fbpx
33 °C Asunción, PY
2 de marzo de 2024

Posturas contrarias ante acuerdo con UE: Gobierno aboga por cumplir exigencias y gremios insisten en que frenará el desarrollo

Las autoridades nacionales continúan analizando la cooperación ofrecida por la Unión Europea para garantizar el cumplimiento de sus normativas en materia de trazabilidad de la producción agrícola y ganadera.

El canciller nacional, Rubén Ramírez, comentó que Paraguay debe ir preparándose para cumplir con las exigencias del mercado internacional, siempre protegiendo el interés del sistema productivo, la competitividad y la sociedad.

A criterio de Héctor Cristaldo, presidente de la Unión de Gremios de la Producción (UGP), la citada cooperación, tal cual como ahora está establecida, sería aceptar condiciones que generan freno al desarrollo Paraguay.

El Reglamento 1115/23 de la Unión Europea, en vigor desde junio del año pasado, prohíbe la comercialización en el bloque de materias primas y productos derivados asociados a la deforestación y degradación ambiental. 

Esto quiere decir que los países que quieran exportar a la Unión Europea (UE) deben cumplir con algunos requisitos. En el caso de nuestro país, el citado bloque cuenta con una propuesta de cooperación para incorporar sistemas de trazabilidad en la producción agrícola y ganadera, y garantizar el cumplimiento de las normativas que permitan el acceso de los productos paraguayos al bloque.

Desde hace unos meses se viene discutiendo respecto a esta cooperación. El sector productivo se muestra en contra, asegurando que en caso de que nuestro país acepte, estará renunciando a su soberanía, además de que se perjudicará en gran medida a los pequeños productores.

El viernes último, el ministro de Relaciones Exteriores (MRE), el de Agricultura y Ganadería (MAG), del Ambiente (MADES), de Industria y Comercio (MIC) y la presidenta del Instituto Forestal Nacional (INFONA) se reunieron a fin de abordar este tema. 

Tras el encuentro, en una conferencia de prensa, el Canciller Nacional, Rubén Ramírez, explicó que la decisión es avanzar en la posibilidad de un acuerdo de cooperación con la Unión Europea y, considerando que el beneficiario de ese instrumento será el sector privado paraguayo, convocarán próximamente a los gremios de la industria, del comercio y la producción.

El alto funcionario explicó que el acuerdo consiste en la propuesta de la Unión Europea de colaborar con nuestro país para contar con todos los instrumentos de trazabilidad sobre la producción paraguaya y el cumplimiento de la normativa europea para el ingreso a ese mercado internacional.

Aclaró que hasta el momento no existe aún ninguna firma del acuerdo, sino que es un proceso que se ha comenzado, que las discusiones que existen todavía son técnicas y que han acordado las autoridades nacionales poder alcanzar una propuesta que realmente contemple todos los intereses de la República del Paraguay.

“El proceso no tiene un plazo, sí existe la necesidad de trabajar y obviamente para Paraguay es clave tener todo el proceso de trazabilidad. Nosotros tenemos experiencia, por ejemplo, en el proceso de trazabilidad del cumplimiento de la exportación del sector de carne, es un elemento importante, sin embargo, todavía hay condicionalidades que debemos evaluar y el impacto que va a tener en nuestro proceso de certificación”, reconoció.

Ministros de Industria y Comercio, Relaciones Exteriores, y Agricultura y Ganadería, en conferencia de prensa del pasado viernes. Foto: Gentileza

El canciller comentó que Paraguay debe ir preparándose para cumplir con las exigencias del mercado internacional, siempre protegiendo el interés del sistema productivo, la competitividad y la sociedad.

Al ser consultado si existen puntos que son considerados que sobrepasan la soberanía paraguaya, el ministro dijo que están discutiendo aspectos, en particular sobre certificación, y que “es prematuro decir que está en juego la soberanía paraguaya. Estamos hablando de negociaciones que nos permitan tener la mejor cooperación, y entendemos que el ánimo y el espíritu de la Unión Europea es apuntar hacia eso”, señaló.

El canciller también señaló que, para este bloque, la reglamentación 1115 va a entrar en vigencia durante este año y paulatinamente va incorporando otros sectores. “Es una decisión autónoma y autárquica de la Unión Europea, y es una exigencia que tiene esa unión para el acceso a ese mercado”, aclaró.

“Queremos ser claros y transparentes de que estamos trabajando de una manera sumamente responsable desde el punto de vista de la construcción de políticas públicas y, al mismo tiempo, transparentes, para contener todas las preocupaciones y responder a todas las preocupaciones del sector productivo”, afirmó Ramírez.

En otro momento, el canciller explicó que la cooperación que ofrece la Unión Europea es una discusión, y otra es la negociación que lleva el Mercosur para lograr el acuerdo comercial entre bloques. 

“Frenará desarrollo del Paraguay”

A criterio de Héctor Cristaldo, presidente de la Unión Industrial Paraguaya (UGP), la citada cooperación, tal cual como ahora está establecido, sería aceptar condiciones que generan freno al desarrollo Paraguay.

“Nosotros eso nunca vamos a acompañar, que genere barreras artificiales no basadas en ciencia en el comercio o que afecten la producción de alimentos de mucho mayor potencial. La propuesta europea apunta ahí, a no ser que se corrija, pero hasta ahora todo apunta a eso”.

Héctor Cristaldo, presidente de la UGP

En conversación con MarketData, el titular de la UGP dijo que es una ley europea que se quiere aplicar por encima de las leyes nacionales. Puso de ejemplo que la UE no acepta el cambio de uso de suelo, que es legal en Paraguay, en el Chaco.

“Es una amenaza al desarrollo de Paraguay, es una amenaza al desempeño económico de Paraguay, y es una amenaza a la actividad agropecuaria y forestal del país. El principal perjudicado va a ser el pequeño productor de menos de 50 hectáreas que no va a poder tener la tranquilidad de comercializar y va a ver mutilado sus ingresos”, indicó. 

Añadió que el Gobierno tiene el objetivo de generar 500.000 empleos en cinco años y que, con esto, están en riesgo el ingreso de 264.000 paraguayos.