fbpx
35 °C Asunción, PY
2 de marzo de 2024

Números del procesamiento de soja se mantienen negativos, pero esperan que la situación mejore

Desde la Cappro informaron que este 2023 está demostrando ser nuevamente un año complejo para la industria aceitera, ya que además del retraso en la cosecha, la industria se enfrentará a la caída de la producción en Argentina, lo que afectará a la industria nacional.

La Cámara Paraguaya de Procesadores de Oleaginosas y Cereales (Cappro) comunicó que al cierre del primer bimestre, la molienda total de oleaginosas alcanzó las 239.936 toneladas (ton.), un volumen que representa una reducción del 43% en comparación al 2022. En ese sentido, cabe destacar que las condiciones climáticas ocasionaron un retraso en el periodo habitual de cosecha de este año, lo que explica esta diferencia interanual tan significativa.

“Luego de un mes de enero con muy bajo procesamiento, en febrero las industrias trabajaron a un ritmo más cercano al normal, con más de 224.000 ton., aunque este volumen sigue ubicándose por debajo de lo conseguido en el mismo mes, en 4 de los 5 años anteriores”, reza el informe.

En el primer bimestre del año, la molienda acumulada de soja alcanzó 223.030 ton., lo que representa una caída del 46% con relación al mismo periodo del 2022, aunque desde la Cappro explicaron que este porcentaje tan significativo debería ir bajando en los próximos meses considerando la muy mala situación vivida el año pasado.

No obstante, con este valor de molienda, el aprovechamiento de la capacidad nominal en este periodo alcanza apenas el 29%, lo que según el informe es el segundo porcentaje más bajo de los últimos 5 años, superado solamente por el registro del 2021 donde el retraso de cosecha había sido aún más considerable.

Caída en Argentina afecta industria nacional

El gremio señaló que además del retraso en la cosecha, que impidió comenzar a procesar en buenos volúmenes durante el mes de enero, la industria se enfrentará también a una situación compleja con la importante caída de la producción en Argentina, principal mercado de las exportaciones paraguayas de soja en estado natural. 

Según la Cappro, esta situación generará todavía más presión a la industria aceitera nacional, ya que el aumento de la demanda desde este país donde estiman que se podrían enviar 5 millones de ton., haría que se vuelva a la situación vivida entre el 2018 y el 2021, años en los que las fábricas del vecino país procesaron más soja paraguaya que las propias industrias nacionales.

“Analizando el panorama regional se puede generar también una oportunidad para el Paraguay, ya que una estimación de producción récord y problemas logísticos en Brasil pueden abrir la oportunidad para importar soja desde este país, para su industrialización”, sostiene el boletín.

El gremio añadió que la industrialización de otros granos se mantiene dinámica, con cerca de 17.000 ton. de canola procesadas en los dos primeros meses del año, el mejor registro desde el conseguido en 2015. 

Finalmente, el gremio solicitó, nuevamente, modificar el régimen de admisión temporaria para el perfeccionamiento del activo vigente, de modo a que las industrias puedan realizar la importación lo antes posible, alegando que la ventana de oportunidad es corta y el mercado de oleaginosas, muy fluctuante.