fbpx
30 °C Asunción, PY
21 de enero de 2021

México inaugura foro agroalimentario con un nuevo acuerdo de inocuidad

México, 25 nov (EFE).- El Foro Global Agroalimentario de México, el más importante del país, arrancó este miércoles con la firma de un nuevo acuerdo entre el Consejo Nacional Agroalimentario (CNA) y el Gobierno para mejorar la inocuidad y la fitosanidad de los alimentos.

El convenio ayudará a «fortalecer la sanidad y la inocuidad de todos los productos que se consumen en México» y que se exportan, consideró el presidente del CNA, Bosco de la Vega, sobre el tratado alcanzado con el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica).

De la Vega, anfitrión del foro virtual de tres días, consideró que el mundo está viviendo «una nueva dimensión» tras el estallido de la pandemia de covid-19, algo a lo que el sector agroalimentario no es ajeno.

«Estamos enfrentando a nivel mundial un gran desafío y es alimentar a México y al mundo con alimentos inocuos y nutritivos», señaló antes de apelar a la unidad de Norteamérica en un comercio cada vez más competitivo, contra los «bloques comerciales» de Europa y Asia Pacífico.

«Necesitamos generar valor agregado en nuestra región, necesitamos competir con el mundo y fortalecer nuestra región», enfatizó.

De la Vega manifestó también la responsabilidad del sector con la seguridad alimentaria, el bienestar humano y el medioambiente.

Por su parte, el secretario mexicano de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos, recordó que durante la pandemia «no ha habido en el país ni desabasto generalizado ni una descontrolada escalada de precios».

«El desempeño del sector ha sido mejor que el resto de la economía y la balanza comercial sectorial sigue siendo positiva», recordó.

Y agregó: «La única certeza que podemos tener es que nuestro sector será clave para la recuperación y la estabilidad global, ya que el sector agrícola, responsable de un tercio del producto interno bruto (PIB) global, ha demostrado su resiliencia».

Villalobos consideró «imprescindible» la adopción de la ciencia y la tecnología para conseguir una agricultura más productiva y más responsable con los recursos, pero sin abandonar a los pequeños productores.

El Estado, defendió, debe actuar también como «rector» para paliar la deuda histórica con los campesinos más vulnerables y revertir «la estructura asimétrica de la agricultura mexicana».

«Un porvenir con bienestar precisa de incorporar a estos millones de pequeños productores que desde su autoconsumo o el abasto a los mercados locales son los que más contribuyen a garantizar la seguridad alimentaria», reflexionó.