fbpx
30 °C Asunción, PY
21 de enero de 2021

Dinero ¿Valor real o ficticio?

Lo ideal para una economía estable y dinámica es que la producción de dinero sea equitativa a la capacidad real de generación de valor de un País.

El dinero es el instrumento de intercambio común, que evita tener que ir a una tienda con 10 litros de leche, para intercambiarlo por un par de botas nuevas para tu trabajo en el campo, o tener que almacenar un silo de soja para intercambiarlo por un vehículo. 

El dinero es la referencia del valor de los bienes y servicios de un país para poder facilitar el intercambio de los mismos. Eso no significa que el dinero determina el valor de estos, sino todo lo contrario, el mercado (los consumidores y productores) determina su valor, el dinero es el objeto que lo representa. 

Los principales puntos que necesita una moneda para poder cumplir eficientemente este objetivo dentro del país son

  1. Que se reconozca como instrumento de intercambio para la adquisición de bienes o servicio,
  2. Que no se utilice como instrumento de inversión,
  3. Estabilidad en el reconocimiento de su valor intrínseco.

La institución responsable de la moneda nacional y la única con el poder legal de imprimir el Guaraní es el Banco Central del Paraguay (BCP). Esta institución tiene como fin preservar y velar por la estabilidad del valor de la moneda, promover la eficacia, integridad y estabilidad del sistema financiero. 

Los Guaraníes emitidos por el BCP no tienen un bien que respalde su valor intrínseco y como en la mayoría de los países que emiten su propia moneda, el Guaraní se emite como dinero FIAT​ (del latín fiat, ‘hágase’): es la forma de dinero fiduciario cuya cualidad proviene de su declaración del que emite. Es decir, si uno va al BCP con G. 5 millones no le darán nada a cambio.

Para poder lograr el primer punto, el BCP respalda el Guaraní con algo más poderoso: con la obligación legal de que todo comercio o comerciante debe aceptar el Guaraní como un bien de pago; por este motivo, una tienda puede aceptar otro objeto o dinero como bien de pago, pero tiene prohibido por ley rechazar el valor del bien o servicio por Guaraníes.

El fin del dinero es ayudar a dinamizar la economía en el intercambio de bienes y servicios, no debe ser un objeto de ahorro o inversión. Ya que si el dinero se apreciara en el tiempo, la gente dejaría de intercambiarlo, prestarlo a cambio de más dinero en el futuro, o dejaría de invertir para nuevos emprendimientos de generación de valor real. 

La forma de cumplir con este objetivo es que el dinero se deprecie de forma estable: en otras palabras, que haya inflación. Con una inflación del 5% anual, si uno gasta G. 500.000 en el supermercado hoy, el año que viene va a tener que gastar G. 525.000 para comprar la misma cantidad de productos. 

Este proceso te obliga a que necesites invertir en otra cosa que te produzca al menos 5% al año para no perder tu poder adquisitivo.

El valor intrínseco del dinero se refiere a la capacidad que tiene un billete de valor nominal Guaraníes – por ejemplo de G. 10.000 – para adquirir bienes y servicios. Por más que el billete está representado por un número, es el vendedor de frutas el que determina cuántas manzanas puede compararse con ese billete. 

La estabilidad del valor intrínseco del Guaraní se refiere a que si el vendedor de frutas establece un precio de venta por una docena de manzanas, ese precio se mantenga estable por un periodo de tiempo de al menos un año y que él pueda volver a comprar de su proveedor a un costo estable durante el mismo periodo. 

Para generar estabilidad de la moneda, la institución responsable de la emisión de este mide el poder adquisitivo de esa moneda, principalmente a través del índice de Precios al Consumidor (IPC). Este índice ayuda a la institución a regular el aumento o disminución de la producción de la moneda o controlar el costo de este, a través de las tasas de interés (Tasa de política monetaria).

Teniendo en cuenta que somos los responsables de producir nuestro propio dinero, hay que tener en cuenta que el costo de producción de billetes de forma irresponsable puede generar inestabilidad del poder adquisitivo de este, la desconfianza de reconocimiento como bien de cambio y generar una necesidad de instrumento sustituto de bien de cambio, como otra moneda. 

A largo plazo lo ideal para una economía estable y dinámica es que la producción de dinero sea equitativa a la capacidad real de generación de valor de un País.  

Te puede interesar