fbpx
20 °C Asunción, PY
5 de agosto de 2021

El 2020 cierra con la inflación más baja de la última década, en 2,2%

Productos importados, cárnicos y farmacéuticos registraron subas de precios a lo largo de los meses, mientras que los combustibles, el transporte y los servicios de alojamiento se encuentran entre los rubros que se abarataron, según BCP.

El Índice de Precios al Consumidor (IPC) cierra el 2020 con una variación de 2,2% anual, según informó este miércoles el Banco Central del Paraguay (BCP).

Este reducido nivel de inflación es el reflejo del impacto de la pandemia de COVID-19 en el consumo de productos y servicios en el país.

La demanda por parte de los consumidores estuvo deprimida a lo largo del año, debido al cese de actividades que se impuso para frenar la propagación del virus, mientras que el miedo al contagio llevó a las personas a reducir su interacción social y, por ende, a gastar menos.

El índice de inflación del 2020 es el más bajo que se registró en la última década, pues la ocasión más reciente en que se observó un resultado inferior fue en el 2009, cuando la variación fue de 1,9%.

Además, suman tres años consecutivos en que el IPC se ubica por debajo del centro de la meta de 4%, ya que en 2018 y 2019 las variaciones anuales fueron de 3,2% y 2,8%, respectivamente.

Aun así, el BCP logró ubicar a la inflación dentro del rango de 2% a 6% en que permite fluctuar a este indicador, luego de que meses atrás considerara la posibilidad de no alcanzar siquiera el piso de este rango meta.   

La corrección al alza que se aplicó a la proyección de inflación para el 2020, y fue confirmada con el resultado final de la medición, se relaciona con el mayor dinamismo que adquirió el mercado con la reapertura gradual de la actividad, tras la estricta cuarentena que se dispuso entre abril y junio pasados.

El repunte del consumo estuvo acompañado de la apreciación que experimentó el dólar y su efecto en los precios de productos importados.

La inflación mensual de diciembre fue de 0,6% y en noviembre los precios habían subido en 0,7% desde el mes anterior. Se mantuvo así la tendencia de variaciones positivas que inició en julio, luego de que abril, mayo y junio reportaran deflaciones mensuales consecutivas, o caída de precios.

Lea también: BCP vaticina aumento de la inflación desde el segundo trimestre del 2021

Rubros con subas

A lo largo del año, entre los productos que experimentaron las subas más pronunciadas de precios se encuentran los importados, como automóviles y camionetas, que registraron variaciones de 13,3% y 10,5%.

Las carnes también se encarecieron, en 4,5% en el caso de los cortes vacunos y 13,7% en el de aves, mientras que las pastas alimenticias y arroz subieron 15,9%.

Los productos farmacéuticos, por su parte, anotaron una suba de precios de 7,8% respecto a cómo se encontraban en el 2019, en un contexto de mayor demanda propia de una emergencia sanitaria.

Los servicios de televisión prepaga se encarecieron en 4,5%, en un año en que la población permaneció más tiempo en sus casas por el confinamiento anti-COVID, y los servicios de higiene para el hogar subieron sus precios en 3,1%.

Productos con baja de precios

Por otro lado, los combustibles figuran como el rubro con la mayor caída de precios, de -11%, seguidos de los servicios de alojamiento, que se abarataron en -6,4%, y el transporte urbano de pasajeros, con una baja de -3,8%.

Cabe recordar que las actividades relacionadas con el traslado de personas estuvieron entre las más perjudicadas por la pandemia, lo cual explica la mencionada variación negativa de estos precios.

Las cervezas, azúcar y edulcorantes, leche líquida y quesos, por su parte, son los rubros alimenticios que bajaron sus precios, en niveles de -1,6% a -6,2%.