fbpx
16 °C Asunción, PY
2 de octubre de 2022

Inflación de 12 meses escapa del control del BCP y se ubica en 6,4%, con sesgo al alza en proyección para cierre del año

Con una fuerte influencia de los alimentos y combustibles, la variación de precios de la canasta básica se ubicó por encima del rango meta de la banca matriz. Apuntan a la base comparativa baja del año pasado y al elevado precio de materias primas como los principales motivos del encarecimiento de la canasta básica.

La variación interanual del Índice de Precios al Consumidor (IPC), medido por el Banco Central del Paraguay (BCP), se ubicó en septiembre de este año por encima del techo del rango meta de la institución. 

Esta situación se da por primera vez desde que se implementa a plenitud el esquema de metas de inflación, debido a la influencia del elevado precio de los alimentos en general y la carne vacuna, en particular. 

Según el reporte correspondiente a septiembre, la inflación mensual fue del 1%, con lo que se acumula en el año una variación del 4,6% en el IPC. De este modo, la inflación de 12 meses se ubicó en la línea de 6,4% y superó al límite de 6% del rango en que la banca matriz deja fluctuar a este indicador. 

Cabe recordar, en este sentido, que la proyección oficial de inflación para el 2021 es hasta el momento del 4%, pero esta sería corregida próximamente, según se adelantó desde el BCP. 

La única ocasión, durante la implementación plena del esquema de metas, en que se reportó una inflación interanual superior a la de septiembre de este año fue en 2014, cuando la variación fue de 7% en mayo.

En el 2020, la inflación de 12 meses estuvo fuera del rango meta por varios meses, pero por debajo del mínimo de 2%. Durante el periodo de efectos más severos de la cuarentena que se dispuso para frenar la expansión del COVID-19, mayo a octubre, la variación de precios comparada con el mismo mes del año anterior estuvo entre 0,5% y 1,7%, para cerrar el ejercicio anual en 2,2%.

Incesante aumento de precios

En términos interanuales, uno de los mayores impactos del encarecimiento de la canasta básica familiar en septiembre del 2021 se dio por el lado de los bienes alimenticios, que tuvieron una variación promedio de 13,6% y de 15% al excluir frutas y verduras.

La carne vacuna tuvo una de las principales variaciones en este sentido, con un aumento del 26,3% teniendo en cuenta los últimos 12 meses, según informó la banca matriz. 

Al considerar los distintos cortes de carne vacuna, se registró un crecimiento de hasta el 31,7% en términos interanuales, en el caso del lomo. En lo que respecta a cortes populares como la carnaza de segunda y la carne molida de segunda, se registraron aumentos de hasta el 27% en los últimos doce meses, mientras que los cortes usualmente utilizados en parrilla aumentaron su precio en el orden del  23%.

Además, los combustibles acumulan en el último año un aumento de 22,4% en el precio promedio, con todo el efecto que esto genera en la cadena productiva y comercial. Por su parte, la carne de aves tuvo un aumento del 32,9% en este periodo.

Al ser consultado sobre este asunto, Miguel Mora, economista jefe de la banca matriz, apuntó que el 2020 dejó una base comparativa muy baja por la caída abrupta del consumo en el marco de la pandemia. Dijo que a esto se le debe sumar el “efecto rebote” en el precio de las materias primas en todo el mundo, lo que ha perjudicado también a los precios de productos importados en Paraguay. 

“Hacia adelante la inflación probablemente esté un poco más arriba de lo que nosotros estábamos, pensando en el mes de julio. Esto no solo sorprende a nuestras proyecciones sino a muchas otras, dado que muchos aumentos de precios de commodities se trasladaron al mercado con la caída importante que se dio en la cantidad de muertes y de infectados de COVID-19”, puntualizó. 

Añadió que el proceso de normalización de la tasa de política monetaria continuará en el mes de octubre, aunque admitió que una convergencia hacia el centro de la meta de inflación será imposible antes de la finalización del año, por lo que próximamente se estaría corrigiendo la proyección oficial de la banca matriz. 

Aseveró que el caso paraguayo no es el mismo que el de Brasil, donde la inflación ha sido más elevada, por lo que no es necesario subir la tasa de política monetaria en los mismos niveles. No obstante, insistió en que, en los próximos meses, la tasa de interés del BCP irá convergiendo hacia un campo más restrictivo para intentar hacer frente a la inflación. 

Lea también: ¿Por qué la política monetaria sigue siendo expansiva, si ya está subiendo la tasa de interés?

“Yo no diría que es gradual, no muchas veces hemos actuado de esta forma y actualmente vemos aumentos de precio, pero están bastante focalizados en dos productos que son alimentos y combustibles. Si miramos servicios, están creciendo a 1,5% y si miramos la inflación núcleo, es del 3,9%. Lo que se ve en Brasil es que la inflación total y la núcleo se encuentran por encima del techo de su rango meta”, puntualizó.