fbpx
41 °C Asunción, PY
22 de enero de 2022

Violencia económica hacia las mujeres: ¿En qué consiste y cuáles son las señales?

Impedimento para realizar actividades laborales fuera del hogar, despojamiento del dinero u objetos de valor, control sobre los recursos económicos, ofrecer un salario menor por igual trabajo. En este artículo te explicamos más sobre este flagelo del que son víctimas muchas mujeres de nuestro país.

Cada 25 de noviembre se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. En esta fecha, cada año, mujeres de todo el mundo marchan para reclamar políticas públicas para la erradicación de este flagelo que es considerado una violación de los derechos humanos.

Según la investigación “Los costos-país de la violencia contra las mujeres en Paraguay” (GTZ, 2017), la violencia contra las mujeres en relaciones de pareja afecta a 36 de cada 100 mujeres paraguayas, ocasionando al país un costo de USD 1.450,6 millones, el equivalente al 5,12% de su Producto Bruto Interno (PIB).

La investigación detalla que los tipos de violencia más frecuentes son la psicológica (35,2%), la económica (16,1%),  la física (13%) y la sexual (7,3%).

La investigación menciona también que hay mayor prevalencia de violencia física y sexual en las zonas rurales, mientras que la violencia emocional y la económica son más frecuentes en las zonas urbanas. 

“Estos resultados muestran que la violencia contra las mujeres está presente en todas las zonas geográficas del país y que en el área urbana las mujeres no están libres de violencia, sino que ésta se ha vuelto más sofisticada y encubierta”, enfatiza el documento. 

En el estudio también se menciona que este flagelo es un freno para el desarrollo económico, por cuanto destruye la productividad y el capital de las mujeres tanto a nivel individual, de hogar, comunitario, e irroga enormes perjuicios socioeconómicos al Estado.

Teniendo en cuenta que gran porcentaje de las mujeres paraguayas sufren de violencia económica, en este artículo explicamos en qué consiste y sus características. Además, mencionamos los otros tipos de violencia contra las mujeres. 

¿Qué es la violencia económica?

La violencia económica es toda acción u omisión del agresor que afecta la supervivencia económica de la víctima, es decir, consiste en lograr o intentar conseguir la dependencia financiera de otra persona, manteniendo para ello un control total sobre sus recursos financieros, impidiéndole acceder a ellos  o incluso prohibiendo trabajar.

Este tipo de violencia usualmente se reproduce en el ámbito familiar, siendo una forma de control en contra de las mujeres; se muestra a través de la agresión producida por la persona que ostenta el dominio económico, la manipulación para gestionar los gastos o la privación de recursos.

Así también, puede manifestarse en la convivencia familiar y de pareja, cuando al tener una dependencia económica con el cónyuge o concubino, se impide tomar decisiones sobre la economía del hogar, o cuando se exige dar cuenta a la pareja acerca de todo lo que se gasta, aun cuando la persona afectada gane sus propios recursos o asumen solas el cuidado y la manutención de los hijos e hijas.

Despojamiento del dinero u objetos de valor, control en horas de entrada al trabajo o pedir permiso para hacer el gasto, destrucción o retención de objetos, documentos personales, bienes, valores, derechos patrimoniales, también forman parte de la violencia económica. 

Este tipo de maltrato también se puede vivir en el ámbito laboral, ya que muchas veces a las mujeres se les ofrece un salario menor por igual trabajo y dentro de un mismo centro laboral, en comparación con un colega masculino. Incluso, existen empresas que solicitan pruebas de embarazo a una postulante al empleo, o jefes que limitan un ascenso laboral por el hecho de ser mujer.

La violencia contra las mujeres adopta muchas formas

Es importante mencionar que existen otros tipos de violencia contra las mujeres como la familiar, psicológica, sexual, contra los derechos reproductivos, laboral, política, intrafamiliar, obstétrica, mediática, telemática, simbólica, institucional, contra la dignidad, entre otras. 

En este punto, cabe señalar que nuestro país aprobó, en el año 2016, la Ley N° 5777 de Protección Integral a las Mujeres, contra toda forma de violencia. De esta manera, Paraguay se unió a los países que han adoptado normas de segunda generación, es decir, leyes que reconocen la violencia contra las mujeres más allá del ámbito doméstico o de relaciones de pareja, ampliándola a formas de violencia expresadas también en espacios comunitarios y/o estatal. 

No obstante, las autoridades reconocieron que si bien en nuestro país se dan dado avances, el desafío es aún grande para lograr la erradicación de la violencia contra las mujeres. En este sentido, el Ministerio Público dio a conocer las denuncias que ha recibido y los casos que han atendido. 

Casos atendidos por el Ministerio Público

El Ministerio Público detalló que cada año debe atender cerca de 94.000 casos contra mujeres, niñas y adolescentes. Aseguraron que se registran más de 26.600 victimas de violencia familiar, más de 1.100 casos de coacción sexual y violación (mujeres adultas), más de 1.500 delitos informaticos, entre otros hechos.

En este sentido, desde la citada entidad informaron que cuentan con solo 60 psicólogos a nivel país y 86 médicos forenses (clínica forense), por lo cual, las evaluaciones psicológicas y Cámara Gesell pueden llegar a tardar entre dos a tres meses, por la saturación de casos.

Además, se cuenta a nivel país con solo ocho unidades especializadas de violencia familiar, cinco unidades aspecializadas de trata de personas y una sola unidad especializada para casos de abuso sexual infantil.

“Estos datos no contemplan los subregistros. Por tanto, se requiere de más agentes fiscales para unidades especializadas, psicólogos, médicos forenses, y peritos, en atención a la cantidad de casos registrados solamente en estos capítulos más sensibles”, acotaron.

Políticas y protocolos para evitar violencia hacia las mujeres

Por otra parte, desde Jobs, empresa de gestión de recursos humanos, sostienen que la prevención de la violencia hacia las mujeres en el ámbito laboral es uno de los temas más importantes que deben considerar las empresas, debido a los múltiples beneficios que trae consigo como la mejora en el desempeño laboral de sus colaboradores/as, aumento de los beneficios económicos, además del fortalecimiento de la imagen corporativa.

Aseguraron que, hoy en día, cada vez más empresas tienden a implementar protocolos y realizan campañas de concienciación, tanto en varones como en mujeres, sobre la importancia de contar con una política que promueva la igualdad y combata la violencia contra las mujeres. 

En esta línea, en el país, actualmente crece la cantidad de empresas que optan por capacitarse y recibir asesoramiento por parte de consultoras especializadas en la implementación del programa de capacitación Empresa Segura, libre de Violencia y Discriminación contra las Mujeres, adecuándose y cumpliendo con todos los requisitos que les permita recibir este Sello de Empresa Segura, que es otorgado por el Ministerio de la Mujer, después de haber cumplido una serie de ítems para dicha certificación. 

Manuel Argüello, analista de inteligencia empresarial de Jobs, explicó la importancia de llevar adelante estas políticas en las empresas, pues brinda una mayor seguridad en el ambiente laboral.

Manuel Argüello, analista de inteligencia empresarial de Jobs.

Mencionó que algunas de las recomendaciones que realizan a las empresas para que puedan obtener esta certificación -revisada cada dos años-  son: 

  • En el ámbito organizacional: adecuación de códigos de ética y políticas internas para el personal.
  • En la práctica empresarial: cumplimiento de la legislación, personal capacitado y rutas de apoyo para los casos.
  • En la sociedad: principalmente campañas de información y activaciones.

Otras prácticas que hacen que las empresas puedan contribuir a lograr un ambiente laboral más igualitario y sin discriminación es la instalación de una sala de lactancia materna, adecuada a las necesidades de las colaboradoras que son madres, también la equidad de género en los puestos de relevancia dentro de la empresa.

Asimismo, Argüello mencionó que el programa de capacitación Empresa Segura cuenta con un módulo de masculinidades, donde se reflexiona sobre el proceso de deconstrucción del género masculino tradicional y su comportamiento violento hacia las mujeres.

Ventajas de ser una empresa libre de violencia

Sobre las ventajas que obtienen las empresas participantes del Sello Empresa Segura, Karina González, coordinadora general de Información en RRHH de Jobs, expresó que, por un lado, reciben el reconocimiento por los esfuerzos que realizan para garantizar condiciones laborales sobre igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, así como prohibir la discriminación, y promover la cero tolerancia a la violencia contra las mujeres.

Destacó que al implementar estas políticas y contar con esta certificación, las empresas ganan el reconocimiento de la sociedad como firmas que promueven una cultura equitativa, desarrollando planes de igualdad que resulten en mejores calidades de clima laboral, fidelización de sus colaboradores y atracción de talentos, ya que promueven valores universales que para las generaciones ingresantes al mercado laboral son fundamentales al momento de decidir dónde pueden trabajar.

“Está demostrado que la violencia contra la mujer genera costos a las empresas; por lo cual todas las empresas que promuevan acciones enmarcadas en la lucha contra la violencia mejoran económicamente”.

Karina González, coordinadora general de Información en RRHH de Jobs

Finalmente, indicó que hoy la nueva generación de jóvenes que están ingresando al mercado laboral es una generación mucho más exigente, que busca trabajar en empresas que tengan valores alineados a los suyos.

«Hoy las empresas que trabajan con enfoque de género, donde las mujeres están seguras y tengan el soporte y protección, son mucho más atractivas para los y las buscadoras de empleo y ni qué decir para las personas que ya tienen un nivel de preparación y experiencia superior», resaltó la coordinadora general de Información en RRHH de Jobs.

Te puede interesar