fbpx
23 °C Asunción, PY
1 de marzo de 2021

«Es fundamental en términos económicos que la vacuna llegue a tiempo»

El titular de la Cámara de Anunciantes, Carlos Jorge Biedermann, habla sobre la importancia que tiene una llegada en tiempo de las vacunas contra el COVID-19 y una efectiva campaña de vacunación. Advierte, sin embargo, que los protocolos sanitarios deben seguir siendo cumplidos y lamentó el hecho de que muchas personas estén actuando de manera tan irresponsable.

Carlos Jorge Biedermann, presidente de la Cámara de Anunciantes del Paraguay (CAP), destaca en esta entrevista la importancia de que los paraguayos sigamos respetando los protocolos sanitarios, al margen de la llegada de las vacunas, para que una recuperación económica sea posible y no se tengan que volver a disponer medidas de restricción a la actividad. 

Además, afirma que una correcta gestión de campaña de inmunización masiva será fundamental para sostener el repunte del dinamismo, que a duras penas se ha comenzado a dar. 

Por otra parte, Biedermann se refiere a la necesidad de un mensaje claro desde el Gobierno para acompañar la gestión a nivel económico, en paralelo a los cuidados que deben tener los ciudadanos en lo que respecta a los protocolos de cuidado sanitario básico. 

Para esto, considera que será fundamental la estabilización del dólar y, de ser posible, una baja en el precio; además de una lucha frontal contra la informalidad. 

Cabe mencionar que el ministro de Salud, Julio Mazzoleni, confirmó ayer la llegada de 1 millón de dosis para la vacunación contra el COVID-19, mediante el acuerdo con el Fondo Ruso de Inversión. Se trata de la compra de la Sputnik V y el cronograma será socializado una vez que se reciba la notificación oficial del organismo ruso. 

En tanto, el país aguarda la llegada de las vacunas de AstraZeneca, que serán suministradas por el mecanismo COVAX y deben ser aprobadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS). 

Este lunes 15, la vacuna AstraZeneca será evaluada por la OMS para la aprobación y envío correspondiente de las primeras dosis a los países. 

– Todavía no se sabe concretamente cuándo llegarán las vacunas o en qué cantidad. Sin embargo, al parecer se perfila el inicio de la campaña de vacunación ¿Cómo están midiendo esta situación desde el sector empresarial, con respecto a las expectativas para los próximos meses?

Lo vemos con mucho entusiasmo, las vacunas están generando en el mundo toda una expectativa. Estoy regresando de Estados Unidos y también allá están con problemas en la distribución de las vacunas por problemas internos, pero de todas maneras eso se va a ir desarrollando. Acá en Paraguay hay muchas expectativas con las vacunas, porque cualquiera de las que sean efectivas puede evitar que el virus siga mutando.

Para nosotros es fundamental en términos económicos que la vacuna llegue en tiempo y forma, que la comunicación sea clara y que la expectativa se convierta en positiva y que no tengamos desilusiones, esa es la gran preocupación que todos tenemos. Estamos muchísimo mejor que algunos meses atrás, cuando no había vacunas, ahora hay varias e incluso algunas que están por aprobarse.

Todo esto genera expectativas, no solamente a nivel de salud en Paraguay y en el mundo. Pero es relevante que tengamos certeza sobre las vacunas, veo que el Ministerio de Salud se está adelantando en algunas cuestiones para que la gente se pueda agendar y eso me parece muy bien, pero esperamos que las vacunas lleguen y empiecen a ser suministradas.

Ahora, eso no significa que nos tengamos que descuidar y hay mucha gente que no está respetando los protocolos sanitarios, y tenemos que seguir con los protocolos con o sin vacunas, además son muy sencillos. Mantener distancia, usar el tapabocas y tomarnos la temperatura.

No pensemos que porque vienen las vacunas esto va a terminar o a estar en pausa, vamos a tener que seguir cuidándonos hasta estar absolutamente seguros de que los resultados son los que estamos esperando y nos preocupa que la expectativa se trunque porque la gente se descuide.

“Las instituciones que están en el Gobierno, en los tres poderes del Estado, tienen que entender que es muy importante que Paraguay se convierta en un país serio para generar expectativas internas y externas”.

Entonces hay una cuestión que no es solamente responsabilidad del Gobierno, sino también de comportamiento ciudadano, para que podamos mantener la recuperación económica y también sanitaria.

El Gobierno tiene la obligación de hacer cumplir los decretos que emite, eso no es delegable. El ciudadano tiene la obligación personal de cumplir esto para protección no solo personal, sino de todos y eso es fundamental; son roles diferentes, pero complementarios.

Al margen de las vacunas y de la conciencia ciudadana ¿Qué les parece que hace falta desde el Gobierno para una mejora de la situación?

En economía falta un sentido de dirección con un mensaje claro. Lo de las vacunas va a generar una ayuda adicional, pero esto tiene que estar acompañado en la calidad de la gestión, en la recepción y la entrega de las vacunas; la logística es muy importante pero el gobierno lo que tiene que hacer es darnos garantías, no podemos seguir con un país tan informal.

Las instituciones que están en el Gobierno, en los tres poderes del Estado, tienen que entender que es muy importante que Paraguay se convierta en un país serio para generar expectativas internas y externas. Mucha gente está mirando al país como un lugar interesante para invertir, pero tenemos que ser serios y para eso es que insistimos en que tenemos que formalizar la economía y ya no podemos tener un 50% de informalidad, vivir entre desigualdades ya no es posible porque se debe proteger a las empresas que pagan sus impuestos y que tienen sus empleados en IPS (Instituto de Previsión Social), mientras que hay gente que hace de la evasión su forma de negocio.

“Tenemos que seguir con los protocolos con o sin vacunas, además son muy sencillos: mantener distancia, usar el tapabocas y tomarnos la temperatura. No pensemos que porque vienen las vacunas esto va a terminar o a estar en pausa”.

– ¿Cómo están midiendo el tema del dólar?

Estamos preocupados, porque está bajando, pero no en la proporción que necesitamos. No entendemos cómo el dólar está bajando a nivel global y los Estados Unidos están a tasa 0, en todo el mundo está bajando el precio del dólar y acá sigue en una tasa que hace difícil que seamos competitivos.

Con el dólar rondando los G. 7.000 es muy difícil la reposición de stock y tenemos que adecuarnos para una economía que está dañada y para una región, especialmente Argentina, que hoy en día está produciendo marcas y productos que ingresan de contrabando a nuestro país a precios completamente diferentes. El dólar es un tema extremadamente importante y tenemos que seguir viendo cómo se desarrolla.

Por lo menos ahora ya no está subiendo y esperamos que llegue a un punto más agradable de cotización que permita que tengamos precios que no sean inflacionarios.

– ¿Ven mejoras en el consumo en los últimos meses?

Mejoró en diciembre y ahora en enero decayó un poco. En febrero está más o menos igual, pero hay más expectativas por parte de la gente, antes había mucha más incertidumbre que expectativa y ahora es al revés. Esperamos que la calidad de la gestión sea lo que caracterice a este tema de las vacunas, porque eso puede ayudar mucho.

Te puede interesar