fbpx
28 °C Asunción, PY
23 de enero de 2022

“La post-pandemia constituye un mundo de nuevas oportunidades”

Karen Oleñik, directora Comercial de Regional Casa de Bolsa, conversó con MarketData sobre el escenario que se construye en el mercado bursátil local a partir de la recuperación económica del país y las perspectivas de negocios.

La pandemia de COVID-19 marcó un antes y un después para la forma en que las empresas gestionan sus riesgos y enfrentan la incertidumbre. En el terreno de las inversiones, la recuperación económica genera nuevos ánimos y se preparan estrategias para acompañar a los cambios que se vienen, una vez superada la crisis. 

Conversamos sobre estos temas con la directora Comercial de Regional Casa de Bolsa, Karen Oleñik, quien comparte también las perspectivas que tienen en la entidad y el mercado bursátil en general.   

– ¿Cómo cerró el año Regional Casa de Bolsa, en términos de participación en el mercado y crecimiento de operaciones?

Cerramos un 2021 muy bueno, dada la estrategia de crecimiento sostenido que caracteriza al Grupo Financiero del cual formamos parte. El mercado de valores local ha cerrado el mes de octubre con un volumen total acumulado equivalente a USD 2.691 millones, de los cuales USD 170.539.702 corresponden a Regional Casa de Bolsa. Esto nos posiciona en el market share en el séptimo puesto, en un mercado que consideramos está cada vez más competitivo.

– ¿Cuáles son las perspectivas para el 2022 en cuanto a productos que se estarán lanzando desde Regional Casa de Bolsa y el acompañamiento a los sectores, en el proceso de recuperación económica del país?

Para el 2022 tenemos previsto continuar con el ritmo de crecimiento sostenido que nos hemos venido trazando desde el inicio de Regional Casa de Bolsa. Estamos actualmente en etapa de estudio y desarrollo de distintos nuevos productos, y esperamos ponerlos a disposición de los inversionistas en el segundo semestre del 2022. 

La post-pandemia ha presentado importantes desafíos para muchas empresas, pero esto también constituye un mundo de nuevas oportunidades, tanto desde la perspectiva de asesoramiento en reestructuración de pasivos, como también en acompañamiento en los planes de crecimiento e inversión en bienes de capital de largo plazo, incluso teniendo en cuenta la posibilidad de asesorar en los procesos de fusiones y adquisiciones que se irán dando, a medida que la economía busca sus nuevos niveles de equilibrio.

– ¿Cómo observan el panorama de inversiones en Paraguay y la capacidad de atracción de capital extranjero?

Los últimos quince años han caracterizado a Paraguay como un país con cuentas macro sumamente estables. Esto se ha constituido en el principal atractivo para la inversión extranjera, que ve en el tipo de cambio e inflación relativamente estables, una gran oportunidad para instalarse en nuestro país. No obstante, en el mundo post-pandemia, la inflación se está constituyendo en un tema a tener muy en cuenta, tanto a nivel global como a nivel país. 

Desde Regional Casa de Bolsa consideramos que la Banca Central ha venido actuando en forma firme y oportuna para hacer frente a esta coyuntura, por lo que creemos que seguiremos teniendo una economía estable y predecible, siempre y cuando los shocks externos no sean de mucho impacto. 

– El mercado de capitales local se va diversificando en instrumentos de inversión, al tiempo que sigue creciendo en volumen de operaciones ¿Qué pasos considera que se deben dar para acelerar aún más la incursión de empresas e inversores particulares a nuestro sistema de capitales?

Por el lado de las empresas, a lo largo de estos años hemos detectado que existe un paradigma a romper, que consiste muchas veces en la desconfianza de las empresas a exponer sus estados financieros al mercado, a lo cual están obligadas una vez que se hacen públicas. En este punto en particular, es comprensible la reticencia al cambio, y es nuestra tarea como profesionales del mercado de capitales ir capacitando a los gestores financieros acerca de las ventajas que pueden obtener sumando al mercado como una fuente de financiamiento complementaria al crédito tradicional bancario. 

En cuanto al inversionista, el desafío lo podemos dividir en dos canales puntuales: los inversionistas institucionales y el inversionista retail. Por el lado de los inversionistas institucionales, si bien se va dando una participación cada vez mayor, muchas veces los procesos de toma de decisiones de inversión pasan por canales que todavía no están acordes a la dinámica de nuestro mercado. En otros casos, la política de inversión aún no se ha adaptado a las necesidades e instrumentos actualmente disponibles. 

En tanto, por el lado del inversionista de retail, pasa más por una cuestión de educación financiera y conocimiento de la variedad de opciones que hoy día tiene disponibles nuestro mercado, así como el entendimiento de sus características y la propia definición del perfil de riesgo que posee cada uno.

– ¿Qué lecciones considera que nos deja la pandemia en materia de gestión de riesgos, manejo de la incertidumbre y reactivación de los negocios una vez superada la crisis?

Claramente la pandemia fue un evento que muy pocos agentes (si alguno) detectó a tiempo. No obstante, lo que sí quedó en claro es que la capacidad de reacción a los niveles de stress que fueron sometidos los flujos de caja de las empresas estuvo en función directa a su acceso a una diversidad de herramientas de financiamiento. El manejo de la incertidumbre nos ha obligado a plantear distintos escenarios, con distintas probabilidades de ocurrencia, y al diseño de planes de acción tomando en consideración un rango de resultados sumamente amplio. Es innegable que se han pasado momentos de mucha tensión, mercados que por momentos se han sentido como inertes y sin reacción, haciendo mucho más complicada su lectura y planificación, en consecuencia. 

No obstante, vemos que estamos saliendo ordenadamente de esa coyuntura. Es clave que la disciplina fiscal siga siendo observada, de tal manera a no crear un problema aún mayor, dados los niveles de inflación que estamos observando. Finalmente, el retiro de estímulos a la liquidez del sistema por parte del Banco Central debería dejar ver sus resultados en el mediano plazo, probablemente en el segundo trimestre del 2022, momento en el cual podremos ver con mayor claridad si la reactivación pudo avanzar minimizando en lo posible las volatilidades propias de un mundo en constante cambio.

Te puede interesar

Si no se revierten las tendencias, 1 peso argentino podría valer 1 guaraní en el año 2030

Si se mantiene la tendencia que la moneda del vecino país vino marcando en la última década y no mejoran sus indicadores macroeconómicos, Paraguay y Argentina tendrán la misma cotización de sus monedas dentro de aproximadamente diez años.

Así revelan los resultados de una estimación realizada por Investor, a partir del recorrido del dólar blue en el mercado argentino. Advierten los efectos en la pobreza y la necesidad de cuidar la macroeconomía del Paraguay.

Instan a atender también los componentes microeconómicos, sobre todo en lo referente a dar condiciones óptimas de plazo y tasas de financiamiento a productores y empresas, que son los que crean los bienes y servicios que necesita la población.

La intensa demanda global de carne y sus efectos en el mercado paraguayo

Al cierre de julio, el valor de las exportaciones de carne tuvo un incremento del 58% en comparación con el año pasado. El mayor nivel de demanda externa ha tenido una incidencia en los precios locales, no solo del producto como tal sino también de sus sustitutos y derivados. Desde el sector apuntan que también se debe tener en cuenta un mayor costo de producción, luego de las subas del dólar y el combustible.