fbpx
10 °C Asunción, PY
26 de mayo de 2024

Colombia agradece al BID su apoyo a la «transformación productiva»

Bogotá, 26 ene (EFE).- El ministro de Hacienda y Crédito Público de Colombia, José Antonio Ocampo, agradeció este jueves al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) su apoyo a la «transformación productiva» en el marco de la puesta en marcha de una estrategia de «reindustrialización» que se lanzará el próximo febrero.

«El apoyo que nos está dando el BID al desarrollo productivo (…) es un buen apoyo a la estrategia de reindustrialización que estará lanzada, yo creo, en el mes de febrero», manifestó el ministro durante la presentación, en Bogotá, del informe del BID «Nuevos horizontes de transformación productiva en la región andina».

Esta estrategia de transformación, según Ocampo, se enfoca en tres ejes: la estrategia de industrialización para impulsar la exportación, la estrategia del sistema de bancos de desarrollo y la economía verde.

Por su parte, el gerente general para los países andinos del BID, Tomás Bermúdez, aplaudió la política de transición energética por la que aboga el Ejecutivo colombiano para dejar de ser dependiente de los hidrocarburos, ya que se alinea con el compromiso de alcanzar cero emisiones netas de carbono para el año 2050.

Sin embargo, Bermúdez fue claro en recordar que, en el marco del aceleramiento de las metas de descarbonización de cara a 2050, «los países andinos y Colombia en particular» podrían enfrentar «pérdidas considerables en su potencial de crecimiento si no diversifican su matriz productiva».

EL COBRE, UNA OPORTUNIDAD

El estudio del BID presentado este jueves apunta que la región andina tiene un «potencial no desarrollado» en materia de minerales necesarios para la transición que «hoy representan el 20 % de las exportaciones», como el cobre o el litio.

Metales como el cobre, el níquel y el estaño son básicos para el almacenamiento de energía en baterías, junto con el litio y el aluminio, detalla el documento. El cobre también tiene aplicaciones en la generación de energía solar, eólica, redes eléctricas e hidroenergía.

Para Ocampo, el cobre es una de las grandes «oportunidades» que tiene Colombia en el marco de la transición energética, cuya producción, en comparación con el resto de países de la región andina, es muy escasa.

DESAFÍOS

En cuanto al sector agropecuario, que creció a una tasa del 2 % mientras el PIB colombiano caía fuertemente en el año 2020, Ocampo reconoció que aunque su país sea líder en la región «hay mucho más que hacer» para «diversificar la oferta».

Por su parte, el BID señaló como desafíos del sector que explican su «ineficiencia», la baja densidad de las carreteras que multiplican los costes de transporte y limitan la competitividad en el mercado internacional; así como el acceso a la energía que, en el caso colombiano, se ve afectado por la variabilidad meteorológica.

Como principal sector empleador, pero de poca productividad, la rama de los servicios fue otro de los temas abordados en la presentación donde se insistió en la necesidad de incentivar la formalización y la potenciación del turismo.

Al respecto, Ocampo reivindicó el ecoturismo como «una mina de oro» para Colombia que ofrece grandes oportunidades en viejas zonas de conflicto donde, a su vez, se le abre la puerta al empleo joven de la gente del campo.

You cannot copy content of this page