fbpx
30 °C Asunción, PY
21 de enero de 2021

BCP descontó casi G. 4.000 millones a sus funcionarios durante la pandemia

Los recursos fueron transferidos a una cuenta del BNF, provienen de recortes de 10% a 20% aplicados a salarios entre abril y junio pasados, y representan el 1% de los gastos de política monetaria.

Los funcionarios permanentes y contratados del Banco Central del Paraguay (BCP) que perciben ingresos mensuales desde cinco salarios mínimos (G. 10,9 millones) recibieron entre 10% y 20% menos a fin de mes entre abril y junio pasados, como parte de las medidas de contención de la pandemia de COVID-19 en el país.

De esta manera, la banca matriz asegura – a través de un comunicado – que dejó de pagar un total de G. 3.995 millones a sus funcionarios en el periodo mencionado, monto que transfirió a una cuenta del Banco Nacional de Fomento (BNF), conforme a la disposición emitida por el Ministerio de Hacienda y en el marco de la emergencia sanitaria.  

El ente emisor recuerda, además, que viene efectuando una progresiva reducción en su plantel de funcionarios, desde los 1.185 verificados en el 2000 a un total de 837, en 2020. Agrega que esta “orientación de eficiencia” permitirá que, para el 2023, la cantidad de recursos humanos sea de 742 personas, con un recorte de 443 funcionarios o una disminución de 37%.

Los recursos descontados de los salarios de funcionarios del BCP representan el 1% de los G. 394.756 millones que la entidad gastó de enero a mayo de 2020 para contener la inflación. Los gastos de política monetaria disminuyeron en 4,5% respecto a los G. 413.392 millones registrados de enero a mayo de 2019, en coincidencia con las menores presiones inflacionarias generadas con el estallido de la pandemia.

La menor demanda de productos y servicios derivada del confinamiento de la población desembocó en tres meses consecutivos de deflación mensual hasta junio de 2020 y llevó a la variación de precios interanual (comparada con mismo mes del año anterior) de 0,5% en el sexto mes del 2020 – lejos de la meta de 4% y por debajo del rango de 2% a 6% en que se permite fluctuar a este indicador –, mientras que la acumulada del primer semestre se fijó en -0,8%.

Este escenario hace que el BCP necesite gastar menos en el control de la inflación, ya que debe tornar menos atractivos a sus instrumentos de regulación monetaria y pagar menos a los bancos que opten por depositar allí sus recursos, para que estos prefieran destinar sus fondos a créditos para el público.

Lea también: BCP: Junio fue el tercer mes consecutivo de deflación en 2020.