fbpx
24 °C Asunción, PY
12 de abril de 2024

El Senado de Argentina inicia la discusión del nuevo acuerdo con el FMI

Buenos Aires, 14 mar (EFE).- El Senado de Argentina inició este lunes el tratamiento en comisiones del acuerdo alcanzado por el Gobierno de Alberto Fernández y el «staff» del Fondo Monetario Internacional (FMI) para refinanciar deudas por unos 45.000 millones de dólares y que ya fue aprobado por la Cámara de Diputados con el rechazo de parte del oficialismo.

En una reunión de la comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara Alta, el proyecto de ley que autoriza al Ejecutivo a firmar un nuevo acuerdo con el FMI fue defendido por el ministro de Economía argentino y negociador principal del entendimiento, Martín Guzmán, y el jefe de Gabinete del Ejecutivo, Juan Manzur.

«Se negoció un programa de facilidades extendidas, cuyo perímetro de financiación equivale a lo que fue el préstamo stand by de 2018, de unos 44.500 millones de dólares», explicó Guzmán.

El pasado 3 de marzo, el Gobierno argentino y el «staff» del FMI anunciaron un acuerdo para un nuevo programa de facilidades extendidas que prevé desembolsos totales por unos 45.000 millones de dólares para que Argentina pueda afrontar los pesados vencimientos con el propio organismo entre este año y 2024 derivados del acuerdo «stand by» firmado en 2018, durante el Gobierno de Mauricio Macri (2015-2019).

Para entrar en vigencia, el acuerdo debe ser primero aprobado por las dos cámaras del Congreso argentino y luego por el directorio del Fondo.

El Gobierno argentino aspira a que el acuerdo esté vigente para el próximo día 22 y cuente ya para entonces con un primer desembolso por parte del FMI para poder afrontar ese día un vencimiento de capital con el organismo por unos 2.800 millones de dólares.

«Tenemos que superar esta espada de Damocles que tiene la Argentina con estos vencimientos que están próximos en 2022 y 2023, objetivamente imposibles de cumplir», afirmó Manzur, quien alentó a «evitar el default» por «todos los medios».

ESPINOSO DEBATE

El acuerdo con el FMI ha desatado un espinoso debate entre el Gobierno y la oposición y en el seno del propio oficialismo.

De hecho, el Ejecutivo debió ceder a la exigencia de Juntos por el Cambio, la mayor coalición opositora, y excluir del proyecto de ley los memorandos acordados con el Fondo respecto a las metas y las políticas económicas a adoptar.

Así, la iniciativa solo autoriza al Ejecutivo a realizar operaciones de crédito con el FMI para poder refinanciar la deuda contraída en 2018, mientras que las políticas incluidas en el programa con el Fondo, cuya ejecución es responsabilidad del Gobierno, quedan sin aval político.

En la Cámara de Diputados el proyecto así planteado fue aprobado el último viernes por 202 votos a favor, 37 en contra y 13 abstenciones, gracias al acompañamiento mayoritario de Juntos por el Cambio y buena parte del oficialista Frente de Todos que argumentaron que era preferible un acuerdo que incluye ajustes a caer en cesación de pagos.

Sin embargo, con 28 votos en contra y 13 abstenciones, el sector más duro del kirchnerismo alineado con la vicepresidenta argentina y titular del Senado, Cristina Fernández, no avaló en Diputados el acuerdo con el FMI.

Tras la aprobación del proyecto en Diputados, Cristina Fernández cuestionó al FMI.

Guzmán destacó este lunes el hecho de que «por primera vez en la historia de Argentina» se debata en el Parlamento un acuerdo con el FMI y alentó a aprobar el entendimiento «en los tiempos y en las formas que le permitan al país, en un contexto global tan difícil, poder seguir construyendo certezas».

NUEVO PROGRAMA

Entre uno de sus principales objetivos, el nuevo programa busca atacar la persistente alta inflación de Argentina (50,9 % en 2021) a través de una estrategia múltiple que implica una reducción de la financiación monetaria del déficit fiscal y un nuevo marco de política monetaria, con tipos de interés reales positivos para apoyar la financiación al Tesoro a través del mercado doméstico.

Establece además una reducción gradual del déficit fiscal primario, desde el equivalente al 3 % del producto interno bruto (PIB) en 2021, al 2,5 % este año, el 1,9 % en 2023 y el 0,9 % en 2024.