fbpx
27 °C Asunción, PY
7 de diciembre de 2022

“El 70% de las mujeres están excluidas del sistema financiero”

María Fernanda Carrón y Carmen Marín son dos de las primeras cuatro mujeres que lograron integrar el Directorio del BCP. En esta entrevista, comparten sus apreciaciones sobre los desafíos que persisten en nuestro país para lograr una mayor participación femenina en la economía formal.

Reflexionan también sobre sus experiencias en el mundo profesional y los retos que han enfrentado para cumplir sus metas, con un alentador mensaje para aquellas que están buscando derribar los techos de cristal.

Estamos culminando octubre, mes de intensa campaña de concientización sobre la prevención del cáncer de mama, y nos adentramos en noviembre, mes en que se recuerda el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. 

Aprovechamos este foco que se pone en la población femenina en esta etapa del año para resaltar también la importancia del bienestar económico, tanto en condiciones de trabajo como en oportunidades de desarrollo personal y profesional, para que ellas gocen del pleno acceso a sus derechos y exploten todo el potencial con que cuentan.

María Fernanda Carrón y Carmen Marín, miembros del Directorio del Banco Central del Paraguay (BCP), son ejemplos de que se pueden derribar los techos de cristal, ya que lideran con éxito una institución que a lo largo de su historia ha tenido escasos espacios para las mujeres en los puestos de mayor jerarquía. 

En esta entrevista, Carrón y Marín reflexionan sobre los desafíos que persisten en materia de inclusión económica y financiera de las mujeres en nuestro país, y a través de sus experiencias nos relatan el camino que se puede seguir para avanzar hacia una mayor equidad en los espacios de liderazgo y toma de decisiones.      

– A partir de sus vivencias y trayectoria profesional, ¿cómo ha sido el bagaje para estar posicionadas en un alto puesto de gerencia en una institución tan importante para la conducción económica del país?

María Fernanda Carrón (MFC): Creo que es importante mencionar los espacios que las mujeres en Paraguay han alcanzado en los últimos años. En mi experiencia, yo estuve trabajando más de 24 años dentro del sector privado, decido y me animo a incursionar en el sector público a través de la Agencia Financiera de Desarrollo (AFD) y algo destacable de mencionar es que en Paraguay las mujeres estudian dos años más para tener la misma posición que un hombre y ganan el 64% de los salarios de los varones, todavía. 

No obstante, creo que estos espacios que se van ganando son importantes porque, tanto en la parte financiera como en la economía, es importante dar el rol a la mujer. Justamente hablamos con el equipo y creo en el liderazgo femenino, en liderar desde la diferencia y de la característica de la mujer. Creo que al asumir un rol masculino no estamos aportando todo lo que debemos aportar en lo que es un directorio, lo que es una institución, pero sí creo que al incursionar en estos cargos de importancia y de dirección lo que se va buscando es un enfoque más femenino.

Recuerdo que hace cinco años no se hablaba de género, hoy en el sistema financiero hay productos enfocados a la mujer, un fondo de garantía enfocado a la mujer. Entonces, no solamente se está hablando, sino también se están llevando acciones concretas y desde el Banco Central desde el 2018 hemos decidido ya desagregar los datos por género, para justamente buscar esa información y que esta sea útil para tomar tanto políticas públicas como políticas desde el lado del área privada.

En Paraguay las mujeres estudian dos años más para tener la misma posición que un hombre y ganan el 64% de los salarios de los varones.

María Fernanda Carrón, miembro del Directorio del BCP.

– ¿Cómo observas la posición de las mujeres en estos espacios de gerencia y lo que queda aún por conquistar? 

Carmen Marín (CM): Más allá de mi experiencia personal, la pregunta que deberíamos hacernos es ¿por qué es importante la participación femenina en los espacios de liderazgo y qué implicancias tiene? Creo que es tremendamente importante llevar la voz femenina desde las vivencias de cada uno, de las trayectorias. 

Además, son espacios donde, tanto el ámbito público como del ámbito privado, son espacios donde se toman decisiones de alto impacto en la ciudadanía, ya sea en términos sociales, económicos y, ¿cómo llegamos a esto? Ahí me toca mencionar un poco de mi trayectoria profesional, debo decir que toda esta la viví en el sector público en diversas posiciones, pero si tengo que mandar un mensaje hoy en día a las mujeres y a los jóvenes en general es que la clave o la herramienta más importante es la educación y me parece que es la herramienta que le permite a una persona seguir sus metas y tener impacto en términos de políticas públicas.

También invito a los jóvenes a aprovechar las oportunidades que hoy existen, Becal es una de esas herramientas. Creo que si uno mira en retrospectiva y si mira también hacia adelante, me parece que avanzamos mucho en términos de participación femenina, aunque lógicamente hay por hacer todavía.

– ¿Cuál fue el principal reto que enfrentaste en tu vida laboral debido a tu condición de mujer

MFC: Creo que compaginar todos los roles. Está también demostrado que en Paraguay el 60% de los trabajos que hacen las mujeres no es remunerado y el mayor reto es compaginar el rol de madre, esposa, hija y el de profesional. Creo que la mujer abarca muchos roles en la sociedad, por lo que compaginar todos estos roles con un rol profesional muy activo, que lo tuve desde los 18 años, fue el mayor reto.

Tengo mellizos, hoy día tienen 15 años, pero mi tarea más difícil fue ser madre y, aun siendo un reto importante, decidí continuar mi vida laboral. También creo que es importante mostrar que se puede compaginar todos estos roles. 

Hoy en día siempre digo que la mujer ha ganado espacios en el ámbito laboral, pero el hombre ganó un espacio importante en el plano familiar, están activos directamente con los hijos y creo que eso es un crecimiento como sociedad.

Las mujeres tenemos que mirar hacia adelante y prepararnos para las inversiones que se vienen.

Carmen Marín, miembro del Directorio del BCP

– Desde el punto de vista de políticas públicas, ¿qué se podría hacer para que esta compaginación de roles sea cada vez más armoniosa?

CM: Primero hay que decir que, cada vez más, desde el punto de vista de las políticas, fomentar la participación femenina más allá de los espacios de liderazgo, me parece que en todos los ámbitos comunitarios en donde se discute con temas que tienen que ver con economía, educación, sociales y en general. Cada vez más hay que impulsar la participación femenina en todas estas discusiones que finalmente hacen parte de la sociedad y que en cierta medida tienen implicancias en términos de las transformaciones económicas y sociales que hemos venido impulsando en los últimos años.

Creo que lo más desafiante que me tocó en toda mi trayectoria es pensar en cómo diseñar programas de contención social en este contexto de pandemia, que es algo realmente que no tiene precedentes en los últimos años, pensar en cómo llegar al 70% de la población de los trabajadores informales, diseñar medidas para los trabajadores formales, informales, y pensar desde el punto de vista financiero, participar de la discusión de herramientas en un contexto de emergencia. 

Creo que es algo inédito y es algo que también yo puedo decir que hay un antes y un después de haber pasado por esto y de hecho, mirando en retrospectiva, también poder decir que Paraguay fue el único país que no vio un incremento en la pobreza extrema en el año más difícil de la pandemia, que es también resultado de todos los programas de contención social que este país pudo implementar. Ser parte de eso creo que me deja una experiencia que no tiene precedentes porque estamos hablando de población vulnerable, estamos hablando de implicancia social y en un momento muy difícil que vivimos a nivel mundial.

Por otro lado, también hoy mirando las estadísticas, te acabo de mencionar lo de pobreza, por otro lado también creo que nos dejó una experiencia en todo lo que tiene que ver con inclusión financiera, me parece que haber pasado por uso de plataformas en términos de transferencias monetarias nos deja un aprendizaje y una herramienta bastante innovadora. Mirando las estadísticas de creación de cuentas, independientemente a que sean cuentas bancarias, en instituciones financieras o entidades de medios de pagos, vemos un salto muy importante en los últimos años, en los últimos 10 años, y ese salto en parte también se debe a las consecuencias positivas que nos deja un reto importante.

En el sector financiero estuvieron hablando de los productos que sirven para las mujeres, pero en el sector real ¿cómo ven todavía esta diferencia de trabajos para hombres y para mujeres?

MFC: Hay algunos datos estadísticos, sobre todo en la pandemia, que demuestran que en el caso del desempleo de las mujeres pasó de un 9% a más de un 11,5%, mientras que el de los hombres pasó de un 4,3% a 4,6%. Entonces, vemos cómo una situación de estrés afecta muchísimo más a las mujeres. En segundo plano, vemos de forma muy positiva que las mujeres tienen más años de estudios para la misma posición que realizan los hombres y que en los concursos que hemos hecho en el BCP se han presentado muchas más mujeres que hombres, con lo cual estamos viendo en los últimos concursos un porcentaje mayor de mujeres.

Creo que hay todavía áreas por materia de educación donde no ingresan a estas universidades, entonces tampoco están en un plano laboral de relevancia, pero en un plano laboral creo que lo primero que tenemos que hacer es eliminar las barreras para la inserción laboral y para eliminarlas tenemos que erradicar el prejuicio de que una mujer va a tener familia, que va salir de permiso, como también que las empresas no se rehúsen a contratar mujeres.

Estos son los desafíos más importantes que tenemos. Hoy tenemos excluidas a casi el 70% del sistema financiero y la mayor exclusión se encuentra en las personas de 18 a 35 años. Creo que con esto hablamos de cuánto más nuestra economía se tiene que formalizar para que estas mujeres puedan ser parte de una economía formal y de ahí por supuesto que van a tener los beneficios de una salud pública y de unos permisos laborales.

María Fernanda Carrón y Carmen Marín visitaron las instalaciones de MarketData, en el edificio Investor, para compartir sus vivencias y apreciaciones en el espacio MD Entrevistas. Foto: Josué Cristaldo.

– ¿Qué tan dadas están las oportunidades para que las mujeres puedan apreciar las bonanzas que se esperan para el 2023?

CM: Creo que mirando un poco más hacia adelante y en cuanto a la dinámica del mercado laboral y las implicaciones que tiene, primeramente diría que en el contexto de la pandemia el sector servicios fue el más afectado por todas las medidas económicas y ahí es donde están concentradas gran parte del mercado laboral femenino. Hoy en día, este sector ya está mucho más dinámico, es un sector que se está recuperando, que ya está en una etapa de salida de la pandemia, más allá de la coyuntura mundial que de nuevo nos toca y nos afecta.

Mirando desde mi perspectiva, te diría que las decisiones que fueron tomadas fueron las correctas, estas decisiones conllevan un tremendo fortalecimiento en términos de institucionalidad. Mirando un poco hacia adelante, qué es lo que nosotros necesitamos potenciar, y de hecho estamos viendo una mayor dinamismo con las inversiones privadas, creo que esto hará que haya un mayor dinamismo, siempre y cuando se hagan las tareas.

Se están mostrando señales de que estamos en la dirección de atraer mayor inversión privada y que tendrá un mayor impacto en el empleo, y ahí es donde yo veo que las mujeres tendrán una oportunidad mirando hacia adelante. Creo que hoy todas las mujeres tenemos que mirar hacia adelante y prepararnos para estas inversiones que se vienen. De hecho, en los últimos reportes, Paraguay estuvo entre los países que mostraron un crecimiento en inversión extranjera directa y son señales que dan cuenta de las oportunidades que se tiene.

– Atendiendo al fenómeno de “techo de cristal”, ¿qué mensajes dan a las mujeres que están buscando caminos para alcanzar sus metas profesionales y por algún motivo se vean limitadas?

MFC: De mi parte el mensaje sería que el único límite es el que uno mismo se pone, creo que realmente las mujeres pueden, a través del esfuerzo y la educación. La educación es realmente lo que abre las puertas para entrar al mundo laboral y yo me quitaría esos límites, ya que muchos de estos los imponemos nosotros mismos o dejamos que los impongan. Siempre digo que el problema de las mujeres no es un problema existencial, sino un problema económico, ya que no se puede construir una economía y tener el crecimiento de un PIB o el potencial de esta si no incluímos a la mitad de la población. Y en Paraguay el 51% de la población activa son mujeres. Entonces, yo les invito a creer y hacer, porque se puede.

CM: Yo diría que luchar por las metas que uno se fija, hay que luchar por los sueños, tomar todas las oportunidades.

Te puede interesar

¿Cómo ven al futuro de las criptomonedas en los mercados internacionales?

El debate subió de tono tras las declaraciones de importantes hombres de negocios sobre la seguridad que pueden ofrecer estos medios de pago virtuales.
Las leyendas de Wall Street Warren Buffett y Charlie Munger condujeron este fin de semana la reunión anual de Berkshire Hathaway y hablaron de Bitcoin, la app Robinhood y el mercado SPAC. Foto: AFP/Forbes