fbpx
23 °C Asunción, PY
1 de marzo de 2021

¿Qué pasará con el precio de la carne, tras la suba de ciertos commodities?

Al aumento por el que está atravesando el petróleo, se suma el encarecimiento de materias primas agrícolas como el maíz y la soja. Esto genera un mayor costo de producción de varios tipos de carne y es de esperar que se convierta en el motor de la inflación mundial.

ANÁLISIS

Las materias primas como el maíz y la soja son los principales alimentos de la gran mayoría de los animales que producen las proteínas que consumimos.

La fluctuación de estos precios normalmente es adsorbida por el productor, siempre y cuando no exista un incremento dramático como el que comenzó el año pasado.

La situación actual está marcada por una suba que tan solo desde el 1 de diciembre acumula un 28% en el precio del futuro de maíz, mientras que en el caso de la soja experimenta un ascenso de 18%, según datos de Bloomberg.

Este incremento se debe principalmente a las malas cosechas generadas por inclemencias climáticas, además de la creciente demanda mundial debido a la expectativa de un retorno a la normalidad.

También China, el mayor comprador de estos granos, está almacenando cantidades récord de la oferta disponible, para alimentar a su producción porcina en expansión.

La última vez que el precio de estos granos estuvo tan elevado fue en el 2012, durante la sequía en Estados Unidos.

En este escenario, la carne está nuevamente preparada para convertirse en un impulsor de la inflación alimentaria mundial y es parte del debate cada vez más intenso sobre la trayectoria de la inflación general.

“Existe un retraso entre la inflación del costo de los granos y el aumento de los precios al consumidor”, dijo Will Sawyer, economista de proteínas animales de la entidad crediticia agrícola CoBank ACB.

Los granos se están comercializando en los niveles más elevado en casi seis años. Fuente: Bloomberg

A todo esto también se le suma la subida de los precios del petróleo, que deriva de una combinación de factores desde recortes en la producción a una mayor demanda desde el comienzo de la campaña de vacunación, que propició un rebalanceo de los mercados.

Por si todo fuera poco, ahora se le suma las disrupciones en la producción del crudo en los Estados Unidos por las heladas árticas que afectaron la zona de mayor extracción en Texas. Las bajas temperaturas ya han causado fallas en los equipos de varias plantas de procesamiento, han interrumpido el transporte por carretera y siguen los cortes de energía.

Los precios del petróleo están subiendo, en medio de un rápido ajuste del mercado. Fuente: Bloomberg

Cuando esto ocurre, los productores sufren un descalce en sus márgenes y no les queda otra que trasladar este costo al consumidor final.

Más temprano que tarde veremos reflejados estos componentes en la inflación general. Inevitablemente nos preguntaremos qué deberían hacer los bancos centrales y los responsables de la formulación de políticas, para ayudar a las economías que aún están trabajando para recuperarse de la pandemia.

Te puede interesar

¿Tiene Bitcoin el potencial de convertirse en un nuevo refugio de inversiones?

La criptomoneda alcanzó su apreciación más alta el miércoles tras avanzar 6% y superar los USD 35.000. La incertidumbre y la volatilidad todavía no abandonan a los mercados, ya que la pandemia de COVID sigue generando estragos, pero los agentes están tratando de superar sus miedos y buscan opciones para generar mayores retornos. En este escenario, los activos digitales van ganando un importante espacio.

«Es fundamental en términos económicos que la vacuna llegue a tiempo»

El titular de la Cámara de Anunciantes, Carlos Jorge Biedermann, habla sobre la importancia que tiene una llegada en tiempo de las vacunas contra el COVID-19 y una efectiva campaña de vacunación. Advierte, sin embargo, que los protocolos sanitarios deben seguir siendo cumplidos y lamentó el hecho de que muchas personas estén actuando de manera tan irresponsable.