fbpx
25 °C Asunción, PY
1 de febrero de 2023

“La tecnología como motor de cambio produce mucho miedo y muchas oportunidades”

La tecnología ha avanzado en América Latina y también en Paraguay, pero no al mismo ritmo que en otras regiones o continentes. Esto representa una gran oportunidad para posicionarnos en materia internacional, según el experto en el tema, Joan Cwaik. A su criterio, la tecnología está avanzando a ritmos exponenciales y muy por detrás progresan la sociedad, la política y la economía.

El desafío más grande en cuanto a la tecnología sigue siendo el cambio de pensamiento de las personas hacia ella, ya que esta continúa produciendo miedo y resistencia tanto para muchas empresas e incluso para gobiernos, pero también puede producir muchas oportunidades. 

Es lo que aseguró Joan Cwaik, emprendedor, conferencista, comunicador tecnológico y tecnólogo argentino, en una entrevista que brindó a MarketData en el marco del Campus Party 2022.  

El experto enfatizó en que la barrera para el acceso tecnológico disminuye año a año y cree que la brecha material tecnológica no es una brecha socioeconómica, sino más bien cultural y radica en el cambio de pensamiento.

– ¿Cómo observas al Paraguay en cuanto a su avance tecnológico?

Lo primero que destaco es una energía muy importante. Hablé con emprendedores locales y veo un ímpetu muy grande por avanzar, por progresar, emprendimientos super interesantes y creo que tanto Paraguay como el resto de América Latina tenemos una oportunidad gigante, si realmente podemos acompañar el sector de la tecnología, de la innovación, lo que se llama la economía del conocimiento para posicionarnos en materia internacional.

Yo creo que hoy en día no es una potencialidad, es una realidad concreta el aporte que le da América Latina al sector de innovación y la tecnología, será por nuestra creatividad, será por nuestra capacidad de adaptación, de resiliencia humana.  Estamos acostumbrados en América Latina a tener vaivenes económicos, políticos muy duros y a veces algunas piedras en el camino que son complicadas para atravesar; y haciendo analogía con el fútbol, creo que si haríamos una selección latina de tecnología y de innovación, sería la mejor del mundo.

– En comparación con otros continentes, ¿cuál es el desafío más grande?

Yo creo que el desafío más grande es el cambio de pensamiento, el cambio de las personas, de nosotros como humanos y en la forma de pensar cómo hacerle frente a esta realidad. Todo lo que es la tecnología como motor de cambio produce mucho miedo, produce muchas resistencias, desde una familia hasta en una empresa o en un gobierno, y produce muchas oportunidades. Entonces, son dos componentes humanos, creo que lo que hoy en día está pasando es que la tecnología horizontaliza, equipara las oportunidades, genera oportunidades más equitativas a nivel internacional.

Creo que al fin y al cabo lo que cambia es la forma de pensar y esa es la mayor barrera que tenemos, la primera y la mayor que tenemos que sortear tanto en Paraguay como en toda América Latina. Hoy en día, estamos en un mundo donde la tecnología avanza a ritmos exponenciales y muy por detrás avanza la sociedad, la política y la economía, muy por detrás y eso pasa en todo el mundo. 

– Entonces, pese a esto, ¿se están eliminando las barreras en cuanto al acceso a la tecnología?

Yo soy un fiel creyente de que la barrera de entrada disminuye año a año en accesibilidad a internet, en la conectividad y en los dispositivos. Creo que la brecha material tecnológica no es una brecha socioeconómica, sino más bien cultural, en el cambio de pensamiento. Porque hoy en día no hay que tener la mayor tecnología o la conectividad más rápida o la computadora más potente, porque hoy en día la verdad es que los dispositivos, la barrera de entrada se abarata cada día más, los sensores son más baratos y tenemos mayor capacidad de poder hacer cosas con las herramientas que tenemos hoy en día accesibles.

– A nivel general, ¿cómo ves a las autoridades de la región? ¿Llevan adelante políticas para incentivar el uso de la tecnología?

La política es el último eslabón de toda esta cadena evolutiva, en cuanto a la tecnología evoluciona a ritmo exponenciales, la política en torno a la tecnología evoluciona mucho después que todo porque se tiene que ocupar de temas coyunturales. Y no solamente pasa en Paraguay, pasa en todo el mundo. Me parece que hoy en día nosotros como humanos tenemos la oportunidad de poder empujar y de poder ir más allá de lo que un gobierno impulse o no impulse, creo que la humanidad está muy empoderada. 

Campus Party Paraguay es un gran ejemplo de la iniciativa en tecnología que hay para impulsar esto más allá de las barreras económicas o políticas que hoy en día tenemos o de cómo  las regulen, va a terminar llegando eso otra vez. No podemos tapar el sol con una mano, la tecnología va a seguir cada vez más siendo partícipe de la vida cotidiana y tenemos que ser conscientes de esa realidad. 

– A su criterio, ¿en cuánto tiempo tendremos al hombre netamente tecnológico?

Hacer futurismo es muy difícil, prever una línea de tiempo. El mundo de alguna forma es un mundo muy dinámico y soy optimista con respecto a que cada vez más hay eventos como este (Campus Party), gobiernos, empresas y mismas personas que están impulsando este cambio para bien. Creo que nada debe ser extremo, todo tecnología o nada tecnología, creo que no estamos en esos extremos, es empezar a ver lo mejor de ambos mundos, del mundo analógico y del mundo digital, para combinarlo y hacer un mundo mejor entre todos. 

Te puede interesar