20 °C Asunción, PY
10 de mayo de 2021

BCP reporta deflación mensual de 0,1% en abril, la primera desde la reapertura económica

El promedio de precios de la canasta básica familiar estuvo a un nivel menor que en el mes anterior debido al abaratamiento de frutas y verduras, y el estancamiento de las tarifas de servicios y renta, según explicaron desde el Banco Central.

En un mes en que se endurecieron las restricciones sanitarias para frenar el ritmo de contagios de COVID-19 en el país, los precios de productos y servicios volvieron a exhibir un promedio menor por primera vez desde que culminó la estricta cuarentena del segundo trimestre del 2020

El Banco Central del Paraguay (BCP) reportó una deflación mensual (caída de precios respecto al mes anterior) de 0,1% en abril, debido al abaratamiento observado en frutas y verduras, a lo que se sumó el estancamiento de las tarifas de servicios y renta.

De esta manera, la inflación acumulada del año se mantiene en 0,6% por tercer mes consecutivo, lejos del piso de 2% del rango a 6% en que se permite fluctuar al Índice de Precios al Consumidor (IPC).

La inflación interanual (variación de precios en comparación con abril del 2020) fue de 2,5% y se ubicó en un nivel similar al que exhibe desde el arranque del año. Aun con estos resultados, el BCP prevé concluir el año con una inflación de 3,8% – cerca de la meta de 4% -, tras haber cerrado diciembre pasado en 2,2%.

En la región, Paraguay figura entre los países con menor dinamismo de precios. En marzo había reportado la inflación mensual más baja en Sudamérica, de 0,1%; y solo había sido superado por Bolivia, con una deflación de 0,12%.

En el cálculo interanual, la inflación de 2,4% reportada por Paraguay también en marzo estuvo en niveles similares a Perú y Estados Unidos, de 2,6%. Superó a países como Colombia y Bolivia – que tuvieron índices de inflación de 1,5% y 1,1%, respectivamente –, pero estuvo lejos de las subas de 40,4%, 8,3% y 6,10% que se observaron en Argentina, Brasil y Uruguay.  

La anterior ocasión en que el BCP reportó índices de deflación mensual fue de abril a junio, cuando las variaciones del IPC en este cálculo fueron de -0,2%; -0,6% y -0,4%. En ese periodo, nuestro país atravesó por una contracción económica de 6,7%, según el registro oficial, como consecuencia del cierre de actividades productivas que se dictó al inicio de la pandemia.

¿Qué pasa con los productos?

Gustavo Cohener, director de Estadísticas del Sector Real del BCP, explicó que la deflación mensual de abril se apoya principal en la reducción de 0,1% de los precios de bienes, que a su vez derivan de la caída de 0,4% de los alimentos. Sin frutas y verduras, los bienes alimenticios reportaron un encarecimiento promedio de 0,4% respecto a marzo y la categoría de “otros bienes” reportó una nula variación.

“Dentro de bienes alimenticios tenemos reducción de precios y está explicada principalmente por variaciones de productos frutihortícolas y la carne vacuna, aunque también sustitutos como la carne de cerdo y menudencias, que siguieron la tendencia a la baja”, relató Cohener, en conferencia de prensa.

Por otro lado, informó que en otros rubros alimenticios se observó el impacto del incremento de los precios de commodities. Es el caso del aceite, los cereales, panificados y harinas; aunque también se sumaron lácteos y otras comidas semi preparadas, detalló.

El aumento de precios también se observa en productos derivados del petróleo: combustible – gasoíl y nafta común – y gas de uso de doméstico, añadió Gustavo Cohener.

En servicios y renta no hubo modificación de precios en comparación con marzo, mientras que los productos importados aceleraron su nivel de encarecimiento respecto al año anterior, con una variación de 3,5% en abril del 2021. Meses atrás, este indicador se encontraba por debajo del 2%.

Impacto de las restricciones sanitarias

Al ser consultado sobre la incidencia de las mayores restricciones impuestas a la actividad social, el economista jefe del BCP, Miguel Mora, se excusó de indicar específicamente los productos que recibieron el impacto en su variación de precios, aunque sí reconoció que afectó a la demanda de ciertos servicios.

“El temor a los contagios ha reducido la demanda por ciertos productos, claramente esos productos son los servicios de la canasta, que si bien han aumentado sus precios, han reducido bastante su dinámica, a un nivel de 0,7%. Si uno mira las variaciones del mes (de abril del 2021), encuentra servicios que han reducido sus precios; que pueden ser por cuestiones estacionales, pero también podría estar explicado por una menor demanda, dado que las restricciones limitan tanto la oferta como la demanda”, expresó.

Te puede interesar