fbpx
27 °C Asunción, PY
18 de abril de 2021

“Queremos ser aún más competitivos, nos urge la aprobación de la nueva Carta Orgánica”

La AFD se ha convertido en un actor fundamental en la contención económica del país durante la pandemia. Con su presidenta, Maria Fernanda Carron, y la nueva miembro del Directorio, Stella Guillén, analizamos los desafíos que enfrenta esta entidad en el segundo año de emergencia sanitaria.
Las posibilidades de seguir bajando las tasas de interés, las alternativas para mantener el Fogapy, el mayor impulso al sector de construcciones y la incorporación de más firmas como instituciones financieras intermediarias se encuentran entre los puntos que abordamos en esta ocasión.

La economía paraguaya lucha por levantar cabeza, pero la pandemia de COVID-19 aún no da señales de un respiro definitivo y coloca al Gobierno ante el desafío de seguir desplegando medidas de auxilio financiero.

En este contexto, la Agencia Financiera de Desarrollo (AFD) vuelve a ubicarse como un brazo clave para el alcance de las políticas públicas de contención de los efectos económicos y en el 2021 deberá seguir acompañando al mercado con sus diversos productos.

Sobre este tema, conversamos con la presidenta de la AFD, Maria Fernanda Carron, y la nueva miembro del Directorio, Stella Guillén.

A través de esta entrevista, brindan novedades sobre la gestión del Fondo de Garantía del Paraguay (Fogapy), las condiciones en que se encuentra la entidad para propiciar una nueva reducción de tasas de interés, la preponderancia que seguirá teniendo el sector de las construcciones y el relacionamiento con las Instituciones Financieras Intermediarias (IFIs), entre otros puntos.

– Estamos empezando un segundo año en pandemia y la incertidumbre se cierne sobre la expectativa de recuperación económica. ¿Cómo afrontará la AFD este escenario, atendiendo a que es una institución de vital importancia para la contención económica de esta crisis?

Stella Guillén: Stella Guillén: La situación de pandemia se convirtió en una de las prioridades. Por la naturaleza de la AFD, al ser un banco de segundo piso, es un agente fundamental para encauzar y encaminar los recursos del Estado hacia instituciones financieras que permitan finalmente llegar a la población en general, para poder solventar estos momentos con productos financieros adecuados a una situación nunca antes conocida por la humanidad. Entonces, para la AFD es prioridad seguir fortaleciendo el Fogapy, que es un instrumento financiero mediante el cual se otorga un fondo de garantías administrado por AFD que permite otorgar créditos a aquellas pymes que no tienen acceso a estos por falta de garantías; mediante el Fogapy, hoy lo puedan hacer. Después hay otros instrumentos, como el fideicomiso para pago de salario y capital operativo con su producto Fisalco, encaminado hacia las pymes.

Entre los productos más tradicionales, toda la gama de viviendas tuvo también una revisión en sus características y una reestructuración para que puedan seguir incentivando la construcción, que es un sector fundamental para la economía en estos momentos de crisis, porque tiene un alto impacto y permeabilidad sobre todo en la línea de aumentar los puestos de trabajo de personas con escasos recursos y menor calificación; entonces, es un sector súper vulnerable y es una prioridad seguir apuntalando al sector de la construcción, tanto desde el lado de la demanda – poniendo a disposición de la población en general recursos en condiciones auspiciosas y beneficiosas para financiar su vivienda – como también por el lado de la oferta – del lado de los desarrolladores inmobiliarios –.

¿Qué pensamos hacer en este segundo año (de pandemia)? Y apuntalar todos los productos que se han creado en estas circunstancias, pero también fortaleciendo los que ya existían, para poder fomentar la reactivación económica por sobre todo.

«(La nueva Carta Orgánica de la AFD) nos va a permitir ser mucho más eficientes en la captación de recursos y eso poder traducir a tasas más competitivas para los beneficiarios finales».

Maria Fernanda Carron.

Maria Fernanda Carron: En contexto de pandemia, la AFD ha lanzado dos productos que fueron muy utilizados durante el 2020: el producto reconversión de deudas – que permitía reconvertir deuda con 12 años de plazo – y el programa ProReactivación  – que otorga capital operativo hasta 7 años de plazo –

En su compromiso con seguir apoyando a los sectores afectados, AFD ha decidido dar continuidad a estos productos dotando de recursos propios en el 2021, creemos que van a ser más que necesarios en todo el año 2021. Durante el año 2020, en estos dos productos tenemos aprobación por aproximadamente USD 170 millones y alcanzamos a casi 30.000 beneficiarios; y creemos que este año van a ser nuevamente muy relevantes estos dos productos, las pequeñas y las medianas empresas siguen necesitando este tipo de productos.

Vamos a estar licitando próximamente unos G. 600.000 millones del remanente de fondos que tiene el Fogapy, esperamos que estos fondos sean suficientes para sostener esta herramienta hasta el mes de junio; pero sí está pendiente, dentro de la aprobación del Senado, unos fondos adicionales para el Fondo de Garantías del Paraguay, que serán necesarios para seguir sosteniendo esta herramienta durante todo el 2021. Recordemos que lo que hace Fogapy es cubrir de alguna manera el riesgo que tiene la entidad financiera al otorgar el crédito: ante mayor incertidumbre, una reactivación económica todavía dentro de un contexto sanitario que se está definiendo, es importante tener esta herramienta de Fogapy durante todo el año 2021

– ¿En qué etapa se encuentra el tratamiento en el Congreso de estos fondos que se necesitan para seguir disponiendo del Fogapy?

Maria Fernanda Carron: Estaba para ser tratado ahora en marzo, había sido postergado por la Cámara de Senadores. Instamos a que se trate esto, al menos vamos a necesitar USD 40 millones a USD 50 millones adicionales para sostener todo lo que es esta herramienta de Fogapy durante todo el 2021

– ¿Cuál será el origen de estos fondos adicionales?

Maria Fernanda Carron: En cuanto al origen de estos fondos adicionales, recuerden que todos los fondos que da la AFD son fondos donde nosotros, como entidad, emitimos bonos ya totalmente independientes de lo que es Hacienda, un Presupuesto General de Gastos pero independiente de Hacienda. En cambio, el Fondo de Garantías del Paraguay todavía se nutre, por la corta vida del mismo, de fondos emitidos por Hacienda y se estarían emitiendo bonos a medida que este fondo requiera de esos recursos; eso no implica que si la ley está aprobada, se emitan esos bonos en el día 1: en la medida que el Fondo de Garantías está requiriendo más recursos, van a ser emitidos estos bonos de Hacienda.

Stella Guillén: Si uno mira el Fogapy, en términos de su impacto, vemos que alrededor de 480 millones de operaciones fueron cubiertas con créditos otorgados, casi 21.000 garantías; pero si le ponemos rostro a esa cifra, tenemos una estimación de que logró sostener 121.000 empleos.      

– ¿Cómo quedará el periodo de gracia que otorga el Fogapy? La extensión de esta flexibilidad es un pedido generalizado del sector de mipymes, especialmente.

Stella Guillén: Actualmente tenemos una categorización dentro del Fogapy y logramos cubrir hasta el 90% en algunas categorías de los créditos otorgados, en este caso son las microempresas; tiene un plazo máximo de 10 años y son 39 entidades financieras las que están operando con el Fondo de Garantías. Probablemente ahí, en este mismo momento se está analizando, esto es muy dinámico: estamos muy cercanos a hacer una licitación de las garantías y en cada ronda de licitación se vuelve a analizar todo el reglamento, en función a la experiencia que tenemos, y se van haciendo los ajustes necesarios.

«Tenemos buenos ratios financieros que creemos que nos hacen competitivos a la hora de emitir y buscar fuentes de financiamiento alternativas».

Stella Guillén

– Yendo al terreno de las tasas de interés, una de las buenas noticias que tuvimos recientemente fue la reducción de tasas de casi todos los programas crediticios de la AFD. Atendiendo a que aún no se avizora un incremento de tasas desde el Banco Central del Paraguay (BCP) y que evidentemente vamos a seguir con dificultades económicas en el país, ¿se puede esperar que la AFD vuelva a aplicar un recorte de tasas a sus productos?

Maria Fernanda Carron: Hicimos un esfuerzo enorme interno desde la AFD para reducir estas tasas, lo hicimos porque entendíamos que esto era necesario para la reactivación económica. Pero para esto es necesario, nos urge, el tratamiento de nuestra Carta Orgánica; eso nos va a permitir ser mucho más eficientes en la captación de recursos y eso poder traducir a tasas más competitivas para los beneficiarios finales. Al momento, con nuestra Carta Orgánica actual, estamos muy limitados en nuestra estructura de fondeo, en dónde podemos captar los recursos, en dónde podemos colocar los excedentes, y eso hace que no podamos ser lo competitivos que es cualquier banco usual, como BNF (Banco Nacional de Fomento) o cualquier otro banco comercial. Entonces, hicimos un esfuerzo enorme primero en vivienda, porque entendemos que es un pilar importantísimo en la reactivación económica; y luego en la mayoría de nuestros productos, pero con mayor énfasis en pymes, la parte productiva y de reforestación. En este momento, lo que queremos es poder ser aún más competitivos, pero para eso nos urge la aprobación de  nuestra Carta Orgánica; con eso podremos ser más eficientes y más flexibles ante las situaciones del mercado.    

– En cuanto a la necesidad de seguir impulsando al sector de construcciones, que mencionaron previamente. ¿Qué novedades hay respecto al proyecto de Fondo de Garantías para la Vivienda?

Stella Guillén: Se sigue trabajando en eso. La cuestión ahí, como siempre decimos, son los fondos que van a fondear esto – valga la redundancia –. Una de las prioridades fuertes institucionales es la nueva Carta Orgánica de la AFD, que nos va a permitir ser más eficientes y uno de los temas fundamentales dentro de la Carta Orgánica es diversificar las fuentes de financiamiento. Hoy nosotros emitimos bonos, también nos financiamos a través de multilaterales, pero esta Carta Orgánica nos permitiría incluso llegar a emitir a nivel internacional. Los ratios financieros que tiene la AFD nos permitieron también, a diferencia de muchas entidades del sector financiero, seguir manteniendo la calificación, al ser nosotros una banca de segundo piso tenemos una tasa de morosidad cero, tenemos buenos ratios financieros que creemos que nos hacen competitivos a la hora de emitir y buscar fuentes de financiamiento alternativas. Potenciar ese Fondo de Garantías para la Vivienda, la creación misma, es una prioridad institucional.   

– ¿Cómo continúa el trabajo con las IFIs dedicadas más bien a las microfinanzas, casas de crédito y cooperativas, y qué experiencias se pueden destacar a partir del relacionamiento que tuvieron con ellas durante la pandemia?

Stella Guillén: Fisalco, el fideicomiso para apoyo a las pymes, también incorporó a cooperativas que no estaban activando como IFIs de la AFD, y también a casas de crédito. Tenemos un monitoreo permanente, para nosotros es demasiado relevante tener una seguridad de los fondos y la prudencia de las entidades que participan con nosotros.

Maria Fernanda Carron: Para nosotros fue relevante el uso de esos fondos, a través de Fisalco se dieron créditos a una tasa máxima de 5,5%; este programa terminó el 31 de enero, fueron desembolsados aproximadamente USD 72 millones y quedan muy pocas instituciones que tienen que rendir el uso de esos fondos, hemos llegado con las planillas de rendición de cuentas a 8.090 beneficiarios. Pero lo importante de esta herramienta era llegar a más instituciones; sabemos que hay pymes y personas físicas que no llegan a los bancos, ni siquiera a bancos minoristas, entonces era importante incorporar a las cooperativas que estaban localizadas en puntos geográficos bien dispares dentro del país y a través de eso llegar a una mayor permeabilidad de estos recursos. También conocer lo que es este mundo, a través de esta herramienta pudimos conocer a estas 64 nuevas entidades que tendríamos que estar ahora evaluando, analizando, y ver a cuáles de ellas podemos ya incorporar a la AFD.

– ¿Qué posibilidad o qué potencial tienen estas 64 entidades de quedar como IFIs, permanentemente ya trabajando con la AFD?

Maria Fernanda Carron: Eso tiene que pasar por el análisis de las políticas de riesgo y el análisis crediticio de la AFD. De entrada, las casas de crédito no podrán ser (IFIs), no están reguladas actualmente, pero las cooperativas que tengan intención van a pasar por este análisis.

Perfil

Nombre: María Fernanda Carron

Profesión: Licenciada y magíster en Administración de Empresas

Trayectoria profesional: Tiene 21 años de experiencia en el sector financiero-bancario, miembro del Directorio de la AFD desde el 2019

Perfil

Nombre: Stella Marys Guillén Fretes

Profesión: Economista y Magíster en Economía

Trayectoria profesional: Lideró el equipo de trabajo de la Unidad Técnica del Gabinete Social de la Presidencia de la República. En el Ministerio de Hacienda fue directora de Política y Endeudamiento, de Estudios Económicos y jefa de Gabinete

Te puede interesar

El alentador 2021 para el comercio exterior paraguayo

La suba de los precios de commodities, las expectativas de recuperación del comercio de frontera y la recomposición de la demanda de productos como la carne construyen un panorama auspicioso para este año. El BCP estima un crecimiento de 10,4% para las exportaciones en el 2021, tras la caída de -9,4% que sufrieron en el 2020. Se espera que la venta de energía eléctrica también repunte, al igual que las importaciones.