fbpx
25 °C Asunción, PY
12 de abril de 2024

Expertos en Argentina prevén una inflación mayor al acuerdo del país con el FMI

Buenos Aires, 4 mar (EFE).- Los analistas que mensualmente consulta el Banco Central argentino para su informe de expectativas de mercado mantuvieron en 55 % interanual su pronóstico de inflación para diciembre de 2022 en el país suramericano, por encima de las proyecciones del nuevo acuerdo que alcanzó con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Este pronóstico a través del informe de Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), publicado este viernes, corresponde al análisis de la última semana de febrero de 2022.

En tanto, se encuentra por encima del rango de inflación entre el 38 % y el 48 % previsto en el acuerdo alcanzado por Argentina con el «staff» del FMI para refinanciar una deuda de 45.000 millones de dólares y cuyo contenido fue remitido este viernes al Parlamento argentino para su aprobación legislativa.

La proyección privada sobre la evolución de los precios minoristas para 2023 también se mantuvo en 45 %, por encima del rango de 34 a 42 % previsto en el acuerdo con el FMI.

La inflación argentina, de las mayores de Suramérica, fue en enero de 2022 del 50,7 %, según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), que el 15 de marzo próximo revelará el índice de precios al consumidor de febrero de 2022.

Por otro lado, los expertos mantuvieron la expectativa de que el PIB crecerá en 2022 un 3 % y proyectan que en 2023 el PIB crezca 2,2 %.

Las proyecciones de mercado también difieren del acuerdo con el FMI, que prevé que el PIB de Argentina, que el año pasado se recuperó 10,2 %, crecerá este año entre el 3,5 y el 4,5 % y en 2023, entre el 2,5 % y el 3,5 %.

Por otra parte, para diciembre de 2022, los expertos proyectan un tipo de cambio nominal de 154,37 pesos por dólar estadounidense, frente a un valor de 108,13 pesos por dólar al cierre de este viernes en el mercado oficial mayorista de Argentina.

En materia cambiaria, el acuerdo con el FMI establece políticas encaminadas a mantener un tipo de cambio real competitivo pero sin «movimientos bruscos» en las cotizaciones.