fbpx
28 °C Asunción, PY
18 de abril de 2021

“Paraguay tiene oportunidades que, al ser capitalizadas, nos permitirán salir fortalecidos de este periodo”

El presidente del BCP, José Cantero, conversó con MarketData sobre la situación en que nos encuentra el arranque del segundo año de la pandemia.
En esta entrega, habla sobre la importancia del fortalecimiento de la gobernanza y la institucionalidad para sostener la recuperación, así como las expectativas en cuanto a las próximas acciones de política monetaria.
En los próximos días abordaremos sus apreciaciones sobre temas como inflación, tasas de interés, tipo de cambio, perspectivas de crecimiento económico, infraestructura del mercado y avances en digitalización, tanto a nivel local como regional y mundial.

La economía paraguaya empieza a afrontar un segundo año de presencia de la pandemia de COVID-19, con los desafíos que persisten desde la conducción del país y la capacidad de recuperación de los diversos sectores  afectados.

En este escenario, el camino que tomará la política monetaria se ubica entre los principales temas de análisis entre los agentes económicos y el presidente del Banco Central del Paraguay (BCP), José Cantero, nos explica en esta entrevista los distintos puntos que tendrán en cuenta para las próximas decisiones en este aspecto.

En una amena conversación de la que participaron Álvaro Acosta, director de Investor casa de bolsa, e Ivonne Aristizábal, coordinadora de Contenido de MarketData, el titular de la banca matriz reflexionó también sobre las oportunidades de crecimiento a mediano y largo plazo con que cuenta nuestro país.

– ¿Qué lecciones nos va dejando la gestión de la política económica en estos tiempos de pandemia, atendiendo a eventuales crisis que podamos volver a tener más adelante?

La primera lección es que Paraguay enfrentó esta pandemia con un plan económico y fue un plan bastante coordinado, con varias acciones, muy contundente, que se desplegó en forma muy rápida en términos de política monetaria, política de liquidez, política fiscal, políticas sanitarias también. Este plan se enmarcó en una reforma estructural bastante amplia que tiene como síntesis la mitigación, recuperación y de transformar la economía.

En abril del año pasado, experimentamos una de las contracciones económicas más grandes históricamente, prácticamente 13% de caída. En ese entonces, el Banco Central del Paraguay y los organismos internacionales visualizábamos una proyección de contracción para la economía paraguaya en torno al 5%, y 3,5%. Finalmente, la retracción fue del -1%, una de las contracciones más contenidas entre todos los países de la región.

No todos los bancos centrales pudieron reducir la tasa de interés de política monetaria porque eso tenía incidencias en diversos mercados: en el mercado de bienes, podía generar inflación; o en el mercado de divisas, porque podía haber derivado en una depreciación o en una salida de capitales. Pero cuando los fundamentos son sólidos, un país tiene – como el caso de Paraguay – el margen de implementar estas medidas y de reducir la tasa de interés. Paraguay fue el país que más redujo la tasa de interés de política monetaria, y de forma más rápida, respecto a los países de la región.

Esta orientación de política monetaria causó bondades, en el sentido, que la tasa de interés del mercado se movió en la dirección correcta. Hoy, la tasa de interés activa de los bancos está en niveles cercanos al 12%, en términos de promedio, y el tipo de cambio está con movimientos compatibles con una economía como la nuestra, con sólidos fundamentos, que mantiene estas fortalezas macroeconómicas.

«En un entorno de incertidumbre, como el que vivimos, es importante monitorear continuamente el pulso de la economía, a fin de tomar la mejor decisión de política monetaria».

– Al cumplirse un año de declarada la emergencia sanitaria ¿Cómo afecta el descontento  ciudadano sobre la respuesta a la pandemia a las perspectivas económicas y la imagen internacional de Paraguay?

Nuestro país se caracteriza por emprender sus políticas macroeconómicas con mucha responsabilidad, inclusive en este contexto, caracterizado por un choque extremo. Creo que la orientación de seriedad en la conducción monetaria, financiera y fiscal es muy valorada en nuestra sociedad y también es reconocida a nivel internacional.  Nuestro país sigue gozando de muy buena credibilidad en los mercados internacionales. Fuimos uno de los pocos países que ha mantenido su calificación internacional, sin variación a la baja, y estamos prácticamente a un peldaño del grado de inversión. Paraguay tiene instituciones muy importantes y sólidas, como el caso del Ministerio de Hacienda con un compromiso riguroso hacia la regla fiscal, y un Banco Central enfocado en la estabilidad monetaria.

Es mi parecer que la gobernanza se seguirá afianzando, que el fortalecimiento de las instituciones tomará mayor fuerza, que las reformas estructurales que están para ser aprobadas en el Congreso representarán el punta pie de una gran transformación.

Tenemos demasiadas oportunidades. Este tren tiene que tomar más fuerza. Paraguay tiene espacios de crecimiento bastante importantes en diversos sectores, hay oportunidades de mejora de productividad, de reducción de costos de transacción. Nuestro país tiene un territorio muy amplio de oportunidades que tenemos que visualizar y tener en cuenta; y esas oportunidades, al ser capitalizadas, nos permitirá salir muy fortalecidos de todo este episodio tan complejo.

«El Banco Central ya definió que todas las medidas, excepcionales y transitorias, en cuanto a reprogramaciones y provisión de liquidez, estarán disponibles hasta junio del presente año».

– ¿Qué podemos esperar desde las medidas de política monetaria para los próximos meses, con un escenario de recuperación prevista para el mediano plazo pero con una incertidumbre que todavía rodea a la situación actual?

Todas estas medidas se toman desde un punto muy racional, realizando análisis de toda la información que tengamos disponible. Hoy la información que tenemos a mano es de una economía que se proyecta para un crecimiento del 4% y que ese crecimiento va a estar motorizado por el sector agrícola y ganadero, y también por la fuerza del gasto público en inversión en el sector de construcciones, que a la vez se complementa con la capacidad del sector privado, eso a su vez se multiplica hacia otros sectores industriales que también están enganchados con el sector de construcciones, por ejemplo cemento y producción de varillas de hierro.

En un entorno de incertidumbre, como el que vivimos, es importante monitorear continuamente el pulso de la economía, a fin de tomar la mejor decisión de política monetaria. Por de pronto, tenemos esta información de que la economía tiene estas características de recuperación, y el comunicado de Política Monetaria adelantó que el Banco Central seguirá monitoreando para ver cómo, y en qué medida, la tasa de interés ira transitando hacia niveles de normalidad, atendiendo este escenario. Todos los pasos que dé el Banco Central, en función a todas sus medidas, tienen que ser muy razonadas y muy acordes a lo que estamos viendo y proyectando en cada momento.

«Paraguay tiene espacios de crecimiento bastante importantes en diversos sectores, hay oportunidades de mejora de productividad, de reducción de costos de transacción».

– ¿Qué disposiciones están contemplando para el dinamismo del sistema financiero?

Lo bueno es que el Banco Central ya definió que todas las medidas, excepcionales y transitorias, en cuanto a reprogramaciones y provisión de liquidez, estarán disponibles hasta junio del presente año. Eventualmente, en junio, el Directorio del Banco Central tendrá que evaluar, nuevamente, si extiende o desactiva definitivamente las medidas transitorias. Para eso necesitaremos contar con una información muy clara.

Por de pronto, creemos que lo mejor que podemos hacer es dar mucha certidumbre al sistema financiero y a través del sistema financiero, a toda la economía real, de que toda la disponibilidad de liquidez y las medidas de refinanciamiento van a seguir acompañando a todos los sectores económicos, porque el crecimiento que estamos experimentando también es un crecimiento por fases. Tenemos locomotoras que están creciendo, pero hay sectores, que si bien se recuperaron últimamente, tienen una dinámica un tanto rezagada.

Todas las medidas que tomó Paraguay fueron muy racionales, fueron medidas orientadas a ese escenario particular de evitar ese bajón tan fuerte, pero también de precautelar los cimientos macroeconómicos. Podemos decir que a la fecha encontramos a la economía con una proyección de crecimiento de 4%, y que a la vez vemos que los principales cimientos de la economía se mantienen sólidos y se constituyen en los fundamentos para que nuestra economía pueda experimentar un dinamismo positivo.

Perfil

Nombre: José Cantero Sienra

Formación profesional: Máster en Finanzas Internacionales y en Política Económica, Licenciado en Economía y en Ciencias Políticas

Trayectoria profesional: Fue gerente general del banco Interfisa, director y editor de la revista Foco Economía y Negocios, director del Centro de Estudios Económicos de la Unión Industrial Paraguaya (UIP) y asesor económico de la Asociación de Entidades Financieras (ADEFI). En el 2017 asumió el cargo de miembro del Directorio del BCP y es presidente de este colegiado desde el 2018

*Esta entrevista se realizó el viernes 12 de marzo del 2021, cuando aún no se contemplaban los efectos de las nuevas medidas de restricción de prevención de la pandemia anunciadas por el Gobierno.  

Te puede interesar

Demora en llegada de vacunas: Empresas deben prepararse para cierres temporales en el 2021

Mientras México, Chile y Argentina están iniciando sus campañas de vacunación, Perú y Paraguay recibirán los biológicos recién en el segundo trimestre del próximo año. En consecuencia, se prevén suspensiones intermitentes de actividades para frenar la propagación del coronavirus, con lo cual la recuperación económica no será sostenida, según consultora.