fbpx
18 °C Asunción, PY
28 de octubre de 2020

“Innovaciones digitales surgidas con la pandemia conducirán a revisión de la regulación financiera”

Hernán Colmán, superintendente de Bancos, analiza las lecciones que está dejando la experiencia COVID-19 para la supervisión del negocio financiero, con miras a eventuales episodios de estrés que puedan volver a presentarse en el país.

La pandemia de COVID-19 llegó para marcar un antes y un después tanto en la vida de las personas como en el mundo de los negocios. La percepción de los riesgos que nos rodean y de la velocidad con que pueden cambiar los diversos aspectos del convivir cotidiano figura entre los frentes donde probablemente se sienta el mayor impacto de esta experiencia global.

El accionar de los gobiernos, en cuanto a la agilidad con que puedan dar respuesta a las necesidades de los sectores más golpeados y la capacidad de adaptación a las nuevas exigencias, también se anota entre los puntos de reflexión que adquieren relevancia en el debate público.

En este contexto, el superintendente de Bancos, Hernán Colmán, analiza las lecciones que está dejando la experiencia COVID-19 para la supervisión del negocio financiero, con miras a eventuales episodios de estrés que puedan volver a presentarse en el país y la aceleración de reformas que se impone principalmente ante la adopción de avances tecnológicos.   

– ¿Qué lecciones está arrojando la experiencia de apoyo financiero en tiempos de COVID-19, en Paraguay?

La característica de la pandemia y las medidas de distanciamiento llevaron a muchas empresas – de la economía real, en general, y a entidades financieras, en particular – a desarrollar nuevos productos financieros, especialmente en el área de canales digitales, que conducirá a la revisión futura de la regulación y supervisión, que guarden relación con innovaciones digitales en la provisión de servicios financieros. La velocidad con que se desató la pandemia requirió la emisión de leyes y otros reglamentos, lo que a su vez ha requerido una fuerte coordinación interinstitucional, a fin de evitar rezagos en la implementación de las medidas de apoyo y mitigación de los efectos adversos sobre empresas y hogares.

“El retiro de las medidas tomadas deberá ser paulatino, a fin de evitar un efecto ´acantilado´ y efectos indeseables sobre la solvencia y rentabilidad»

– La aversión al riesgo fue un concepto ampliamente abordado en estos meses de emergencia sanitaria ¿Cómo se percibe a este condicionante, en el contexto actual?

Se han emitido medidas que permitan a las entidades financieras contar con la suficiente liquidez para atender nuevas demandas de crédito y se han flexibilizado normas prudenciales relacionadas con el acceso al crédito, cobertura de garantías y régimen de previsiones. Sin embargo, se percibe una importante aversión al riesgo, propio de los administradores financieros. Ingresar a una situación de stress con entidades operando con holgados márgenes de solvencia eleva la probabilidad de que al final del periodo de tensión, las entidades financieras mantengan inalterable la capacidad de exposición al riesgo que tenían antes de la pandemia.

Lea también: Microempresas acaparan operaciones de auxilio financiero por COVID-19

– ¿Cómo se accionará, desde la regulación y supervisión financiera, en el periodo post-pandemia?

A la fecha no se tiene certeza sobre la duración de la pandemia del Covid-19 y de la extensión de las medidas sanitarias correspondientes, que afectan a la economía real, en general. Por su parte, el Banco Central del Paraguay (BCP) es consciente de que el retiro de las medidas tomadas deberá ser paulatino, a fin de evitar un efecto “acantilado” y evitar efectos indeseables sobre la solvencia y rentabilidad de las intermediarias financieras, como también un aumento de tasas y comisiones para sus clientes. A la par del diseño de las medidas que se van tomando, es fundamental implementar adecuados canales comunicacionales: el oportuno y correcto entendimiento de las medidas y de sus alcances, propicia la tranquilidad y la confianza de los interesados en la norma, elevando el porcentaje de éxito de la misma.

“Es recomendable que con la máxima antelación posible a la caducidad de las medidas excepcionales, los clientes gestionen la readecuación de las condiciones de sus créditos”

– ¿Qué pasos deben seguir las personas y empresas cuyos ingresos están siendo afectados por la crisis derivada de la llegada del nuevo coronavirus, para lograr algún tipo de alivio financiero?

Los clientes del sistema financiero, ya sean familias o unidades empresariales, deben realizar una actualización de sus flujos de caja proyectados, basados en supuestos razonables y modelos de negocios adecuados a los cambios en la conducta de los consumidores y clientes, como consecuencia de las medidas sanitarias, la incorporación de innovaciones tecnológicas y el reacomodo operacional de todos los competidores del mercado. Si estas proyecciones renovadas permiten visualizar dificultades futuras para el cumplimiento oportuno de los calendarios de pagos, es recomendable que en la brevedad y con la máxima antelación posible a la caducidad de las medidas excepcionales, los clientes presenten y argumenten dichos flujos, y gestionen ante sus entidades financieras la readecuación de las condiciones (plazo, cuotas, periodos de gracia, etc.) de sus créditos.

Lea también: Medidas de apoyo financiero vigentes para hacer frente a los efectos de la emergencia sanitaria

Perfil

Nombre: Hernán Melanio Colmán Rojas

Formación Profesional: Master en Administración, por INCAE Business School

Trayectoria Profesional: Ocupó los cargos de director del Fondo de Garantías de Depósitos, de Operaciones de Mercado Abierto y la Gerencia de Mercados, en el BCP. Lleva dos periodos como Superintendente de Bancos y también es docente de la Universidad Católica de Asunción.

Te puede interesar