fbpx
28 °C Asunción, PY
7 de diciembre de 2022

La mayor crisis financiera en la historia y el papel de las finanzas

La pandemia de Covid-19 no solo impuso exigencias sin precedentes para la contención sanitaria de la población mundial, sino también colocó a la conducción económica de los países en un rol preponderante para enfrentar los efectos que provenían desde las diversas medidas. Otra lección que dejó este evento global fue la contundencia con que la estratificación de países según niveles de ingresos facilita o dificulta la gestión de las crisis.

Una de las mayores crisis globales en nuestra historia se presenta en el año 2020, cuando las comunidades alrededor del mundo se encontraban con incertidumbre de lo que podría suceder. Administrar la salud, los costos de la pandemia, las restricciones de movilidad, el encierro y todas las medidas de salud pública que se implementaban en las sociedades hicieron de esto algo único vivido por la humanidad. 

Para limitar el impacto de esta crisis en los hogares y empresas, los gobiernos promulgaron respuestas integrales que utilizaron políticas monetarias y fiscales. 

Un país que inició de forma rápida las medidas fue India, mediante una política decisiva que utilizó una amplia gama de instrumentos para mitigar los posibles efectos de la crisis. Este país, en marzo del 2020, ya había declarado un cierre nacional de dos meses, envió a los trabajadores a casa y cerró negocios. 

La respuesta de la India a la crisis fue muy similar a la de muchos otros países en el mundo, lo cual implicó que los sectores de la economía (hogares, empresas, instituciones financieras y gobiernos) estén interconectados. 

A medida que avanzaba la pandemia, se produjeron varias olas importantes de infección y los países volvieron a ampliar sus medidas de ayuda. A pesar de que estas medidas estaban limitando peores resultados, a corto plazo también se presentaron desafíos como una mayor deuda pública y privada. 

El impacto económico del Covid en la perspectiva históricaGráfico, Histograma

Descripción generada automáticamente

Fuente: World Development Report 2022, by World Bank

La evidencia que presenta el informe sobre el Desarrollo Mundial 2022, del Banco Mundial, es que las economías todavía serán afectadas por la pandemia y el panorama es aún peor para los países emergentes. 

Otro jugador fundamental son los bancos centrales, que empezaron a cambiar los instrumentos de política para asistir financieramente a las instituciones y prevenir un riesgo en el sector financiero. En muchos países disminuyeron las tasas de interés, inyectaron liquidez en el mercado, facilitaron el acceso a financiamiento a las instituciones y se redujeron las provisiones o reservas, en esta emergencia financiera. 

La respuesta fiscal a la crisis del Covid, por país y grupo de ingresosGráfico

Descripción generada automáticamente

Fuente: World Development Report 2022, by World Bank

Esto demuestra la gran diferencia del impacto financiero entre los países del mundo en grandes medidas para asistir a los hogares y negocios. Aunque la pobreza en el mundo ha aumentado, han ingresado levemente a la extrema pobreza, como resultado de las crisis actuales, los países de ingreso medio bajo y bajo ingreso. 

Esta diferencia de ingresos también se reflejará en las posibilidades de medidas para la población, como menos ayudas sociales, menos posibilidades de mejorar la tasas de interés, menos fondo de emergencia para las salud, menos fondos para ayudar a las instituciones financieras con oportunidades para otorgar más préstamos a sectores muy afectados como las MIPYMES, menos reservas y menos oportunidades para brindar un respiro de seguridad a la población. 

Esas son las desventajas de un país con menor ingreso versus un país con ingresos importantes que no sintieron la crisis de la misma manera.

Te puede interesar

“Los retos que tenemos por delante son descomunales”

Beltrán Macchi, titular de Felaban y vicepresidente de Asoban, reflexiona sobre la responsabilidad de la banca en el proceso de reactivación económica. Analiza el contexto de deterioro de los indicadores sociales que deja la pandemia y el desafío de acelerar la adopción de tecnologías.

Investor mantiene su proyección de crecimiento de 4,5% del PIB, con mayor inflación y dólar estable

La aceleración del consumo, los servicios y la inversión, con un perfil alentador en actividades como la construcción y la exportación de productos agroganaderos, sostienen las expectativas de repunte económico del país tras el difícil 2020.

Se prevé una inflación de 4,45% para el cierre del año y que la cotización del dólar se ubique en G. 6.946 en diciembre próximo. Factores climáticos y alcance de la vacunación contra el COVID-19 todavía pueden convertirse en riesgos a la baja para los pronósticos del PIB.