fbpx
18 °C Asunción, PY
26 de junio de 2022

Deuda de hogares llegó al nivel más alto en pandemia, pero confían en la recuperación para aplacar amenazas

El endeudamiento de las familias paraguayas se encuentra creciendo hasta su nivel más elevado en lo que va de la pandemia, con un salto interanual del 7,8% en septiembre, y ya representa el 7% del PIB, según un informe del BCP.

Desde la banca matriz apuntan que a medida que la recuperación económica sea la esperada, la situación se irá subsanando. Aseguran que no representa una amenaza para el sistema, por su baja incidencia en comparación con la región.

ANÁLISIS

El Banco Central del Paraguay (BCP) realizó la presentación de su último Informe de Estabilidad Financiera (IEF). En la medición del endeudamiento de los hogares paraguayos entre 2019 y 2021, se observó que este indicador se encuentra actualmente en su nivel más alto en lo que va de la pandemia. 

Concretamente, la deuda de los hogares tuvo un incremento interanual del 7,8% en septiembre de este año, y ha venido creciendo de manera sostenida durante los meses anteriores. Cabe mencionar que en febrero del 2020, antes de que se empezaran a sentir los efectos de la pandemia en nuestro país, este indicador se encontraba con un crecimiento interanual en el orden del 4%. 

Esta información procesada por la banca matriz, tiene como fuente principal a la Superintendencia de Bancos, con dos componentes: el endeudamiento para el consumo y para la vivienda. Este último supone una incidencia levemente mayor a la primera, al mes de septiembre, como ha sucedido a lo largo de la pandemia y por el contrario al periodo anterior a la misma. 

En el documento se explica que el endeudamiento de los hogares se incrementó, mientras que la calidad del crédito de consumo se ha deteriorado. Resulta que la mora para la deuda de consumo en hogares se encuentra en el orden del 7,1%, también su nivel más elevado desde la pandemia; mientras que la mora para vivienda está en el 3,4% y el total de la mora en hogares es del 6,3%. 

Humberto Colmán, miembro del directorio del BCP, explicó durante la presentación que esta deuda en los hogares representa un valor del 7% sobre el PIB (producto interno bruto) del país, por lo que en valores actuales se encuentra en el orden de los USD 2.700 millones. Afirmó que esta cifra se encuentra muy por debajo de los niveles de países de la región, como Brasil y Chile, que están en el orden del 50% de su PIB. 

Al ser consultado sobre el impacto que pueda tener esto en la recuperación económica, refirió que el endeudamiento actúa en momentos en que los hogares no tienen ingresos y el sistema financiero ha podido dar respuesta con todas las flexibilizaciones y estímulos.

Recordó que el 2019 y el 2020 han sido años difíciles; y que en la medida que la economía se recupere, esta situación será subsanada, haciendo referencia a la recuperación del empleo y otros temas relacionados con los ingresos de los hogares.

“En la medida que la economía recupere su ritmo normal de crecimiento y se vayan recuperando los niveles de actividad plenamente y de manera homogénea, esto debería estabilizarse y seguramente restablecerse hacia adelante”.

Humberto Colmán, miembro del Directorio del BCP.

Colmán también apuntó que nuestro país todavía tiene un importante margen para alcanzar su desarrollo financiero, como países de niveles de ingreso similares a los de Paraguay. Consideró que, por lo general, se ve a la deuda con una mirada negativa pero que, bien utilizada, es una herramienta muy propicia para el desarrollo económico. 

Añadió que Paraguay es todavía una sociedad bastante conservadora en lo que respecta a los niveles de deuda, lo que se puede ver en la relativamente baja deuda de hogares, y que aún hay espacios para crecer. “No creemos que sea una tendencia, sino una coyuntura; pero mirándolo ampliamente, aún hay espacio para que esta pueda ser una herramienta para las familias”, apuntó. 

Por su parte, el economista jefe de la banca matriz, Miguel Mora, consideró que, en sí mismo, el hecho de una mayor deuda en los hogares no es necesariamente negativo. Añadió que estos niveles son bajos con respecto a la región y que el tema es principalmente cómo se realiza el pago de esa deuda, donde será importante la generación de ingresos. 

Mora aseveró que las buenas perspectivas de recuperación económica que tiene el país para el próximo año dan pie a pensar que los niveles de deuda de los hogares paraguayos son hasta ahora sostenibles. Esto implica que, además, el endeudamiento pueda seguir aumentando por la buena capacidad que irán adquiriendo las familias para hacer frente a sus obligaciones crediticias. 

“Es lo que estamos viendo hoy por el lado de la actividad económica, con la recuperación de los empleos. Esto es un factor bastante importante en la sostenibilidad que los hogares puedan tener con respecto a las deudas que hayan contraído. Además, muchas veces uno evalúa sus ingresos y el endeudamiento se realiza con la expectativa de poder cumplir el compromiso”.

Miguel Mora, economista jefe del BCP.

Morosidad 

En lo que respecta a la morosidad en general, esta se encuentra a un nivel relativamente bajo y bastante similar al de septiembre del año pasado, en el orden del 3%. La mora en créditos en moneda nacional asciende hasta el 3,3%; mientras que en moneda extranjera, hasta un 2,6%, según el reporte de la Superintendencia de Bancos. 

Cabe recordar que las medidas extraordinarias de flexibilización para las renegociaciones de deuda están próximas a terminar. Al ser abordado sobre este asunto, Colmán refirió que el sistema financiero tiene la capitalización suficiente para soportar eventuales deudas, ya que la capacidad de previsión es del 100% sobre los créditos vencidos en la actualidad. 

Sobre los retiros de los estímulos, apuntó que la política monetaria sigue siendo expansiva y el proceso de normalización lo que busca es un equilibrio para llegar hasta una tasa neutral, con lo que no se afectaría la expansión del crédito. 

Sobre el tema, Mora añadió que esto también tendrá que ver con la evolución de la actividad económica, donde las perspectivas son alentadoras y los números hoy en día dan pie a pensar que sectores como la ganadería y la agricultura ayudarán en este sentido, ya que crecen a buenas tasas y están siendo beneficiadas con los precios internacionales.

Te puede interesar

Pico de internaciones por COVID-19 y el posible retorno a mayores restricciones

La capacidad de respuesta sanitaria está ocupada casi al 100%. Con el actual ritmo de contagios y el lento avance de la vacunación, desde BCP no descartan que se deba retroceder en algunas actividades. S&P recuerda que un desempeño económico peor al esperado puede llevar a una reducción en la calificación país, hoy con perspectiva estable. Se prevé que el PIB crezca en torno al 4%, este año.

El fuerte impacto de la inflación en el sector productivo: ¿Cómo inciden el contrabando y la incertidumbre en la actualidad?

Al segundo mes del año, los costos para la cadena productiva tuvieron un incremento del 16,8% en términos interanuales, bastante por encima de la inflación general, que se ubicó en 9,3% en el mismo periodo, según mediciones realizadas por el Banco Central.

Este contexto perjudica a productores e industrias locales, que se ven con la obligación de absorber el sobrecosto registrado como consecuencia de la inflación, sin la capacidad de trasladar el mismo a sus precios finales por el momento.

Analistas y agentes señalan que el alto nivel del contrabando, la informalidad y las disputas internacionales que generan volatilidad en los mercados son las principales causas de esta inflación contenida que podría pasar a los consumidores a futuro.