fbpx
15 °C Asunción, PY
29 de junio de 2022

La economía azul y su importancia para América Latina

Este tipo de economía, según Pauli, crearía 100 millones de puestos de trabajo en el mundo. El objetivo es sacar el máximo provecho de los recursos disponibles, sin olvidar los residuos, con un enfoque de crecimiento no invasivo.

La economía azul es presentada como una propuesta del economista belga Gunter Pauli, quien publicó su libro titulado La Economía Azul, en donde explica más de cien innovaciones investigadas por él mismo. Su intención es investigar de manera sostenible la producción de productos ecológicos o de sistemas naturales.

Este tipo de economía, según Pauli, crearía 100 millones de puestos de trabajo en el mundo. El objetivo es sacar el máximo provecho de los recursos disponibles, sin olvidar los residuos.

Además, tiene un enfoque de crecimiento no invasivo hacia los ecosistemas marinos, que podría beneficiar a nuestra región. Pero el problema principal no es el consumo en el mundo capitalista, sino que vemos como un modelo de negocios a la naturaleza y sin límites de uso, siendo estos recursos limitados.

Para esta teoría la sostenibilidad es lo principal, la generación de residuos es casi cero o casi nula, todo es aprovechable y reutilizable. Busca que todos los residuos y desechos sean reutilizados en otro proceso económico como materias primas de otros productos. 

Desde los años 80 este modelo de negocio no cambia y preocupa a la sociedad, ya que responder a las necesidades básicas de todos se puede volver insostenible, no sólo para los humanos, sino también para los animales y otros seres vivos.

En la naturaleza todo se encuentra conectado, los desperdicios son pocos y degradables, pero el resto es totalmente aprovechable y se vuelve a mantener dentro del sistema. Los recursos y la energía son aprovechados al máximo. 

Se da el poder de cambiar el modelo de producción actual sumamente dañino y perjudicial en muchos aspectos para el ambiente, también acorta la brecha de desigualdades económicas, combate las tasas de desempleo y subdesarrollo.

Y ¿Por qué Latinoamérica? 

A diferencia de otras regiones o de países europeos que son ya industrializados y están acostumbrados a la comodidad, América Latina es un suelo fértil para implementar estas alternativas económicas; no son verdes, sino azules dando referencia la fuerza de los mares que han sido maltratados y dejados de lado. 

Dentro de esta teoría también se incluyen distintos principios de la economía lineal. Tiene un modelo de negocios diferente y los emprendimientos tienen el foco en la sustentabilidad y las innovaciones.

Otros principios de la economía azul son las leyes de la física, la idea de hacer más con menos recursos, la idea de emparentar la riqueza con la diversidad, que la basura es la base de un nuevo producto y utilizar fuentes de energía limpia o conexión del todo.

Por último, la economía azul busca ser accesible para todo tipo de consumidores. Al aprovechar de la naturaleza toda su energía y recursos al máximo, se reducen los precios en la búsqueda de soluciones inspiradas en el diseño de los ecosistemas naturales. Entonces, al tener bajos costes, se generan beneficios y se amplía el capital económico, aparte de las nuevas posibilidades de empleo.

Te puede interesar

Nueva era en Colombia, con Petro y Márquez

Luego de la segunda ronda en Colombia, se ha dado por ganador a Gustavo Petro, exalcalde de Bogotá y también exguerrillero del grupo desaparecido M-19, que se convirtió en político; y su compañera de silla, la vicepresidenta Francia Márquez, hace historia siendo la primera afrodescendiente en esta posición, este país.