fbpx
25 °C Asunción, PY
30 de septiembre de 2023

Confianza empresarial repunta 15% ante mejor clima y expectativa económica

Un informe elaborado por Mentu revela que el índice de confianza empresarial local se ubica en 117 puntos al cierre del primer trimestre del año y muestra una variación de 15,1% con relación al mismo trimestre del 2022.

El resultado está fundamentado en un clima económico más favorable que incide en la percepción de los líderes empresariales. Los componentes de situación y expectativas económicas también arrojaron desempeños positivos.

El índice de confianza empresarial a nivel local mostró un crecimiento interanual del 15,1% al cierre de los primeros tres meses de este año, según un informe elaborado por la consultora económica Mentu. En el documento se detalla que tanto la situación como la expectativa económica han mostrado indicadores favorables.

El índice actual se ubica en 117 puntos, superior a los 101,7 observados en el primer trimestre del 2022.

De acuerdo con lo que refiere el informe, «el avance positivo de la cosecha agrícola, que contribuye a la reactivación de los sectores conexos, habría impulsado a que la percepción sobre la situación económica en el primer trimestre de este año mejorase y se sumase a las expectativas favorables, posicionando al Índice Vistage en 117 puntos, un nivel 15% superior al del mismo trimestre del año pasado».

Sin embargo, dicho nivel es 3% menor al del trimestre previo, lo que en parte reflejaba la estacionalidad. En dicho periodo, el índice constaba de 121 puntos.

Es importante mencionar que debido a los crecimientos interanuales de 43,6% del indicador de la situación y de 40,3% del indicador de expectativas, el desempeño interanual del Índice de Confianza Vistage mostró una variación positiva, ya que los mismos son componentes del resultado total.

Así también, los componentes de inversión, facturación y rentabilidad presentaron desempeños positivos, mientras que el indicador del empleo presentó una caída interanual.

Cabe mencionar que, comparando el primer trimestre del 2023 con el último trimestre del año pasado, todos los componentes, con excepción de la situación económica, presentaron caídas, lo que podría estar señalando los ajustes realizados tras la temporada de fiestas, según añade el informe.

Situación económica

Asimismo detalla que con el aporte de la mejor zafra agrícola de esta campaña a la actividad, en los primeros tres meses del año, el 38% de los empresarios contactados percibió una mejora en la economía paraguaya con respecto al primer trimestre del 2022, lo que deja como resultado un aumento de 7 puntos porcentuales superior a la del mismo trimestre del año pasado, sin embargo, muestra una reducción de 2 puntos porcentuales con respecto al cierre del 2022.

Esto último habría sido compensado por el aumento de aquellos que tienen una percepción neutra de la economía, que representaron el 44% del total, superando en 5 puntos porcentuales al registro del trimestre previo y en 23 puntos porcentuales, a lo registrado en el mismo trimestre del año anterior.

Mientras, la proporción de CEOs con percepción pesimista disminuyó de 21% a 18%. Con este resultado, este grupo de empresarios permanece en un nivel similar, lo que podría deberse a que la permanencia de la inflación por encima del rango meta genera incertidumbre en el contexto económico.

Expectativas

En cuanto a la expectativa para los próximos doce meses, los empresarios que tienen una visión optimista fueron el 61%, presentando así una reducción de 1 punto porcentual comparados con los del cuarto trimestre del 2022 e incrementando en 30 puntos porcentuales interanualmente. Esto último se debería a que la mejora productiva agrícola supone la reactivación de su cadena y, por tanto, la expectativa de un dinamismo relativamente mayor.

Dicha expectativa habría impulsado a que el 88% de los CEOs esperen que su facturación aumente en los próximos doce meses, aunque a este incremento también estaría contribuyendo la suba de los costos que sería trasladada a los precios.

Los encuestados que esperan que la economía esté peor representó solo el 3% del total y aquellos que creen que permanecerá igual se ubicó en 36%. De esta manera, la visión neutral a pesimista, que significa el 39% del total, se contrajo en 30 puntos porcentuales en forma interanual.

No obstante, dicha proporción de empresarios se incrementó levemente comparada con el trimestre previo. Aquí habrían contribuido la incertidumbre acerca de la evolución del desempeño mundial dada la persistencia de los factores de riesgo como la indefinición de la guerra ruso-ucraniana, la inflación y el encarecimiento del financiamiento por ajustes de tasas referenciales que limitaría la inversión y el consumo, en especial en los países en desarrollo, detalla el reporte de Mentu.

Así también, la cautela ante los resultados de las elecciones nacionales habría contribuido en la percepción de este grupo de líderes.

Inversión Fija

Por otro lado, uno de los componentes de la confianza empresarial es la inversión fija que realizan las empresas en base a las expectativas. El 50% de los empresarios consultados respondió que esta aumentaría durante el corriente año.

“Si bien esta proporción muestra una mejora de 3 puntos porcentuales interanualmente, se redujo en 10 puntos porcentuales respecto al trimestre previo, lo que podría estar señalando la mayor cautela en un contexto de incertidumbre internacional, así como la espera por la definición de las elecciones locales y de políticas por parte del Gobierno electo”, refiere el informe.

Por el lado de la facturación, el 87% espera que las ventas aumenten, para lo que requerirían una mayor inversión a modo de dar respuesta a la demanda esperada.

El grupo de los empresarios que tiene la visión neutral a pesimista sobre sus gastos de inversión representó el otro 50%, solo 3 puntos porcentuales menor al del mismo trimestre del 2022 y mayor en 9 puntos porcentuales a la del trimestre previo, lo que también señala una mayor cautela ante el contexto.

Así también, para el 21% de este grupo de empresarios, el retraso de las decisiones de inversión sería una respuesta al aumento de los costos.

De igual manera, el 76% de los empresarios espera que su facturación se incremente en los próximos 12 meses. Si bien esto se alinea a la mejor expectativa general y esta proporción es 6 puntos porcentuales mayor a la de un año atrás, se ubica por debajo del 81% alcanzado en el cuarto trimestre del pasado año.

Las expectativas de una actividad económica más dinámica y la suba esperada de costos que se estaría trasladando a los precios, ante la dificultad de seguir cediendo sus márgenes, podrían ser las causas de que este grupo de empresarios espere aumentar su facturación.

En ese sentido, el 83% de los empresarios que esperan aumentar el valor de sus ventas ha experimentado aumentos interanuales de sus costos durante el trimestre y el 73% espera que los precios de los bienes y/o servicios que ofrecen se incrementen en el corriente año.

Rentabilidad

Respecto a la rentabilidad, la proporción se mantuvo en 66%, igual que en el trimestre anterior, superando en 15 puntos porcentuales a la del cierre de marzo del 2022. Así, el indicador de rentabilidad sigue siendo uno de los que menor mejora ha presentado, solo por detrás de la caída del correspondiente al empleo.

En este contexto, el 71% de los empresarios que esperan una mejora de su rentabilidad prevé que sus precios suban, mientras que el 50% espera reducir el número de sus colaboradores. Esto último sería una respuesta al aumento de los costos a fin de mantener la rentabilidad.

Por otro lado, el 23% tiene una visión neutral sobre su rentabilidad, mientras que la perspectiva pesimista abarcó al 11%, siendo mayor trimestralmente.

Entre los factores que determinaron la expectativa de rentabilidad, se encuentra la evolución de los factores de riesgo internacionales, en especial la inflación y los costos de financiamiento, el avance de la actividad productiva local y la definición de las primeras acciones del nuevo Gobierno podrían cambiar las expectativas.