fbpx
16 °C Asunción, PY
9 de agosto de 2022

BM estima que el COVID-19 expulsó a alrededor de 100.000 personas de la clase media, en Paraguay

En el 2019, el 43,8% de la población paraguaya pertenecía a la clase media, pero esto probablemente se redujo hasta un 40,6% en el 2020, según el organismo mundial. Advierte que este número habría sido mucho mayor si no se hubiesen implementado los programas sociales y que la pérdida de empleo en el sector industrial será tan alta como la observada en servicios.

El nuevo informe del Banco Mundial, denominado “El ascenso gradual y el rápido declive de la clase media en América Latina y el Caribe”, señala que se espera que la actual crisis global resulte en un fuerte declive en el tamaño de la clase media en la mayoría de los países, lo que hace que América Latina y el Caribe (ALC) vuelva a ser una región de clase media mayoritaria. 

En lo que respecta a Paraguay, el informe menciona que la clase media también fue bastante afectada por el COVID-19, pues estima que, entre el 2019 y 2020, este segmento de la población se redujo hasta en 3,2 puntos porcentuales, al pasar de 43,8 a 40,6%. 

El BM considera que la incidencia de la clase media en nuestro país se ubicó el año pasado en un nivel de 40,6% a 42,3% del total de la población; pero advierte que de no haberse implementado los programas sociales de mitigación de la crisis sanitaria, este rango estaría en 40,1% a 41,7%.

Teniendo en cuenta que el total de la población paraguaya fue de 7.252.672 habitantes en el 2020, el 40,6% de personas que ese año estima el BM que pertenecieron a la clase media representa a 2.944.584 individuos. En el 2019 -cuando la población total era de 7.152.703, según registros del Instituto Nacional de Estadística (INE)-, el 43,8% de clase media estaba constituido por 3.132.883 personas.

Esta diferencia arroja un cálculo de aproximadamente 100.000 personas que pasaron a vivir en condiciones de mayor vulnerabilidad en nuestro país, como consecuencia de la pandemia. Esto coincide con el incremento de la pobreza, que reportó el propio Gobierno y provino del deterioro de los ingresos de las familias antes que del mejoramiento de la situación de personas que viven en la extrema pobreza.

Lea también: Tasa de desempleo aumentó a 8,1% en el primer trimestre del 2021

Según el Banco Mundial, la estimación de ingresos de esta franja oscila entre USD 13 y USD 70 por día. 

A nivel general, en el  2019, la clase media representó el 38% de la población de ALC, o alrededor de 230 millones de personas. Sin embargo, se espera que la crisis mundial del 2020 reduzca la clase media al 37,3% de la población, para una pérdida neta de 4,7 millones de personas.

No obstante, el informe destaca que la pérdida neta proyectada es menor que lo esperado originalmente, debido principalmente al generoso programa de transferencias implementado en Brasil.

“Si bien se prevé que 21,6 millones de personas en ALC perderán estatus de clase media debido a la crisis, alrededor de 17 millones se prevé que se agreguen a la clase media (incluso a través del crecimiento de la población), gracias principalmente a los traslados de emergencia, con brasileños que componen más del 70% de esta ganancia”, resalta el BM. 

Agrega que, sin Brasil, el resto de la región probablemente mostrará una fuerte disminución en el tamaño de la clase media. 

El Banco Mundial también menciona que el bienestar del hogar se verá afectado principalmente por la reducción de los ingresos laborales a través de la pérdida de puestos de trabajo inducida por los confinamientos, especialmente en el sector de servicios.

Agrega que las políticas de cierre y las restricciones de movilidad tuvieron un efecto inmediato en la industria de servicios, ya que obligaron a muchos negocios a cerrar, incluidos restaurantes, tiendas y otras empresas relacionadas con el turismo. 

Además, no todas las empresas estaban preparadas para operar en las condiciones de una pandemia y permanecer abiertas durante meses sin generar ingresos. Por lo tanto, se espera que las mayores pérdidas de empleo en la mayoría de los países se produzcan en los sectores de servicios. 

BM advierte sobre pérdida de empleo en el sector industrial 

En el informe también se menciona que los trabajadores de los sectores industrial y agrícola también se verán afectados, aunque en menor medida. En este punto, el BM dice que en El Salvador y Paraguay, la pérdida de empleo en el sector industrial será tan alta como la pérdida de empleo en los servicios. 

Así también, en lo que respecta a la agricultura, reconoce que es el sector con más trabajadores informales y pobres en ALC, pero que es el menos afectado por la crisis. Según el informe, se espera que Paraguay aumente el empleo en este sector en 8,3%. 

Recuperación

El Banco Mundial también dice en su informe que la recuperación en 2021 en adelante dependerá de los procesos de vacunación y la continuación de las políticas gubernamentales.

Sin embargo, recuerda que la región entró a la pandemia luchando a través de un período de crecimiento estancado y reducción de la pobreza, y ahora tendrá que enfrentar los impactos negativos de la pérdida de escolaridad y experiencia laboral, así como los altos niveles de deuda, todo lo cual podría retardar su recuperación.