nivel económico

A criterio de la economista Martha Coronel, está bien que se siga invirtiendo en la economía y se opte por el endeudamiento porque los ingresos del Estado no alcanzan para las inversiones públicas. 

“Y está bien, necesitamos invertir, solamente que no podemos seguir creciendo de esa manera, o sea, a través de la deuda no podemos seguir. Lo que ocurre es que nuestro modelo de generar la torta llamada PIB es un modelo agroexportador y de triangulación que ya está llegando a su límite”, advirtió.

La economista dijo que es necesario que se tenga un modelo que permita agregar valor a lo que se está produciendo. Comentó que si el PIB no crece lo suficiente, tampoco lo hará la recaudación del Estado.

Recordemos que para este año se pronostica un crecimiento económico prácticamente nulo, de apenas 0,2%, mientras que en el sector privado se contemplan proyecciones de caída del PIB de hasta casi 2%. Esto, luego de que el 2019 y el 2020 hayan tenido resultados negativos consecutivos, con contracciones económicas de 0,4% y 0,8%; mientras que en el 2021 se obtuvo un rebote de 4,1% y para el 2023 se espera una expansión similar.

“Si nuestro modelo de crecimiento ya está llegando a su límite, no vamos a seguir ampliando nuestra torta, no vamos a seguir sumándole más productos a nuestro PIB, o sea, vamos a seguir aportando pero marginalmente; y a eso le sumás que los gastos del Estado son rígidos, el margen fiscal ya te queda muy bajo como para que puedas invertir”.

Martha Coronel, economista

Indicó que por esta razón se recurre a la deuda, pero el problema radica en cómo se pagarán esos compromisos en el futuro ya que el modelo no da espacio para crecer. Enfatizó en que se debe empezar a ajustar los gastos, a tener gastos de mayor calidad, contar con profesionales en el sector público que sean más productivos, etc. 

Coronel añadió que, por otro lado, se tiene deficiencias en las compras del Estado, otro factor que se debe mejorar de manera a que sobre más plata para invertir y no recurrir a endeudamiento. 

“Tenemos que empezar a buscar otros motores de la economía. Adicionalmente, tenemos que mirar ese modelo que hasta ahora ha sido muy útil y nos ha mantenido con un crecimiento constante, pero ya no le da más para seguir creciendo exponencialmente”, reiteró. 

Insistió en que no es prudente que se siga aumentando la deuda pública. “El ancho de banca que dice el Fondo Monetario que podemos endeudarnos es 45% del PIB, pero lo que pasa es que nosotros no tenemos forma de llegar a ese 45% porque no tenemos forma de pagar en el futuro: si no tenes producción, no podés pagar”, acotó. 

Por otra parte, la especialista dijo que la situación económica actual, de alta inflación y desaceleración económica, va a limitar la capacidad de pago. “Tenemos un crecimiento casi nulo, vas a recaudar más en términos nominales probablemente, pero vas a tener que gastar más. Entonces, queda menos margen para seguir haciendo las inversiones que necesitamos para generar una mayor producción”, sostuvo. 

Un nivel alto de endeudamiento

Por su parte, el economista y exministro de Hacienda, César Barreto, comentó que el nivel de endeudamiento que tiene el país sobre el PIB actual es muy elevado considerando los ingresos per cápita, las tasas de interés y el crecimiento económico potencial del país.

Además, señaló que la política fiscal se encuentra en un proceso de consolidación y el déficit fiscal, en proceso de convergencia hacia el tope fijado en la ley de responsabilidad fiscal vigente. 

“Es muy importante cumplir el plan de convergencia definido, para lo cual el presupuesto fiscal del año 2023 es crítico que incorpore los criterios de austeridad necesarios”.

César Barreto, economista y ex ministro de Hacienda

Por último, el exministro manifestó que es fundamental la comprensión por parte de los legisladores de la difícil situación económica y la circunstancia actual, ya que Paraguay pronto podría alcanzar el grado de inversión. 

“Ojalá los parlamentarios estén a la altura de las circunstancias porque está en juego alcanzar el grado de inversión en la calificación crediticia internacional de la deuda soberana de nuestro país, un hecho que sería el logro económico más importante como nación”, expresó.

Te puede interesar