fbpx
30 °C Asunción, PY
1 de diciembre de 2021

Confían en que expansión del crédito seguirá en torno al 10%, a pesar de suba de tasas de interés

El Banco Central se encuentra en proceso de reversión en su política monetaria para intentar combatir la inflación por la vía de una tasa de interés más elevada. Sin embargo, Humberto Colmán, director del BCP, confía en que esta política no tendrá un impacto negativo sobre la concesión de créditos, ya que lo que se busca es un equilibrio y no una restricción.

Como consecuencia del elevado nivel de inflación a nivel local e internacional, el Banco Central del Paraguay (BCP) inició meses atrás un proceso de normalización de su tasa de interés de referencia. Si bien esta tasa se encuentra hoy en el orden del 2,75%, se prevé que termine el año en alrededor de 5%, según se ha manifestado en la última publicación del Comité de Política Monetaria (CPM).

Los últimos datos difundidos por la banca matriz en su informe de Indicadores Financieros dan cuenta de que el crédito continúa creciendo a un ritmo del 10,2% en promedio, con mayor aceleración en el caso de los préstamos en moneda local. Con el cambio de sentido de la política monetaria, surge la pregunta de si este ritmo de colocaciones podría verse afectado, ante un costo del dinero más elevado. 

Ante la consulta sobre esta situación, Humberto Colmán, miembro del Directorio del Banco Central, afirmó que los créditos no tendrían que verse afectados necesariamente por el cambio de sentido en la política del CPM. 

Aseveró que, a pesar de los cambios recientes, la tasa de referencia continúa siendo expansiva (al estar por debajo del nivel de inflación interanual de 7,6%) y no debería tener efectos negativos sobre las colocaciones. 

“Yo estimo que no (habrá incidencia negativa) porque hoy nosotros tenemos una posición de política monetaria muy expansiva, apenas en 2,75% está la tasa con las sucesivas subas que tuvimos en los últimos meses, digamos que una tasa normal de política monetaria estaría en torno al 5,5% o un poco más, y entonces todavía estamos un poco atrás”, puntualizó. 

Explicó que la normalización y la suba de tasas no implica necesariamente que el crédito se vaya a ralentizar, sino que va a mantener un ritmo de crecimiento normal, como lo está haciendo ahora a un ritmo cercano del 10%, en moneda nacional un poco más que en moneda extranjera. 

“Creemos que ese es un ritmo saludable que seguramente se va a mantener. Este es un proceso de normalización que no implica restringir recursos, sino más bien llegar a las condiciones normales”, puntualizó el economista.  

Se mantiene la competitividad

Por su parte, Juan Carlos Martín, director del banco Atlas, coincidió en el análisis al afirmar que los créditos se ralentizan más bien cuando no hay proyectos, y que las tasas en Paraguay son muy competitivas para llevar adelante nuevas ideas. Dijo que el tener tasas a precios muy bajos obviamente da un estímulo, pero la viabilidad de los proyectos se sustenta en otros temas, y no solo en el precio del dinero. 

Continuó recordando que Paraguay tiene una inflación que hoy es alta, pero se mantuvo alrededor del 4% (acumulado del año), y que las tasas de interés estaban un poco por encima de eso y nada más. 

“Yo creo que lo que falta es que vengan más inversionistas, de tal forma que se pueda dinamizar la economía y utilizar las grandes reservas que tienen los bancos en el BCP en letras de regulación monetaria para dinamizar la economía y financiar proyectos”, expresó el ejecutivo bancario. 

Finalmente, consideró que otro tema a tener en cuenta es que en la estructura de depósitos en Paraguay, gran parte es a la vista, entonces no se puede disponer de los fondos a la vista para financiar proyectos a plazos relativamente largos, ya que eso sería una irresponsabilidad. “Esto mejoró un poco, pero se mantiene la relación de depósitos a la vista por sobre los depósitos a plazo de una manera importante”, advirtió.

Te puede interesar