fbpx
18 °C Asunción, PY
9 de agosto de 2022

Nueva era en Colombia, con Petro y Márquez

Luego de la segunda ronda en Colombia, se ha dado por ganador a Gustavo Petro, exalcalde de Bogotá y también exguerrillero del grupo desaparecido M-19, que se convirtió en político; y su compañera de silla, la vicepresidenta Francia Márquez, hace historia siendo la primera afrodescendiente en esta posición, este país.

Esta fue la tercera vez que Gustavo Petro se candidató para la presidencia de Colombia y la octava vez que el partido de izquierda intenta llegar al poder. Con un triunfo reñido, de 50,44% versus 47,31% de Rodolfo Hernández, esto se convirtió en un cambio total para la política en Colombia. 

Es difícil negar que realmente será un cambio en Colombia y más aún con esta histórica dupla. A pesar de que no hayan logrado estos resultados en la primera ronda, claramente tuvieron lo necesario para la segunda.

Petro estuvo diez años en el grupo M-19 y cumplió un año en prisión por tener relación con esa nucleación. Fue torturado por las autoridades de ese tiempo, tras las rejas; luego de su liberación, se centró en la política y pasó muchos años dentro de la corriente principal política, se convirtió en senador y congresista. Por último, fue alcalde de la capital de Colombia, Bogotá. 

Esto demuestra su enfoque: a pesar del mal momento en la cárcel, salió con un objetivo fijo y eso es lo que está logrando, proclamándose hoy como el nuevo presidente de Colombia y el primero de la historia del partido de la izquierda.

Francia Márquez y Gustavo Petro, vicepresidenta y presidente electos de Colombia. Foto: Infobae

En sus campañas se centró en las promesas sobre la inclusión y la desigualdad inmedible del país, reconoció que más de la mitad de la población vive en estado de pobreza. Además, ya comentó sobre algunos planes como aumento de impuestos sobre las tierras improductivas e introducir la educación superior o universitaria gratuita. Quiere luchar contra las drogas, esto lo hace alejarse de las políticas centradas de seguridad de los demás presidentes.

Colombia busca cambios, pero no poderes absolutos, y esto es perfecto porque la Corte Constitucional del país representa una pieza importante de contrapeso para los diferentes mandatarios; es bicameral y donde tiene una importante representación, pero no una mayoría y este Congreso fue elegido apenas en marzo de este año, por lo tanto, tiene vigencia hasta el 2026.

No solo Petro se destaca en esta historia. Francia Márquez inspira a muchos colombianos con su ascenso de la pobreza a la vicepresidencia. Es una formidable activista ambiental y se encuentra ante una oportunidad nunca antes pensada, pues la carrera política tradicionalmente solo ha sido una opción para las personas más conectadas de la sociedad.

En el 2014, encabezó una campaña contra la minería ilegal de oro en la comunidad en donde creció, también lideró un grupo de ochenta mujeres en una marcha de 560 km para presionar al gobierno de ese entonces. Márquez fue una pieza clave para esta dupla presidencial, con su carisma y antecedentes de ayuda en Colombia.

Ambos enfrentarán desafíos nuevos como toda dupla presidencial recién electa. En su caso, se enfrentarán a políticas centradas y de derecha, tendrán un Congreso fragmentado y la élite empresarial escéptica ante algunas de las políticas de izquierda.

Te puede interesar