fbpx
10 °C Asunción, PY
12 de junio de 2021

Proyecto de ley para eximir visas a ciudadanos norteamericanos ya cuenta con media sanción

La iniciativa busca incentivar la recepción de turistas desde Estados Unidos, Canadá, Australia y Nueva Zelanda. De esta manera, se eliminaría la política de “reciprocidad” en el pago de visado para facilitar la llegada de personas. Está pendiente el estudio en Senadores.

La Cámara de Diputados aprobó el proyecto de ley “Que establece medidas temporales para incentivar la reactivación turística y la apertura de Paraguay al mundo”. El mismo establece una consigna largamente pedida por el sector turístico y hotelero de nuestro país, que es la eliminación de la “reciprocidad” en la exigencia de pago de visas para el ingreso de extranjeros. 

De esta manera, ciudadanos estadounidenses, canadienses, australianos y neozelandeses podrían ingresar al Paraguay sin el visado de pasaporte que históricamente se ha pedido por una cuestión de reciprocidad, ya que estos países limitan el ingreso a paraguayos. Sin embargo, la eximición de estos USD 160 por turista podría generar beneficios mucho mayores a nuestro país, según los impulsores del proyecto. 

Uno de los principales impedimentos para el avance de este proyecto ha sido siempre la cuestión presupuestaria, ya que el cobro de estas visas representa un ingreso aproximado de USD 2 millones para el Ministerio de Relaciones Exteriores. Sin embargo, la necesidad de la reactivación de todos los sectores económicos posibles para la post pandemia ha impulsado esta media sanción. 

Según se afirmó desde Diputados, son 60.000 turistas aproximadamente los que llegan al año hasta la zona de la frontera entre Argentina, Brasil y Paraguay, pero solo el 1% cruza a nuestro país por la exigencia de este visado. De esta manera, se eliminan las posibilidades del ingreso de consumidores para el turismo, la gastronomía y los hoteles.  

Tras su aprobación en Diputados, el proyecto de ley ya fue remitido a la Cámara de Senadores, donde deberá ser estudiado en la continuidad del proceso parlamentario para su aprobación.