fbpx
15 °C Asunción, PY
29 de junio de 2022

Estudio plantea eliminar los subsidios al gas y diésel progresivamente en Bolivia

La Paz, 25 may (EFE).- Un estudio realizado por expertos en hidrocarburos presentado este miércoles propone que se eliminen los subsidios al gas y el diésel en Bolivia de una forma moderada y plantea escenarios para que este cambio sea progresivo.

El estudio «Precios y subsidios a los hidrocarburos en Bolivia 1986-2025» presenta un repaso y análisis de todas las medidas que se tomaron en Bolivia en cuanto a la temática, realizado por los expertos Mauricio Medinaceli, quien fue ministro de Hidrocarburos del país, y Marcelo Velásquez.

En el documento se identifican cinco periodos desde 1986 hasta la actualidad y hace un repaso de las medidas tomadas respecto a los subsidios para luego plantear el cuestionamiento de «cómo queremos llegar al momento en el que se deba eliminar el subsidio».

«La realidad es que ahora estamos viendo con el déficit del diésel en ciertos lugares ya los efectos de haber dejado por mucho tiempo esta política», expresó Medinaceli en la presentación telemática del estudio.

El precio del diésel y la gasolina se mantienen fijos desde hace unos 17 años, con una excepción de cinco días en diciembre de 2010, cuando el entonces presidente Evo Morales determinó retirar la subvención, lo que supuso incrementos de 57 % y 82 % en los costes de los combustibles.

Esto generó fuertes protestas sociales, incluso de sindicatos afines al entonces Gobierno de Evo Morales, que finalmente anuló la medida.

«Considero que se tiene que levantar el subsidio no por un tema de cambio de matriz (…) se va a levantar porque el Gobierno ya no tiene dinero y el Tesoro General de la Nación está haciendo aguas», indicó Medinaceli.

Además, recalcó que «la matriz energética no va cambiar en la medida que tengamos subsidios».

Se estima que para este año las cinco categorías de subsidio representarán el 11,6 % del producto interno bruto (PIB) y se proyecta que para 2023 disminuya al 9,9 %, según el estudio.

Según el análisis del exministro, «eventualmente» Bolivia terminará eliminando la subvención y no hay «marcha atrás», por lo que propone algunos escenarios para que esta situación se dé de forma progresiva para así evitar un «shock» en la población.

RECOMENDACIONES

Medinaceli señaló que lo más recomendable es realizar este cambio de forma progresiva, poco a poco, con ajustes graduales aleatorios o cada seis meses para que no haya un gran impacto en la población.

«La recomendación más importante con base en mi experiencia es que la eliminación del subsidio dura al menos dos años, ese es el tiempo que anticipo que podría durar una eliminación paulatina y gradual de los subsidios», sostuvo.

Sugirió que por experiencia en otros países deba ser un cambio «dialogado» o que se realicen «transferencias de dinero», una especie de bonos hasta que se ajuste el precio del gas, por ejemplo.

El experto sostuvo que también se podría quitar la subvención, pero que haya una mayor inversión pública y es esencial la buena comunicación al respecto.

Medinaceli recalcó que la producción de gas ha bajado desde 2015 y, si se sigue en esta tendencia, en 2030 Bolivia ya no podrá exportar gas a Brasil o Argentina, sus principales clientes, porque ya no habrá volúmenes de excedentes para vender.

Esta semana se produjeron en distintas partes del país largas filas de autos que buscaban diésel, el Gobierno lo atribuyó a complicaciones en la distribución de este combustible.