fbpx
16 °C Asunción, PY
20 de mayo de 2024

Claves para invertir en la bolsa de valores

La bolsa de valores es un mercado donde se compran y venden acciones y otros activos financieros y donde las empresas buscan financiamiento, mientras que los inversores buscan obtener ganancias.
Para cotizar en bolsa, las empresas deben cumplir ciertos requisitos y conocer los principales mercados bursátiles del mundo, como la Bolsa de Nueva York, la Bolsa de Tokio y la Bolsa de Londres.

La bolsa de valores es el mercado en el que se reúnen compradores y vendedores, para negociar acciones y otros activos financieros, ya sea en renta fija como variable. 

Estos activos pueden ser bonos públicos o privados, fondos cotizados o ETF, entre otros valores. Las compañías que cotizan en la bolsa en busca financiación, obtienen capital por la venta de sus acciones, mientras que los inversores que buscan rentabilizar su dinero, consiguen liquidez al convertirse en accionistas.

En este sentido, es importante entender que una acción es un título que representa una parte proporcional del capital de una compañía. Por ende, los accionistas son propietarios de un porcentaje del negocio.

CONDICIONES PARA COTIZAR

Para que una empresa cotice en bolsa debe cumplir con una serie de requisitos, como demostrar solvencia económica y transparencia ante el ente regulador. 

Entre los principales mercados de valores del mundo, por su capitalización bursátil, se encuentran la Bolsa de Nueva York (New York Stock Exchange), la de Tokio (Tokyo Stock Exchange) y la de Londres (London Stock Exchange).

Lo primero que se debe tener en cuenta antes de invertir en la bolsa de valores, es organizar las finanzas. 

Por otro lado, es importante conocer los ingresos, gastos, ahorros y deudas, ya que esta información servirá para identificar con certeza si se cuenta con los recursos disponibles para invertir en un mercado bursátil. 

Esta información también servirá para que el inversor tenga una planificación económica a futuro, puesto que la bolsa es considerada un instrumento de inversión a mediano y largo plazo.

Tras valorar la disponibilidad de una cantidad de dinero para invertir en bolsa, el siguiente paso es informarse sobre el funcionamiento del mercado bursátil. Consultar a profesionales del sector, leer medios especializados o realizar alguna formación al respecto puede ayudar a resolver las dudas que puedan surgir. 

Por otro lado, es de ayuda conocer algunas cuestiones de importancia que definen al perfil de inversor, como el objetivo financiero, el tiempo o tolerancia al riesgo. Actualmente, existen aplicaciones y portales webs en los que se puede crear una cuenta únicamente para simular operaciones financieras y familiarizarse con el entorno.

QUÉ ACONSEJAN LOS EXPERTOS

Cuando se invierte en acciones, generalmente se espera que la empresa crezca y obtenga buenos resultados a lo largo del tiempo. Diversificar la inversión es el consejo más frecuente que suelen dar los expertos sobre este punto.

Por otro lado, combinar diferentes empresas, sectores, tipos de activo o zonas geográficas es una estrategia para que todo el capital no quede expuesto a un mismo mercado. 

Es clave, además, construir una cartera diversificada a partir de acciones, pero requiere una inversión y una investigación considerables.

La bolsa refleja las realidades y expectativas empresariales y, por lo tanto, la situación económica de un país. Desastres ambientales, crisis políticas o conflictos bélicos, entre otros, son factores que pueden afectar el desempeño de las compañías y que se refleja en la cotización de sus títulos en bolsa.

Por esto, también se puede optar por aquellos productos financieros que, además de ofrecer rentabilidad, tienen un impacto positivo en el entorno. Se trata de inversiones sostenibles que tiene en cuenta criterios ambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG por sus siglas en inglés).

EN QUÉ INSTRUMENTO INVERTIR

En cuanto al tipo de activo financiero en el que invertir, los expertos explican que dependerá, principalmente, de la capacidad de inversión y perfil de riesgo. Es decir, de cuánto tiempo el inversor está dispuesto a esperar para recibir las ganancias y en qué momento. 

Por otra parte, resaltan que a través de las acciones, por ejemplo, se puede obtener beneficios de posibles resultados positivos de una compañía a mediano y largo plazo, al mismo tiempo que se vende la participación en el momento que se necesite liquidez. 

En cambio, para productos como los bonos, existen plazos establecidos para la devolución de las ganancias y el capital invertido. Generalmente entre 5 y 10 años.

Disponer del capital para invertir, entender cómo funciona la bolsa y elegir el tipo de activo financiero más adecuado para el perfil inversor es, a grandes rasgos, una primera fase a la hora de incursionar en los mercados bursátiles. 

La segunda sería saber cómo gestionar los activos cuando ya se ha invertido según los objetivos marcados.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You cannot copy content of this page