fbpx
33 °C Asunción, PY
22 de enero de 2022

Paraguay pierde USD 237 millones cada año por eventos climáticos extremos, según BM

La falta de atención al componente ambiental nos cuesta 1% del PIB, en promedio, y 5% del PIB agrícola, advierte el organismo multilateral. Instan a incluir al desarrollo sostenible e inclusivo en el plan de recuperación económica post-pandemia.

Al ser una economía altamente dependiente de sus recursos naturales y tener amplios sectores de su población fuertemente expuestos a los efectos del cambio climático, Paraguay enfrenta una situación particularmente crítica para avanzar hacia un desarrollo verde e inclusivo.

En este contexto, la pandemia de COVID-19 y la planificación de la recuperación generan una oportunidad para incorporar el componente de sostenibilidad al modelo económico del país.

En esta reflexión coincidieron Matilde Bordón y Jordán Schwartz, representante residente y director País del Banco Mundial (BM) en Paraguay, respectivamente. Fue durante su participación en el ciclo de seminarios “Semana de la Economía Verde”, organizado por el Banco Central del Paraguay (BCP) y el Ministerio de Hacienda, conjuntamente con el organismo multilateral.  

Schwartz informó que en las últimas dos décadas, las pérdidas de producción generadas por eventos climáticos extremos en Paraguay ascendieron a un promedio de USD 237 millones por año, monto que representa alrededor del 5% del producto interno bruto (PIB) agrícola o 1% del PIB global del país.

“La degradación ambiental y el cambio climático pueden tener impactos severos sobre la prosperidad de los países. Además, suele tener efectos especialmente severos en los más vulnerables, tienen menos herramientas para protegerse, por eso necesitamos cambios estructurales que nos ayuden a reducir la pobreza e impulsar la prosperidad compartida de una manera sustentable”, expresó.

«Buscamos una recuperación económica resiliente e inclusiva, que incorpora las necesidades de las próximas generaciones, no solamente la actual de volver a crecer».

Jordán Schwartz, Banco Mundial

Advierte que el modelo económico actual de Paraguay ha tenido un alto costo en recursos naturales, ya que depende de ellos para las actividades de agricultura y producción de energía – los principales rubros de exportación del país – y pone en peligro la sostenibilidad a largo plazo, al contar con sectores muy vulnerables ante este flagelo – pequeños agricultores y asentamientos informales ribereños –.

“Los nuevos fenómenos climáticos han aumentado en cantidad e intensidad, una vulnerabilidad que no podemos ignorar. La ciudad capital y las capitales departamentales siguen creciendo, requieren planes, inversiones sustentables para ofrecer servicios y una calidad de vida apropiada para un país que se está desarrollando tan rápido y de una manera tan importante”, agregó.

La oportunidad de la pandemia

Matilde Bordón reconoció, por su parte, que hablar de cambio climático y crecimiento verde no es una novedad, pero que la pandemia y los últimos eventos climáticos “nos han puesto directamente en contacto con la realidad y el impacto que nos traen estos temas a la vida del día a día, a todos los ciudadanos y como sociedad”.

Recalcó que este contexto internacional genera a los países la oportunidad de repensar su modelo económico, e instó a incorporar los temas de desarrollo sostenible e inclusivo en los planes de recuperación económica post-COVID

«Los impactos son tangibles, ambas crisis – la climática y la de la pandemia – están exacerbando las desigualdades existentes y afectando el crecimiento».

Matilde Bordón, Banco Mundial

“Los programas de recuperación que prioricen la productividad, la inclusión y la resiliencia a los efectos climáticos son los que van a conducir a una mayor competitividad, innovación, generen nuevos empleos y tiendan a reconstruir la confianza en los gobiernos y en las instituciones”, aseveró.

Considera que un país “joven y dinámico” como Paraguay puede aprovechar esta crisis como una oportunidad para instalarse en el mundo como una nación que lleva adelante políticas de crecimiento verde, que son sostenibles, inclusivas y cuidan a sus recursos naturales. “Vemos en Paraguay un enorme potencial”, exclamó.

Inédito encuentro  

La Semana de la Economía Verde es de las primeras conversaciones que reúnen a altas autoridades del Gobierno paraguayo con representantes del sector privado, la sociedad civil y expertos internacionales, con el objetivo de pensar el futuro según las nuevas perspectivas de sostenibilidad, valoró Bordón.

Las ponencias continuarán hasta este viernes 18 de diciembre, de 18:30 a 20:00, en modo online. Se tratarán temas como experiencias, estrategias y políticas que pueden crear las condiciones para incrementar las inversiones y la transición hacia la economía verde en Paraguay, con énfasis en las ciudades inclusivas e innovadoras; la producción rural y los mercados del futuro; la producción de energía verde; las experiencias, oportunidades, y desafíos hacia una economía verde y el análisis del sector financiero sobre el área.

«Un camino con inmensas oportunidades, para capitalizarlas se requiere de una nueva comprensión social, construir y trazar un modelo de desarrollo económico más sustentable”.

José Cantero, BCP

El presidente del BCP, José Cantero, anunció el compromiso gubernamental de contribuir en la construcción de una sociedad cada vez más eficiente, sustentable y competitiva.

“Los retos que enfrenta nuestro planeta apuntan claramente y con fuerza hacia una dirección: la necesidad de transformar nuestras economías hacia una más verde y sustentable», manifestó.

El ministro de Hacienda, Oscar Llamosas, aseguró que las medidas establecidas en el plan de recuperación económica Ñapu’ã Paraguay ofrecen oportunidades para la transición hacia una economía verde, con bajas emisiones de carbono, mayor eficiencia en el uso de los recursos naturales y transformaciones necesarias para el alcance de la sustentabilidad.

«La pandemia nos brinda la oportunidad de impulsar la economía de manera diferente. Los efectos causados por el COVID nos presentan una nueva manera de pensar el país».

Óscar Llamosas, Ministerio de Hacienda

“Se deben desarrollar nuevas capacidades enfocadas en la economía circular, innovando procesos en la cadena de producción e implementando logística inversa donde se materialice la reducción de desperdicios”, indicó.