fbpx
29 °C Asunción, PY
1 de diciembre de 2021

Diplomáticos advierten necesidad de mantener concursos para conducción de consulados

Bajo la consigna de “la diplomacia no se improvisa”, la Adep busca el rechazo del proyecto de ley impulsado por un grupo de senadores para establecer un cupo político para tareas consulares. Afectados denuncian que no fueron recibidos para ser oídos en este debate parlamentario.

Ante el impulso del proyecto de ley que busca generar un cupo político para cargos consulares del Ministerio de Relaciones Exteriores (MRE), funcionarios de la carrera diplomática han advertido los peligros que puede significar esto para la diplomacia del país. Luego de trece años con concursos públicos como vía de ingreso, resaltaron la importancia de mantener esta práctica. 

Bajo consignas como “la diplomacia no se improvisa”, “el futuro no se sortea” y “no al retroceso del país”, miembros de la Asociación de Funcionarios de la Carrera Diplomática y Consular de la República del Paraguay (Adep) se oponen rotundamente a esta iniciativa. Desde el gremio aducen que no han sido siquiera incluídos en la discusión sobre este asunto. 

“21 años de diplomacia profesional, 13 años de concursos públicos como única vía de ingreso. Los intereses del Paraguay deben ser defendidos por las mujeres y los hombres preparados para ello. La diplomacia no se improvisa, el futuro no se sortea”, apunta el comunicado emitido por la Asociación, que ha recibido el apoyo de sus pares del Brasil, la Asociación y Sindicato de Diplomáticos Brasileros. 

Por su parte, el diplomático y excanciller, Rubén Ramírez Lezcano, calificó como “irracional” la idea de retroceder en el concurso de méritos como única posibilidad de acceso para las funciones. Recordó, que en el 2007, desde la institución se implementó esta dinámica con la finalidad de erradicar la histórica práctica de colocación por cupo político a gente no capacitada para una función tan delicada. 

“Una de las principales razones por las que siendo yo canciller en el 2007 convoqué a concurso en el marco de la ley 1335, y donde la mayor puntuación de valuación de las personas estaba relacionada con una evaluación objetiva de materias que demanda la diplomacia moderna, fue para que la influencia política no tuviera poder de decisión, sino que se eligiera a las mejores personas del país”.

Rubén Ramírez Lezcano, diplomático y excanciller.

Recordó que ya en anteriores ocasiones, coincidentes con la discusión del presupuesto público, se ha intentado este tipo de movimientos legislativos bajo la excusa de que se trata de una “discriminación”. Sin embargo, hizo énfasis en que esta afirmación es absurda, ya que lo que se busca es que la representación diplomática del país esté a cargo de personas con la formación necesaria. 

“Se generaban partidas presupuestarias con los nombres preasignados, y esa es la práctica a la que se quiere volver hoy en día, que justamente tratamos de evitar porque en muchos eventos, por seleccionar a personas que no eran las adecuadas intelectual ni moralmente, nuestra diplomacia pasó papelones. Hace mucho daño este cambio que quieren introducir un grupo de senadores”, expresó. 

Insistió en que no se trata de una cuestión de elitismo, sino de que Paraguay necesita a los mejores hombres y mujeres para una diplomacia cada vez más demandante.