fbpx
25 °C Asunción, PY
12 de abril de 2024

En medio de crisis geopolítica, dólar sigue por debajo de los G. 7.000 y BCP mantiene presencia

La banca matriz continuó con importantes intervenciones en el mercado cambiario en febrero y los primeros días de marzo. Logró así contener el tipo de cambio, a pesar de la crisis geopolítica actual y la constante demanda de la moneda extranjera.

El registro diario de cotizaciones publicado por el Banco Central del Paraguay (BCP) da cuenta de que el dólar se ha mantenido por debajo de la línea de los G. 7.000 en las últimas dos semanas, a pesar de la crisis geopolítica y la demanda de divisas en el ámbito local. En este contexto, la banca matriz ha permanecido con una importante presencia en el mercado cambiario, mediante sus ventas a privados.

En su boletín semanal sobre el mercado de cambio de divisas, Basa Capital destaca esta férrea presencia del BCP con sus intervenciones, política a la cual la casa de bolsa atribuye la contención del tipo de cambio. 

Solo en febrero, las ventas al sector privado fueron por valor USD 175 millones, lo que representa un incremento del 84% con respecto al mismo mes del año anterior, según los registros de la propia banca matriz. 

“El BCP continúa con su férrea presencia dentro del mercado cambiario, esto evita que el par dólar-guaraní pueda superar la barrera de los 7.000. La demanda se mantiene constante, los distintos actores de la economía siguen prefiriendo a la divisa americana, dada la coyuntura mundial y local”, apuntan los analistas de la mencionada casa de bolsa, en su más reciente boletín semanal. 

Las intervenciones de la banca matriz durante febrero han sido irregulares, pero bastante altas en comparación con otros meses. De hecho, en solo dos días se vendieron USD 43,5 millones al sector privado. 

De acuerdo con la información disponible hasta la fecha, durante los primeros días de marzo el BCP realizó ventas de dólares por valor de USD 16,5 millones. 

Es importante apuntar que el impacto de la crisis geopolítica sobre el tipo de cambio ha sido irregular entre los distintos países de América Latina, y cabe recordar que no es la única variable que afecta al tipo de cambio. 

Por ejemplo, en Chile el tipo de cambio acumula una suba del 14% en el año, mientras que Colombia ha logrado contener el valor de la moneda, según medios internacionales. 

En lo que respecta al ámbito local, en el día de la invasión rusa a Ucrania -el pasado 24 de febrero- el tipo de cambio cerró por encima de los G. 7.000, pero la situación pudo ser revertida y, desde entonces, la moneda norteamericana no ha sobrepasado esa barrera, en un contexto de importantes intervenciones de la banca matriz al mercado cambiario. 

En este contexto, Basa Capital estima que la fluctuación del dólar a corto plazo se ubicará en entre los G. 6.900 y los G. 7.200 como máximo. 

El registro diario de cotizaciones publicado por el Banco Central del Paraguay (BCP) da cuenta de que el dólar se ha mantenido por debajo de la línea de los G. 7.000 en las últimas dos semanas, a pesar de la crisis geopolítica y la demanda de divisas en el ámbito local. En este contexto, la banca matriz ha permanecido con una importante presencia en el mercado cambiario, mediante sus ventas a privados.

En su boletín semanal sobre el mercado de cambio de divisas, Basa Capital destaca esta férrea presencia del BCP con sus intervenciones, política a la cual la casa de bolsa atribuye la contención del tipo de cambio. 

Solo en febrero, las ventas al sector privado fueron por valor USD 175 millones, lo que representa un incremento del 84% con respecto al mismo mes del año anterior, según los registros de la propia banca matriz. 

“El BCP continúa con su férrea presencia dentro del mercado cambiario, esto evita que el par dólar-guaraní pueda superar la barrera de los 7.000. La demanda se mantiene constante, los distintos actores de la economía siguen prefiriendo a la divisa americana, dada la coyuntura mundial y local”, apuntan los analistas de la mencionada casa de bolsa, en su más reciente boletín semanal. 

Las intervenciones de la banca matriz durante febrero han sido irregulares, pero bastante altas en comparación con otros meses. De hecho, en solo dos días se vendieron USD 43,5 millones al sector privado. 

De acuerdo con la información disponible hasta la fecha, durante los primeros días de marzo el BCP realizó ventas de dólares por valor de USD 16,5 millones. 

Es importante apuntar que el impacto de la crisis geopolítica sobre el tipo de cambio ha sido irregular entre los distintos países de América Latina, y cabe recordar que no es la única variable que afecta al tipo de cambio. 

Por ejemplo, en Chile el tipo de cambio acumula una suba del 14% en el año, mientras que Colombia ha logrado contener el valor de la moneda, según medios internacionales. 

En lo que respecta al ámbito local, en el día de la invasión rusa a Ucrania -el pasado 24 de febrero- el tipo de cambio cerró por encima de los G. 7.000, pero la situación pudo ser revertida y, desde entonces, la moneda norteamericana no ha sobrepasado esa barrera, en un contexto de importantes intervenciones de la banca matriz al mercado cambiario. 

En este contexto, Basa Capital estima que la fluctuación del dólar a corto plazo se ubicará en entre los G. 6.900 y los G. 7.200 como máximo. 

Por su parte, Investor Casa de Bolsa estima que el valor del dólar cerrará marzo en la línea de los G. 6.913, tras haber cerrado febrero en un promedio de G. 7.000. Para abril considera que subirá levemente a G. 6.933, mientras que en mayo cerraría con un valor de G. 6.940, aproximadamente.

La cotización del dólar se ubicó este jueves en un promedio de G. 6.976, más de 300 puntos o 5,3% por encima de los G. 6.621 en que se encontraba un año atrás, pero por debajo de los G. 6.885 con que había cerrado el 2021, según los cálculos del BCP. 

La expectativa para el dólar, en el corriente año, es el de una apreciación proveniente de las menores exportaciones de soja que resultarán de la merma de más de 50% de la producción, debido a la última sequía. Al reducirse el ingreso de divisas, la disponibilidad es menor para una demanda siempre intensa, lo que eleva la cotización.