fbpx
36 °C Asunción, PY
26 de enero de 2023

Consideran inviable e innecesario establecer una moneda común para el Mercosur

Luego de que Brasil y Argentina planteen establecer una moneda común para el Mercosur denominada “Sur», especialistas no ven factible ni conveniente dicha implementación, por lo menos en el corto plazo. Además, señalan que las condiciones “no están dadas”.

Buscando disminuir los costos operativos y la vulnerabilidad externa al tipo de cambio, como el dólar principalmente, es que nace la idea de establecer una moneda única entre los países del bloque regional, Mercado Común del Sur (Mercosur), denominada “Sur”, que pretende poner fin a estos problemas.

Los principales propulsores de esta idea son las dos potencia económicas más grandes de la región, Argentina y Brasil, que removieron la intención de la moneda que inicialmente fue planteada en el año 1997. 

Sobre esta idea, el economista y expresidente del Banco Central del Paraguay (BCP), Carlos Fernandez Valdovinos mencionó que establecer una moneda común como parte de un proceso de integración económica requiere algo más que voluntad política. 

“La teoría y la práctica han establecido requisitos previos específicos que deben cumplirse antes de que un grupo de países pueda adoptar una política macroeconómica común. La coordinación es crucial”, expresó en su cuenta de Twitter. 

Asimismo, sostuvo que no tendría sentido discutir una moneda común con un país en el que la tasa de inflación es cercana al 100% anual refiriéndose a Argentina  o donde el Ministerio de Hacienda depende principalmente del Banco Central para financiar su gran déficit fiscal. De manera similar, la sincronización del ciclo económico es esencial.

“Qué debería hacer el Banco Central Común si el país A se encuentra en medio de una profunda recesión mientras que los países B, P y U están experimentando un auge, lo que lleva a una tasa de inflación por encima de su objetivo, esta situación sería común (y problemática) si el grupo de países tiene una estructura económica bastante diferente, si bien un mayor grado de integración económica a menudo conduce a una mayor sincronización del ciclo económico, Mercosur está lejos de ser un ciclo económico común” sostuvo el directivo. 

Por otro lado, argumentó que si el objetivo de compartir una moneda común es evitar el uso del dólar estadounidense en las transacciones de comercio exterior, los Bancos Centrales del Mercosur han estado implementando el Sistema de Pagos en Moneda Local (SML) desde 2018.

Necesidad de una moneda común

Por su parte, el economista de Puente Paraguay, Wildo Gonzalez, explicó a MarketData que existen temas mucho más importantes que el Mercosur debe resolver, como es el caso de las coordinaciones entre países, especialmente en tema de comercio exterior, hecho que no pasa por tener una moneda común, según el González.

Igualmente, al ser consultado de si el Mercosur necesita una moneda común, expresó que “de ninguna manera” e incluso “no sería de gran utilidad”. 

“Para nada, encuentro que no tiene sentido, y ninguna utilidad para ninguno de los países, en especial para Paraguay, y un aspecto que ya como muchos economistas mencionan sobre este tema”, expresó.

Asimismo, señaló que para la creación de una moneda común es necesario la sincronización de los ciclos económicos de estos países, hecho que resaltó que a pesar de depender comercialmente de ellos, no estamos sincronizados. 

Otro punto destacado por el economista es el manejo macroeconómico, en donde especificó que tanto Argentina y Brasil tienen un historial muy reciente de muy alta inflación, y pérdida de valor de sus monedas, mientras que el país a pesar de todo, cuenta con una economía estable.

“Tenemos la misma moneda (el guaraní) desde 1943, en décadas pasadas tuvimos episodios de alta inflación, pero nunca una hiperinflación”, argumentó el especialista. 

Vulnerabilidad

De igual forma, González indicó que el tipo de cambio flexible ayuda a poder suavizar el impacto de los shocks externos en nuestra economía, por lo que contar con un tipo de cambio fijo (que sería la moneda común) dejaría al país muy expuesto a las fluctuaciones de la economía internacional, sin poder tener capacidad de responder adecuadamente para atenuar esos shocks.

“Sinceramente, no encuentro un motivo económico para esta discusión, ya que dentro de Brasil no tuvo una muy buena recepción la idea. Tampoco veo en Argentina que académicos de ese país estén interesados o empujando esta propuesta. Lo mismo he leído de Uruguay, no han mostrado interés en este proyecto. Y acá en Paraguay, tampoco veo a economistas o académicos que estén en favor de la propuesta”, manifestó González. 

Por último, sostuvo que Paraguay no requiere de  una moneda común, al ser un país muy pequeño y comercialmente muy abierto. Además, agregó que es muy necesario contar con independencia monetaria, que asegure un tipo de cambio flexible que pueda colaborar a suavizar los shocks externos. 

Te puede interesar