fbpx
20 °C Asunción, PY
29 de junio de 2022

Raudales en Paraguay: Su incidencia en la economía y la imperiosa necesidad de una solución

La falta de inversión en desagües pluviales y en obras viales, el aumento de la estructura impermeable con las construcciones y asfaltado de las calles, más el nulo control de las normativas vigentes, son tan solo algunos de los factores que inciden para que con cada lluvia el sistema colapse y se generen problemas para las ventas y el consumo.

Expertos en el área afirman que, pese a la gravedad de la situación, poco y nada se ha hecho hasta el momento para generar soluciones definitivas a esta eterna problemática en el país. La Municipalidad de Asunción, no cuenta con los recursos necesarios para ofrecer mejoras y esto tampoco figura entre las prioridades del gobierno central.

La capital del país, Asunción, al igual que muchas otras ciudades del departamento Central y también alrededores sufre un sinfín de altercados con cada lluvia que se registra, principalmente debido a las grandes inundaciones que se generan.

Esta situación se vive desde hace décadas y es explicada en gran medida por la falta de inversión en desagües pluviales y obras viales. Además, de otros factores como el aumento de la estructura impermeable como los asfaltos y construcciones. 

Hasta el momento, no existe un plan a largo plazo por parte de la municipalidad de Asunción y tampoco del Gobierno Central para solucionar esta problemática que perjudica no solo a la ciudadanía sino también a la economía en su conjunto. 

Cabe señalar que en los días de lluvias, las inundaciones obligan a los negocios a cerrar sus puertas, y a los trabajadores a resguardarse, generando de esta manera una  importante pérdidas que afecta a ambos. 

Segun señalaron desde la comuna capitalina la solución a esta problemática implicaría unos USD 80 millones o USD 100 millones, recurso que la institución no tiene. 

Por el lado del gobierno central tampoco se cuenta con planes de inversión en este sentido, sino  más bien se opta por construcciones como puentes en diferentes puntos del país. 

Municipio no cuenta con recursos

Expertos en este tema comentan las alternativas que se podrían llevar adelante para solucionar parcialmente la situación como por ejemplo, optar por edificios sostenibles, generar la cultura de no ensuciar la ciudad, y contar con un servicio municipal de limpieza eficiente.

El concejal Pablo Callizo señaló que, los raudales son un problema que se arrastra ya desde varias décadas, debido a la falta de inversión de desagüe pluviales, también el aumento de la estructura impermeable que generan que el agua ya no ingrese en el suelo y tenga que circular por la superficie hasta encontrar un punto más bajo que suelen ser los arroyos.

Pablo Callizo, concejal de Asunción.

“Haciendo un análisis de la situación, se necesita una inversión muy alta para solucionar este problema de manera estructural, son 9 cuencas en total en Asunción las que necesitarían un proyecto ejecutivo de desarrrollo, de inversión, desagüe y todo eso en total más o menos alcanza entre USD 80 y USD 100 millones que hoy el municipio no tiene”, indicó.

Además, agregó que al no contar el municipio con los recursos, existe la necesidad de que el gobierno central invierta en las obras ya que se habla de la capital del país donde también se centran todas las instituciones del Gobierno,  además de todas las actividades económicas, “ingresan del departamento central 1.700.000 personas al día a trabajar o a estudiar”.

Alternativas

No obstante, el concejal dijo también que existen alternativas que se podrían llevar adelante como por ejemplo suspender las actividades por un lapso de dos o tres horas, hasta que se pueda limpiar la ciudad y de esa manera también evitar que los trabajadores se expongan, “capaz va a tener también un impacto económico pero que va a ser mucho menor al impacto que genera estar expuesto ante los raudales todo este tiempo”, dijo. 

Igualmente, acotó que hay temas sociales que trabajar, como la basura que suelen tapar los desagüe y limpiar los arroyos que están bastante contaminados con basura y también influyen para que no pueda fluir bien el agua. 

Callizo agregó que otra alternativa podría ser contar con lagunas de contención en zonas bajas. Además, comentó que se podría exigir a los nuevos emprendimientos que tengan un reservorio de agua. 

El concejal también manifestó que otra acción debería ser hacer respetar las normativas existentes, “tenemos muchos supermercados, shopping que tienen amplios espacios de estacionamiento, todo pavimentado en el cual el agua no edifica en el suelo, eso también hay que exigir desde el municipio que se cumpla y que se adecuen a las normativas en el cual el 25% de cada propiedad tiene que tener un suelo permeable”, señaló.

Callizo se refirió también al perjuicio económico que genera los días de lluvias y señaló que existe un estudio del 2013 que habla que por una hora de lluvia fuerte se pierde más o menos USD 7,5 millones ya sea por los destrozos que genera los raudales, las pérdidas en ventas, la gente que trabaja por hora y demás, y no cobra ese tiempo.

“Desde la Municipalidad vamos a seguir insistiendo también al Gobierno Central, lastimosamente hoy nos encontramos en una interna partidaria que no permite trabajar en conjunto pero bueno, pero también debemos exigir que ellos cumplan”, afirmó. 

“La ciudad creció desordenadamente”

A su vez, el arquitecto y ex decano de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional de Asunción (UNA), Ricardo Meyer, indicó que el problema principal es que la ciudad creció desordenadamente, tapando cauces de arroyos que se trancan con basura y después se desbordan. “Es una problemática profunda que tiene que ver con el diseño y el asentamiento de la ciudad”.

Ricardo Meyer, arquitecto y ex decano de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional de Asunción (UNA),

“A medida que la ciudad crece se van ocupando zonas que eran inundables o de amortiguamiento de las lluvias y que absorben agua por otras zonas que son totalmente impermeables, entonces una parte del agua que penetraba en la tierra también dejó de penetrar y corre en la superficie, como no se puede volver a liberar todo eso, se tiene que encauzar las aguas pero por debajo de las calles no por encima como ocurre ahora”, explicó.

Por otra parte, el profesional señaló que si bien la urgencia y la emergencia hace que esta situación parezca irresoluble existen ventajas ya son donde se encuentra Asunción existen cuentas, cauces que se pueden ir resolviendo de acuerdo a la importancia, a la gravedad del problema y enfocar como una gestión de riesgo.

“Hay problemas estructurales y hay otros problemas puntuales, por supuesto que el problema de la gente que tira la basura también es el problema pero no es el principal de los raudales en Asunción”, señaló en otro momento. 

Acciones

Por su lado, el  arquitecto, Carlos Jimenez, recomendó tres acciones o pasos que se deben llevar adelante para poder solucionar esta situación, como generar una cultura de no ensuciar los caudales hídricos, acompañado de un servicio municipal de limpieza.

Asimismo, construir edificios sostenibles donde el agua que cae a la superficie de los predios sea reutilizada o correctamente reencauzada para no aumentar el caudal.

Así también, que cuando se construyó en la zona más baja “por A o B factor económico o sociocultural”, se invierta en tecnología.

Carlos Jiménez, arquitecto.

“En los tres pasos tenemos deficiencia, ni generamos la cultura de no ensuciar nuestros caudales hídricos, ni tenemos un servicio municipal eficiente para limpiarlos, ni estamos atendiendo las construcciones de edificios sostenibles, y tampoco tenemos inversiones en tecnología para hacer los desagües pluviales”, afirmó.

Te puede interesar

El aumento del trabajo informal y las amenazas a la recuperación post-COVID

Más de 100.000 personas cayeron en la ocupación informal en el primer trimestre del año, en Paraguay, mientras el trabajo por cuenta propia se incrementa a un ritmo muy superior al del empleo privado, según estadísticas oficiales.

El Banco Mundial advierte sobre el obstáculo que representa el trabajo informal a la hora de afrontar y superar la pandemia, debido a las dificultades que genera en la implementación de políticas eficaces y el desarrollo a largo plazo.