fbpx
16 °C Asunción, PY
9 de agosto de 2022

Bolivia rinde tributo al «escarabajo», el automóvil que no pasa de moda

La Paz, 26 jun (EFE).- La pasión por los «escarabajos», «volchos» o «petas», como se conoce a uno de los modelos populares de la firma Volkswagen, congregó este domingo a casi un centenar de dueños del vehículo en Bolivia para celebrar el Día Mundial del Escarabajo, que se conmemora cada 22 de junio.

Al menos cuatro clubes de «escarabajos» se juntaron para exhibir con orgullo los emblemáticos autos encorvados y de sonido particular por el ruido de su motor que desfilaron por las calles de La Paz y su vecina El Alto.

La caravana, que se asemejaba a una procesión por la devoción que muestran sus propietarios, expuso modelos de la década de 1960, 1980 y 1990, entre aquellos que inicialmente fueron fabricados en Alemania y más tarde en Brasil y México.

«Tengo el auto hace unos 20 años y gracias a algunos compañeros hemos ido armando agrupaciones y haciendo un club (de propietarios)», manifestó a Efe Rodolfo Izurieta, uno de los dirigentes de uno de los grupos de propietarios de «petas», que es el nombre del «volcho» en Bolivia.

La particularidad de estas asociaciones en La Paz y El Alto es variada, ya que difiere de los intereses de los dueños entre los que buscan viajar, conservar las características originales o realizar el «auto tuning» o modificaciones, mencionó.

NO PASA DE MODA

«He tratado de mantenerla lo más originalmente posible», dijo a Efe Iván Pabón sobre su impecable y reluciente escarabajo blanco de origen alemán de 1967.

Pabón adquirió su «peta» hace dos años y de inmediato se puso manos a la obra para cambiar la pintura quemada y reparar las fallas mecánicas para así colocarle algunas adaptaciones al motor original y conseguir parachoques, faroles y retrovisores de fabricación.

La matrícula de su «volcho» es 033 algo que con toda seguridad la coloca entre el grupo selecto de vehículos más representativos de su tipo en la ciudad.

Es un «auto fiel», dijo a Efe Juan Ramón Salazar, que llevó a la caravana a su «volcho» brasileño de 1984 y asegura que «nunca le ha pasado nada» al coche en ninguno de los tantos viajes que ha hecho por distintas regiones del país.

Eso sí, Salazar consideró de que el arte está en que el dueño sepa de mecánica y lleve bien la cuenta del tiempo de las piezas para «intervenir a tiempo» cuando se comienza a sentir alguna falla.

RECOMENDADO Y SIMBÓLICO

Consultado sobre si es recomendable comprar una «peta» en este tiempo, Izurieta contestó con un «sí» rotundo aunque afirmó que siempre es importante que el dueño esté dispuesto a «ensuciarse las manos» cuando sea necesario arreglar alguna falla.

A parte de aquello, es un coche «versátil, de fácil manejo y de funcionamiento sencillo», debido a que su motor posee un sistema de enfriamiento a aire, aseveró.

«Haciéndole un buen mantenimiento uno puede tener un buen auto», aseguró Izurrieta.

El Día Mundial del Escarabajo se celebra cada 22 de junio recordando a la firma del contrato entre Ferdinand Porsche y el Gobierno de la Alemania Nazi en 1934, para fabricar un coche popular y de bajo consumo de combustible.

Con el paso del tiempo el «escarabajo», inicialmente diseñado para los adultos en los asientos delanteros y dos niños en el trasero, fue asociado con las ideas de libertad y juventud por la «independencia de locomoción» que posibilitó.

En Bolivia, las unidades disponibles a la venta en el mercado informal generalmente corresponden a los modelos entre 1975 y 1985 y se ofrecen alrededor de los 3.000 dólares.

Lo particular de los propietarios es que conforman un grupo «heterogéneo» entre los que se encuentran militares, médicos, comerciantes y jóvenes, todos unidos por un «cariño (especial) al auto», apuntó Izurieta.

Te puede interesar