fbpx
37 °C Asunción, PY
26 de enero de 2023

Combate a la usura en Paraguay: «El crecimiento de los pagos digitales termina siendo formalización»

Aníbal Corina, gerente general de Bancard, sostiene que este año la compañía seguirá creciendo mediante el concepto de “capilaridad”, para llegar con medios de pago digitales a más empresas y personas.

Destaca que esta migración a la digitalización genera formalización, lo que evita que las personas caigan en financiamiento al margen de la regulación, que suele terminar en situaciones negativas como usura y falta de seguridad jurídica.

La utilización de dinero en efectivo sigue siendo muy frecuente en nuestro país, en un contexto de alta informalidad en distintos ámbitos y niveles. En entrevista con MarketData, Aníbal Corina, gerente general de la procesadora de pagos Bancard, afirma que la pandemia aceleró la migración hacia la digitalización y se expande cada día más, aunque aún queda un largo camino por recorrer. 

El ejecutivo considera que la digitalización de los pagos y el crecimiento del comercio electrónico terminan siendo formalización para la economía paraguaya, generando mayor seguridad y trazabilidad. De esta manera, se evitan flagelos innecesarios como las altas tasas de interés y la inseguridad jurídica que supone operar desde la informalidad, accediendo a financiamiento por medio de la usura, que hasta el momento sigue siendo una constante en el Paraguay. 

Con respecto a las expectativas de crecimiento para la empresa y el país en el 2022, manifiesta su optimismo y que esperan crecer hasta un 17% durante estos doce meses. Para ello apuestan al concepto de “capilaridad”, es decir, llegar a más personas y empresas con las plataformas de pagos digitales que van siendo cada vez más, y de ese modo generar un doble efecto: el crecimiento de las facturaciones con pagos electrónicos y la formalización del comercio. 

– ¿Cuáles son los proyectos de Bancard para el 2022?

La expectativa es retomar el crecimiento previo al inicio de la pandemia, pero sobre una base mucho más grande. La pandemia aceleró tres o cuatro años de incremento en la penetración de pagos digitales, sobre todo en lo que tiene que ver con pagos de servicios. Lo que queremos ahora es seguir creciendo sobre un denominador más grande, a un ritmo de más o menos el 15% o el 17%.

Lo que buscamos es crecer a través de la capilaridad, es decir, con mayor cantidad de comercios que acepten pagos digitales y más personas comprando de manera digital. Ahí aparece por ejemplo el código QR, ya que no hace falta portar un plástico sino solo tener la app. 

Buscamos un crecimiento también en la cantidad de servicios que se pueden pagar hoy en día. Tenemos más de 500 servicios actualmente, pero seguimos encontrando espacios como colegios, el billetaje que se va a consolidar en el 2022 porque la gente ya lo empieza a usar de una manera más rutinaria. 

En lo que es e-commerce, se van sumando empresas que no necesariamente son grandes, sino pequeñas empresas que se suman de manera individual o bien bajo el paraguas de un marketplace, donde hay varias marcas y comercios en una sola plataforma. Creemos que esos van a ser los principales impulsores este año. 

– Veo que es importante para la empresa el concepto de “capilaridad”, o sea, llegar a más comercios que acepten pagos con dinero digital…

Exacto. El problema es que para tener un POS o para aceptar un pago digital, tarjeta de crédito o débito, se tiene que ser un comercio formal; ahí corremos cierta desventaja, pero nosotros tenemos la obligación de retener IVA (Impuesto al Valor Agregado) o renta, y para poder tener pagos digitales, el comercio tiene que ser formal. 

Por eso siempre decimos que el crecimiento de los pagos digitales en realidad termina siendo la formalización. Una persona se financia con una tarjeta de crédito y esa persona deja acceder a un crédito informal que normalmente está asociado a la usura y ese tipo de prácticas que nadie quiere. 

– En términos de innovación ¿qué se prevé para el 2022?

Tuvimos un 2021 donde se desarrollaron más de cincuenta proyectos y resalta todo lo que tuvo que ver con el crecimiento de pagos QR, pero también el crecimiento de contactless, cantidad de comercios que se fueron adhiriendo. Hoy nuestro parque de POS es cada vez más Android, y eso es algo que a veces uno no percibe pero son de primera generación. 

Ahora tenemos dos grandes proyectos para el 2022. Uno, desde el punto de vista de seguridad, somos una empresa que está certificada PCI y ahí hay varios proyectos de innovación para tener las normas de seguridad a nivel mundial. Desde el punto de vista del QR tenemos sorpresas, con este producto estamos a mitad de camino: arrancamos con el QR estático, luego empezamos a implementar el escaneo del sistema del comercio y luego el QR en los POS, que para nosotros fue importante. 

Desde el punto de vista de servicios, comenzamos con algunos desarrollos con las entidades que van a ver en el mercado, también en lo que tiene que ver con los cajeros automáticos y la evolución que se pretende en el 2022. Es decir, desde cuatro o cinco vistas diferentes se van a ver medios nuevos de pagos; y en lo que es e-commerce, es un poco facilitar la integración de nuestro botón de pago con las diferentes plataformas. 

– ¿Te parece que productos como el QR colaboran de alguna manera con el comercio electrónico? 

Definitivamente sí, lo hace muy fácil. A nosotros nos sorprendió la forma en la cual la gente usaba el QR, porque no lo pensábamos desde el punto de vista del e-commerce, pero hoy en día la gente se comparte el QR de su comercio para transferencias o pagos, hoy vemos que eso pasa y la gente lo comparte en sus redes sociales. Nosotros hoy tenemos una patita más que queremos lanzar el primer trimestre donde va a facilitarse la experiencia de compra desde una web. 

En Bancard las ideas son muchísimas, va a haber varias novedades y queremos mantener las promociones de QR. No queremos que sea un producto dependiente de las promociones, pero sí hasta el momento han hecho que la gente pruebe esta modalidad de pago y el ejemplo que ponemos siempre es la máquina de escribir y era difícil que la gente pruebe una notebook, pero los que probaban no volvían a la máquina, eso es lo que nos pasa con el QR.

– Mencionaste una expectativa de entre el 15% y el 17% para este año, ¿eso es en términos de facturación o en qué sería?

Eso es en volumen de facturación. Cuando vemos el cierre del 2021, hablamos de que hay una variación interanual del 35% contra el 2020, que sabemos que fue un año muy golpeado. Para el 2022, en comparación al 2021, la expectativa de crecimiento es de alrededor del 15%, lo que va en línea con lo que teníamos antes de la pandemia, pero sobre un denominador mucho más grande porque ya hubo años consecutivos de crecimiento. 

Hay que recordar que el decrecimiento que tuvimos en el 2020 ya fue recuperado en un 100% en el 2021. Esto es en facturación, entendida como compras con tarjetas de crédito y débito, o sea el volumen de venta que tienen los comercios adheridos a Bancard. 

El crecimiento porcentual va a ser menor, pero sobre una base comparativa ya más alta, y ya no estamos hablando de un efecto rebote sino que ya es un crecimiento real, bastante apalancado en lo que son las tarjetas de débito. Este crecimiento viene por el débito, también están comenzando a crecer las compras con tarjetas de crédito. 

– Hablando de seguridad, el año pasado se tocó mucho el tema de la ley de servicios de confianza y esto tiene que ver con la seguridad de las transacciones digitales ¿Qué opinas sobre este tema?

Para nosotros era súper importante tener la ley sin modificaciones del famoso artículo 103, lamentablemente se vetó, pero nosotros acompañamos la versión de Asoban (Asociación de Bancos del Paraguay), porque en el día a día vemos la importancia de la seguridad sin importar si la transacción es alta, mediana o baja. Nosotros veíamos que era posible tener un mecanismo de seguridad con registro de una sola vez para que se sepa que mi billetera es mía, sin afectar la experiencia del cliente. 

Lo que hay que entender ahí es que la verificación de identidad se hace una sola vez, no cada vez que se hace una compra. Me identifico una sola vez, y a partir de ese momento mi billetera ya queda asociada a mi persona para hacer todo tipo de compras, y ahí hay que tener en cuenta que para lo que unos puede ser poco, para otros es mucho, así que sin importar el monto de las transacciones, es importante que tengan el mayor nivel de seguridad posible. 

– ¿Ustedes piensan que eso se pudo haber hecho sin afectar el costo para el usuario final?

Sí, totalmente. Yo creo que el beneficio de todas las empresas participantes era mucho mayor al costo que podían llegar a absorber, el rezago es mayor al riesgo que se está corriendo hoy en día con las transacciones, creo que era una inversión que valía la pena. 

– En el ámbito de los pagos, se habla cada vez más de las criptomonedas y este tema no es ajeno a grandes procesadoras como Mastercard y VISA ¿Cuál sería la postura que tiene Bancard sobre esto? 

La postura de Bancard es acompañar todo lo que cumpla con tres pilares que son muy importantes. Primero que nada, todo lo que tiene que ver con la seguridad de la transacción; lo segundo es todo lo que tenga que ver con digitalizar hoy lo que tenemos, que para nosotros es otro requisito; y por último, la inclusión financiera. 

Si cualquiera de estas monedas está alineada a esos tres principios, nosotros estamos súper abiertos a apoyar cualquier iniciativa. Lo que hay que tener en cuenta es que cuando se habla de monedas digitales, hay tres tipos: una es la moneda digital de un banco central, que es mucho más estable y está centralizada; después tenemos un intermedio con las monedas estables y luego está el famoso mundo de las criptomonedas, que es más flotante.  

Ahí es muy importante la educación, que las personas que se quieran meter a ese mundo tengan mucha educación. Desde el punto de vista de Bancard, lo más importante es la seguridad y la trazabilidad de esas monedas, muy en línea con lo que hablábamos recién. 

– O sea, no hay una postura contraria hacia las monedas digitales en sí mismas, sino que se debe cumplir el tema de la seguridad… 

Es así, esto está muy en línea con lo que piensa Mastercard y lo que piensa VISA también, lo importante es tener las reglas bien claras. Hoy en día no tenemos una regulación asociada a las criptomonedas, eso nos hace difícil movernos todavía en ese mundo. Obviamente, hoy se pueden comprar criptomonedas con Mastercard o con VISA abiertamente en varias plataformas del mundo, eso es así y ahí están todos los controles que esto implica. 

Nosotros estamos muy atentos a lo que va a pasar, a lo que se regule sobre este tema, pero para nada cerrados. Estamos abiertos a escuchar, participamos de algunos foros porque realmente es un tema que despierta mucho interés en el mundo, hay mucha gente que planea usar criptomonedas, sabemos que esto tiene una aceptación muy alta en los millennials, y para mí siempre que haya una educación y trazabilidad de las transacciones con seguridad, creo que tiene que ser bien visto. 

– Por último, para la economía a nivel general, ¿cómo están viendo el 2022 como agentes de servicios?

Lo vemos de una manera optimista, evidentemente hay un crecimiento y una tendencia positiva que nosotros vemos en nuestros números y que se alinean a los números del Banco Central, pero obviamente con mucho trabajo por hacer.

Nosotros tenemos que crecer. En lo que es pagos digitales, Paraguay tiene un mundo por crecer, hay muchísimos pagos que se deberían hacer de manera digital y no se hacen. Ponemos siempre el ejemplo de las municipalidades, tenemos quince municipalidades de 250 que aceptan pagos digitales, y así muchos otros servicios. Creemos que la tendencia es positiva, pero hay que tener cuidado de no quedarse con eso.

Te puede interesar

El conflicto Rusia-Ucrania y las amenazas a la economía global

A la par que los mercados financieros se tambalean ante la incertidumbre que generan los anuncios de sanciones y el temor a una guerra, la economía paraguaya también enfrenta riesgos como el impacto al sector ganadero y la suba de precios.

El Gobierno paraguayo llama a una solución “pacífica y negociada”, y recuerda el desafío particular que implica para el mundo seguir transitando el camino de la recuperación de los efectos de la pandemia.