fbpx
22 °C Asunción, PY
12 de junio de 2021

“El gobierno tiene que buscar medidas mucho más eficientes”

Las últimas medidas de restricción sanitaria y de circulación de personas en horarios limitados han vuelto a generar una serie de inconvenientes a varios sectores de la economía, especialmente en el segmento de servicios.

Jaime Egüez, presidente del Club de Ejecutivos, considera que estas políticas, en la manera en que se han enfocado, han golpeado al sector formal. Pide al gobierno medidas más eficientes para solucionar los problemas y sanciones reales para quienes incumplan.

Desde hace más de un año, el COVID-19 llegó a nuestro país marcando categóricamente sus consecuencias en la economía. Sin lugar a dudas -y se puede observar en las cifras macroeconómicas-, el sector más golpeado ha sido el de los servicios, ya que las actividades de producción agrícola no se han visto afectadas por no suponer aglomeraciones de personas. 

Jaime Egüez, titular del Club de Ejecutivos, gremio que aglutina a varias empresas del sector terciario, nos comenta en esta entrevista su punto de vista sobre la coyuntura actual de la economía local y cuáles son los temas considerados más importantes que se deben tratar con suma urgencia desde el gobierno. 

– ¿Cómo están evaluando desde el Club de Ejecutivos la coyuntura económica del país? 

Si se mira el momento, hay que entender que la recuperación de la base económica continúa estando asentada en una serie de elementos que están ayudando indirectamente a que la economía no sufra un golpe muy fuerte por las restricciones sanitarias. Estos motores de la economía que sabemos que están funcionando son por ejemplo la carne y las inversiones en obras, que son las que están sosteniendo un proceso positivo, que esperamos que termine así el año. 

Ahora, dentro de esa fórmula de la matriz económica hay sectores que continúan estando muy golpeados y no tienen las condiciones de recuperación que sí tienen las otras áreas. Cuando ellos comienzan con estas restricciones de movilidad y de ajustes, si bien son medidas que han usado otros países de la región, producen tremendos descalces en la estructura que sostiene la economía formal en el área de servicios, cuentapropistas, profesionales independientes, entre otros. 

Esta es gente que está distribuida en la economía de manera masiva y es la gente que sostiene sus procesos de pagar servicios, estamos hablando también de muchos microempresarios que están nucleados en asociaciones como la Asepy, muchos están en la parte de servicios y gastronomía, y están muy golpeados. 

Entonces cada vez que el gobierno tiene la intención de contener el problema a nivel de políticas de limitaciones de movilidad, le pega directamente a estos sectores. Yo estoy de acuerdo con la gente de Salud, pero muchas veces este tipo de cosas en el análisis macro parece que van a ayudar, pero terminaron afectando enormemente a otras áreas en el día a día y en la capacidad de pago de muchas personas. 

Que la crisis sanitaria no arrastre a una crisis económica, es lo que debemos intentar resolver ahora. 

– ¿Qué es lo que le piden al gobierno como gremio?

Lo que le pedimos al gobierno es que busquen medidas alternativas, y que busque medidas de mitigación por ejemplo por sectores. Voy a mencionar dos puntos muy importantes que vemos en la discusión. Cuando hablamos del tema de las aglomeraciones y los focos de contagio, esto se da en grupos ya sea de diversión o relajamiento, se dan fuera de un marco formal como en fiestas o barrios, requieren restricciones puntuales, pero ellos hacen que sea a nivel general y eso genera un impacto muy grande a los formales que trabajan mucho para que esto no ocurra. 

Lo que debe hacer el gobierno es focalizar estos espacios en la informalidad y penalizarlos como corresponde, porque hay una diferencia enorme. Si ellos intentan tomar segmentos enteros de la economía que trabajan a la tarde o a la noche, se genera un gran golpe. Estamos de acuerdo con que se deben mitigar los focos de contagio, pero el modo en que ellos implementan las soluciones es lo que nosotros creemos que debería ser mucho mejor que lo que se está haciendo ahora. 

Hasta ahora lo que han hecho es tomar el camino más simple, pero simplificar las cosas en la economía es el mayor error que puede tener un gobierno, porque la economía tiene una dinámica propia que es bastante compleja. Somos un país que intenta recuperarse y no lo vamos a hacer si nos masacran cerrando los negocios. 

El gobierno tiene que hacerlo mucho mejor, tiene que ponerse las pilas y generar esa diferencia que se puede hacer. Por ejemplo, si se encuentra un lugar o una fiesta privada, o reuniones, se debe tener un mecanismo para sancionar a los que no cumplen los protocolos como sí se hace en los lugares formales. Hay que ver por ejemplo los shoppings, que han gastado un montón de dinero para poner a punto sus controles de sanidad. 

Lo que yo debo hacer como gobierno es controlar a los informales, pero como no puedo controlar, que es lo que  preocupa, lo que hago es terminar por castigar a todos. 

El otro punto es que, si sabemos que la afluencia de las personas en la parte de transporte genera una serie de condiciones, hay que buscar medidas mucho más eficientes para que menos gente vaya en cada ómnibus. Salgamos a subsidiar al pasajero, que el pasajero tenga un plus para pagar más dinero a aquellas líneas que tienen más ómnibus. Si la línea cuida la salud y se vuelve más eficiente, el pasajero tiene que tener la opción de elegir. 

Lo que tiene que hacer el gobierno es volverse mucho más eficiente en las medidas que impactan directamente a la Salud y sin afectar demasiado a la economía. Lo que se está haciendo es buscar compensar de una manera que no es equilibrada porque de nada sirve cuidar la salud, si de todos modos se va a morir la economía. 

– ¿Hay alguna otra preocupación observada desde el gremio?

Otro punto que pedimos al gobierno, por lo menos en una agenda paralela, es buscar mecanismos de cómo hacer que el aparato estatal de alguna forma tenga mejores condiciones de uso del dinero. Vemos con profunda preocupación esto y hay que hacer un nuevo pacto entre la parte productiva, la parte administradora y la parte usuaria. Esto nos incluye a los que producimos, al Estado y a los funcionarios públicos.

No podemos continuar con esta situación en la que existen ciudadanos privilegiados, que son los funcionarios públicos, y las personas que están luchando para mantener a sus empleados en una peluquería por ejemplo. A estas personas se les está restringiendo el trabajo por un lado, y por el otro tenemos a personas que tienen un salario fijo y están seguros de que van a cobrar e incluso van a ser premiados. 

Exigimos que ese doble discurso se pueda acabar. Sentémonos a discutir sobre una mesa qué es correcto y qué no, ya no es válido hablar de los derechos adquiridos porque yo no puedo prohibirle trabajar a alguien que está sufriendo mientras hay privilegios. 

Esta es la tarea más importante que el poder administrativo tiene que tomar, hay que agarrar al toro por las astas porque esto es fundamental. Yo creo que han dado pasos importantes con la presentación de la ley de compras públicas, el Club de Ejecutivos apoya totalmente esta iniciativa y vamos a estar trabajando con ellos porque creemos que ese es uno de los puntos más importantes, porque la discrecionalidad de las compras por licitaciones se debe acabar. 

– Sobre la perspectiva para el futuro, ¿qué les parece que es lo que se viene?

Desde el Club Ejecutivo tratamos siempre de no hacer futurología, más en el escenario en que vivimos. Si bien el camino que estamos transitando no es el mismo del año pasado, hoy sabemos que si por lo menos el gobierno hace bien las cosas, y me refiero a que no produzca restricciones excesivas para la economía y mejora su gestión en transporte, vamos a poder ir saliendo de esto paso a paso. 

Tenemos una crisis sanitaria que depende de la velocidad de vacunación, la solución depende de la eficiencia en la capacidad de recibir vacunas. Vemos lentitud en esto, pero yo me pongo en un papel de positivismo; me consta que el gobierno está luchando y busca hacer los cambios, entonces puedo esperar una evolución positiva aunque estamos en una situación crítica. 

Pienso que vamos a aguantar y vamos a ir saliendo de a poco, en función a entender que la relación entre gobierno y usuarios avance correctamente.

Te puede interesar