fbpx
27 °C Asunción, PY
21 de abril de 2024

“Nos desafiamos año tras año con el objetivo de aumentar el volumen de negociación”

Eduardo Borgognón, presidente de la BVA anticipa un año 2024 de gran actividad basado en el volumen negociado en los primeros meses. Según dijo, el mercado bursátil busca superar los USD 5.000 millones logrados en el 2023.

El titular de la bolsa destaca también el éxito de las emisiones de bonos temáticos y públicos como contribuyentes a la dinámica del mercado. Además, habló sobre la consolidación de la superintendencia de valores.

El mercado de capitales continúa el buen dinamismo con el que había cerrado el 2023, año en que alcanzó volúmenes récord debido a los importantes impulsos tanto del sector privado como del estado, mediante las emisiones de bonos. 

De acuerdo a los datos de la Bolsa de Valores Asunción (BVA), los montos operados por el sector alcanzaron en el mes de enero unos USD 424 millones, este monto, según el informe mensual de la Bolsa, representa un aumento del 26,65% en comparación con el mismo mes del año pasado.

En esta entrevista Eduardo Borgognón, titular de la BVA, aborda temas relacionados con el ingreso de nuevos actores al sector, expectativas y el impacto que tienen los bonos públicos en los volúmenes de negociación, que este año podrían dejar de emitirse a través de la BVA. 

  • Esta semana se registró el ingreso de un nuevo jugador en la Bolsa, precisamente de la Financiera FIC, ¿cómo han visto ustedes desde la Bolsa este ingreso y cuáles son las expectativas que hay con respecto a esto?

Siempre celebramos la incorporación de un nuevo jugador, en este caso la financiera (FIC). Como mencionamos en el lanzamiento y en el toque de campana reciente, es un nuevo emisor comunal, lo que tiene un significado simbólico. El toque de campana representa históricamente la inclusión dentro del mercado de capitales. En este evento, celebramos que otro jugador se sume al mercado de capitales.

Históricamente, las instituciones financieras han sido las más activas en el mercado de capitales. Sin embargo, esta incorporación también viene de la mano de un grupo económico importante, el grupo humano de la familia Ortega, que no solo está presente en el sector financiero, sino también en otros sectores. 

  • ¿Cómo ha sido para ustedes el arranque del 2024 y cómo están viendo los meses venideros?

Enero y lo que llevamos de febrero nos hacen anticipar un año 2024 de gran actividad. Febrero está siguiendo prácticamente la misma tendencia que enero, con negociaciones que superan los 400 millones de dólares.

Si el volumen de febrero se mantiene similar al de enero, lo cual son cifras significativas, entonces esperamos que este año sea igual de dinámico. La tendencia del mercado es creciente, con la incorporación constante de nuevos emisores en los últimos años, lo que contribuye al crecimiento de la base.

Nuestra misión es potenciar al mercado de capitales como una herramienta para que las empresas obtengan fondos y para que los inversionistas canalicen liquidez, generando una desintermediación y mejorando las condiciones tanto para los participantes del mercado como para los inversionistas.

  • Presidente, acerca de los resultados que se vienen logrando año tras año, y en especial en el 2023, en el que se alcanzó los USD 5.000 millones en el volumen negociado, al parecer la vara es muy alta, pero, ¿hay alguna meta establecida para este año?

Definir una meta específica para el volumen de negociación es complicado, ya que como sabrás no depende de la Bolsa como institución en sí, sino de diversos actores y las condiciones del mercado. Sin embargo, nos desafiamos año tras año con el objetivo de aumentar el volumen de negociación. No queremos retroceder, y como mencionaste, la vara estará muy alta tras el 2023. Nuestra intención es negociar un volumen incluso mayor al del año anterior, pero esto no depende únicamente de nosotros.

Nosotros podemos crear las condiciones adecuadas en términos de infraestructura tecnológica, seguridad y otros aspectos. Sin embargo, también depende del trabajo de las 23 casas de bolsa que operan en este momento. Son ellos quienes están más en contacto con los emisores del sector público y privado, así como con los inversionistas, que son los usuarios finales de nuestra plataforma.

Es muy difícil definir una meta a un volumen de negociación, porque como bien sabrás, no depende exclusivamente de la Bolsa como institución en sí, depende de un sinnúmero de actores y de las condiciones de mercado. 

  • Sobre los bonos públicos, el año pasado vimos montos interesantes emitidos por el MEF y por la AFD con los bonos sostenibles ¿cuánto incide esto tanto en primario como en secundario y cuáles son las expectativas para este año?

Ciertamente, un hito importante para la Bolsa fue el resultado de un proyecto en colaboración con una agencia de cooperación que nos permitió establecer un marco conceptual para los bonos temáticos. El año pasado, al finalizar el año, tuvimos la primera emisión de bonos temáticos de la mano de la Agencia Financiera de Desarrollo (AFD), lo cual marca el comienzo de futuras emisiones de este tipo.

Este logro nos sitúa a la par de otras bolsas y mercados a nivel regional e internacional. Celebramos el éxito de esta emisión y esperamos que sea el inicio de otras emisiones temáticas a lo largo del año y en el futuro de la Bolsa.

Por otro lado, todas las emisiones de bonos públicos, ya sea a través de la Agencia Financiera de Desarrollo o del Ministerio de Economía, contribuyen a generar una referencia de tasas importante para el mercado. Contar con una curva de referencia permite que otros participantes utilicen esas tasas como guía para fijar sus propias tasas en nuevas emisiones.

Esto es crucial para el mercado, tanto en el ámbito primario como en el secundario, ya que los títulos públicos son ampliamente negociados en el mercado secundario. El año pasado, durante la celebración del 30 aniversario de la Bolsa, el ministro de Economía mencionó el uso del mercado de capitales para una emisión significativa en el año 2024.

En diciembre, se realizó una emisión importante de bonos del Tesoro en la Bolsa. Estamos en espera del calendario y hemos mantenido conversaciones con el Ministerio de Hacienda para asegurar que las emisiones continúen llevándose a cabo en la Bolsa de Valores. A pesar de algunas informaciones que indican lo contrario, creemos firmemente en la importancia del diálogo continuo. El mercado ha mostrado un gran interés por los títulos de Hacienda, como se ha observado recientemente.

  • ¿Hubo o existe algún tipo de inconveniente en este proceso en que la Bolsa de Valores acompañó la colocación de bonos del tesoro?

No, en absoluto, inclusive creo que históricamente nosotros hemos demostrado que todas las subastas que se hicieron a través de la bolsa tuvieron una demanda importante.

El hecho de tener esa demanda permite en este caso al emisor a través de la subasta, poder tener mejores condiciones y por supuesto, la competencia siempre es buena. Cuando más competencia hay, el cliente es el que sale ganando. Entonces creemos que nosotros como mercado de capitales, siempre en los últimos años fuimos muy útiles para el Ministerio de Hacienda y por supuesto, creemos que eso puede continuar.

  • ¿Cómo ves hoy al mercado de valores que ya cuenta con una superintendencia, como está funcionando?

Realmente todo cambio tiene un proceso de acomodamiento y efectivamente sentimos que el cambio de la Comisión Nacional de Valores a la Superintendencia de Valores generó de alguna otra manera una, podríamos decir, una pequeña incomodidad del mercado, pero es propio de cualquier cambio.

Creemos que esos cambios se van consolidando y se van a ir consolidando más aún con el correr del tiempo. Y por supuesto, esperamos que este cambio sea siempre para mejor. 

Evidentemente, el Banco Central es una institución muy respetada a nivel local y a nivel internacional y el hecho de que la Comisión Nacional de Valores se haya convertido en una superintendencia creemos de que a la larga o en mediano o largo plazo va a ser positivo para el mercado y simplemente uno siempre mira a corto plazo y ve que los procesos eventualmente se volvieron un poco más complicados en el momento de generarse esos cambios, pero sabíamos que eso era perfectamente normal, hoy está en vías de normalización.  Esperemos que en un futuro cercano veamos los beneficios de ese cambio. 

Te puede interesar