fbpx
20 °C Asunción, PY
5 de agosto de 2021

La exploración del mercado de capitales, para promover la inclusión financiera de las mujeres en Paraguay

La incorporación de la población femenina al mercado laboral, en igualdad de condiciones con los hombres, aporta al crecimiento económico de los países y a la salud financiera de los hogares. Por este motivo, se desarrolla el proyecto de inclusión financiera con enfoque en mujeres cuentapropistas e informales, que habitan las zonas rurales y no cuentan con un historial crediticio. Silvia Morimoto, Solange Rojas y Beatriz Ayala comparten detalles de esta labor, impulsada por el Gobierno y la cooperación del PNUD.

Conversamos con Silvia Morimoto (PNUD), la economista Solange Rojas y la licenciada Beatriz Ayala sobre el proyecto que están llevando a cabo desde la Dirección de Inclusión Financiera del Ministerio de Hacienda y la cooperación del Programa de las Naciones Unidas (PNUD), por medio de la modalidad participativa de la población objetivo, impulsando la inclusión financiera.

– ¿Cuál es la importancia que tiene la perspectiva de género en el sistema financiero?

Beatriz Ayala: La importancia no solo se basa en el desarrollo de la mujer, sino en el impacto que genera en la economía, porque se estima que si la brecha se reduce en el sistema financiero, se generaría alrededor de 40 mil millones de dólares de ingresos adicionales, siendo el impacto no solo para la mujer sino para nuestra economía en general.

Solange Rojas:Los niveles de beneficios no solo se dan a nivel macroeconómico, pero primero debemos empezar por la cuota individual. Actualmente existen demasiadas mujeres que se enfrentan a un montón de brechas en todos los sentidos. Hablar de inclusión financiera es como hablar de un paso más adelante, pero detrás de eso existen muchas cosas que se van a ir dando por añadidura, por el impacto que tiene el sistema financiero en la calidad de vida y más en las mujeres.

“Empezando a apostar por una mujer que pueda entender cómo manejar sus finanzas de por sí ya tiene un efecto multiplicador en su hogar. La sumatoria de eso nos tiene que llevar a mejores resultados a niveles macro, como mayor crecimiento y mejor calidad de vida de las personas, que es el enfoque de los objetivos de desarrollo sostenible”.

Solange Rojas

“Empezando a apostar por una mujer que pueda entender cómo manejar sus finanzas de por sí ya tiene un efecto multiplicador en su hogar. La sumatoria de eso nos tiene que llevar a mejores resultados a niveles macro, como mayor crecimiento y mejor calidad de vida de las personas, que es el enfoque de los objetivos de desarrollo sostenible”. Solange Rojas

Hoy en día, movilizar y difundir los objetivos de desarrollo sostenible conlleva una responsabilidad grande para el financiamiento, debido a que todo problema requiere un plan financiero, lógicamente. Actualmente, esto es un problema y una tendencia de todos los países de la región por la pandemia y la crisis económica. Entonces, el sector financiero es de vital importancia, ya que hoy en día necesitamos la suma de todos los actores, en especial el sector privado, que puede movilizar recursos que probablemente anteriormente ya se utilizaban para cubrir otros factores, pero sin ese enfoque de desarrollo, entonces, hoy es la tarea cambiar ese enfoque estrictamente a lo financiero, sino también a uno de desarrollo, el paso que ahora debemos de hacer.

– Hace unos días estuvimos publicando un artículo sobre las mujeres cabeza de hogar y los datos que más nos llamaron la atención fueron que el 37% de los hogares en Paraguay están encabezados por mujeres; estas mujeres tienen mayores niveles de educación, pero debido a la estructura del mercado, presentan mayores niveles de informalidad dentro del sector de mayor desempeño, que es el sector de “cuenta propia”.

Silvia Morimoto: Esta es una realidad regional. Cuando estaba en Argentina también trabajando por el PNUD realicé un análisis en donde las mujeres tienen más estudios que los hombres, pero tienen menos inserción laboral y posiciones de cargos de gerencia por varios factores, no solamente la profesión sino también porque las mujeres tienen el doble trabajo del hogar, además de su propia profesión, entonces las mujeres optan por tener cargos más bajos para poder conciliar todos esos factores.

La inclusión financiera es algo sumamente importante si queremos alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible para el 2030, el cual es una hoja de ruta para poder promover un mundo mejor, con menores desigualdades, ya que si no disminuimos la brecha que tenemos entre hombres y mujeres, no podremos avanzar.

La pobreza extrema tiene rostro de mujeres jóvenes: el 70% de la pobreza extrema está compuesta por jóvenes y mujeres.  Acá en Paraguay no nos quedamos atrás, la pandemia agravó lo que fue la pobreza extrema especialmente para mujeres; y en Paraguay, por la informalidad dentro del mercado laboral, el 70% de los trabajadores son informales, lo que significa que no hay protección social, que con la pandemia se demostró que, si no realizamos un cambio en cuanto a la formalización de los trabajos, la pobreza solo aumentará.

«Desde PNUD estamos trabajando con el sello de igualdad de género, estamos trabajando con seis ministerios. Nuestra meta este año es trabajar con el sector privado, promoviendo ciertos estándares para que podamos tener mejores igualdades entre hombres y mujeres».

Silvia Morimoto

¿Qué caso en el mundo fue utilizado como ejemplo para el proyecto y podríamos utilizar de ejemplo para nuestro país en cuanto a la inclusión financiera de las mujeres?

Solange Rojas: Los casos que fueron analizados se dieron en países en vías de desarrollo. En África existen muchos ejemplos, justamente que estos países hayan podido dar un pequeño salto se debe al trabajo realizado en inclusión financiera, si uno se pone a mirar las evidencia, ellos son el ejemplo debido a la cantidad de mujeres que pudieron dar un salto en su calidad de vida debido a su inclusión en el sistema financiero.

De igual manera, existen otros ejemplos no tan lejanos, como el de Uruguay, el cual es uno de los países pioneros en poner en el foco de sus políticas públicas a la inclusión financiera.

Ellos dieron un salto enorme en cuanto a la apertura de cuentas bancarias y también con un gran enfoque en las mujeres.  Se dieron cuenta de que luego de aperturas, estas nuevas cuentas fueron las mujeres las que más las utilizaron, también observaron el aumento del porcentaje de cumplimiento de pago de los créditos con un mayor porcentaje en las mujeres.

Beatriz Ayala: Uruguay experimentó un avance en inclusión gracias a la implementación de la ley de inclusión financiera, en solo seis años lograron incrementar el 40% de las personas que tenían una cuenta en el sistema financiero. También contamos con el ejemplo de México, el cual por medio del PNUD aplicó el proyecto de inclusión financiera, en donde ya realizaron un plan piloto con mujeres de zonas semi urbanas y más del 64% de las mujeres parte del plan lograron capacitarse en educación financiera, para poder ahorrar, hacer presupuestos y lograr metas financieras.

Al elaborar proyectos con enfoque en la inclusión financiera y en especial de género, siempre deben de bajarse a tierra, a cómo está estructurado nuestro mercado de trabajo. Siempre los productos financieros en donde queramos incluir a las mujeres deben estar enfocados en qué sectores productivos están incluidas estas mujeres, cuál es la estructura de nuestro mercado, en qué sectores se desarrollan, y si son cuentapropia.

Entonces, ¿En qué sectores estará enfocado este proyecto, para poder incluir a la mayor cantidad de mujeres dentro del sistema financiero?

Beatriz Ayala: Así como mencionaste, la estructura del mercado laboral paraguayo tiene una característica particular, la cual continúa creciendo con los años. A medida que el INE (Instituto Nacional de Estadísticas) publica sus datos, observamos cómo va creciendo el porcentaje de trabajadores independientes, eso nos da una pauta que la gente se está enfocando en el emprededurismo, en donde muchas personas lo toman como un oxígeno para seguir trabajando.  

Si bien hay muchos sectores que necesitan esta focalización del trabajo, consideramos que uno de los sectores importantes son las pequeñas trabajadoras especialmente, las que se encuentran trabajando de manera informal. Haciendo hincapié en las trabajadoras informales, ya que hay mucho que se puede hacer, es como que se puede arrancar de cero con ellas, ya que si siguen sumergidas en este sector no podrán competir en términos iguales que el resto de las mujeres.

Pero también existen otro tipo de mujeres con otro tipo de problemas, en donde una gran parte está en el sector rural. Si bien hoy en día nos estamos urbanizando, también la situación vivida desde el 2020 a causa del COVID-19 volvió a llevar a muchas mujeres a sus orígenes hacia las zonas rurales, con este tipo de persona se puede abordar otra perspectiva debido a que sus necesidades son diferentes.

Luego tenemos otra población, que son las mujeres que hoy en día todavía no tienen un historial crediticio, por temor o miedo que el sistema financiero las va a anular naturalmente.

«Nuestros tres grupos focales son: mujeres cuenta propia e informales, mujeres rurales y mujeres sin un historial crediticio».

Beatriz Ayala

¿Por qué la búsqueda de nuevos mecanismos de financiación va a ser uno de los componentes del proyecto?

Solange Rojas: Lo que nosotros queremos lograr, teniendo en cuenta que a nivel nacional contamos con la estrategia de inclusión financiera, este documento está próximo a vencer en el año 2023, el cual debe de actualizarse. Este grupo de trabajo nace con la necesidad de incluir acciones concretas que tengan que ver con el enfoque de género a la estrategia nacional de inclusión financiera. Actualmente, si bien esta estrategia es integral, lo es de forma genérica, no hay acciones concretas que fomenten la igualdad o inclusión financiera.

Para poder aplicar acciones vamos a crear un grupo de mujeres de distintos sectores como los que mencionamos para poder encontrar sus pesares, razones y brechas que hacen que ellas hoy en día no puedan ser incluidas dentro del mercado financiero y poder lograr su inclusión y mejorar su calidad de vida.

Entonces el proceso se da de manera participativa, pero a la par el proyecto contempla buscar nuevos mecanismos de financiación que puedan servir para el caso paraguayo. Actualmente, muchos países están buscando estas nuevas formas de financiamiento de los objetivos de desarrollo por medio del mercado de capitales, con lo cual no se habla nada fuera de lo formal, sino de algo que ya es aplicado en otros países. Entonces hoy en día existe una tendencia de buscar bonos temáticos, bonos ODS, lo cual es algo perfectamente aplicable a nuestro país debido a nuestra solidez financiera y es uno de los motivos por los cuales la gente desea invertir en Paraguay. Creemos que existe mucho potencial en nuestro país y queremos buscar esas formas.

Bonos temáticos, bonos verdes, sociales, sostenibles, se pueden crear nuevos bonos, depende mucho de la creatividad y el contexto con el que se encuentra el proyecto. Queremos apostar a la inversión de impacto incluyendo a otros sectores, como el sector privado, debido a que hoy en día las empresas están más interesadas en la aplicación de los objetivos de desarrollo sostenible en sus empresas. Buscamos esto debido a que no sirve un plan estratégico sin una fuente de financiamiento, esto da para rato, la agenda es para el 2030 pero luego se renueva y debemos de ir buscando formas para que esto sea habitual y lograr la financiación independiente, sin necesariamente de recurrir exclusivamente al sector público.

– ¿Qué beneficios podemos tener como país mediante la implementación de este proyecto?

Beatriz Ayala: Nosotras observamos que el principal beneficio es que apoya el logro de los objetivos de desarrollo sostenible de la agenda 2030, debido a que se enfoca en la inclusión de las personas para el logro integral de los objetivos, logran los objetivos en conjunto en el sistema financiero y económico. Si logramos la inclusión, las mujeres van a lograr mayor autonomía, van a ser más independientes y ver por ellas mismas.

Solange Rojas:Paraguay es un país que tiene mucho por crecer y si nos ponemos a escarbar, tenemos brechas, mujeres que todavía no tienen una cuenta, mujeres que no ahorran, que son cabeza de empresas, el emprededurismo tiene rostro de mujer.  

Te puede interesar