fbpx
37 °C Asunción, PY
2 de marzo de 2024

Acostumbrarse a vivir con una mayor inflación: El desafío para los Bancos Centrales

El costo para la economía será muy alto si se elevan demasiado las tasas de interés; por ello, los bancos centrales tendrán que vivir con una inflación más elevada, sostiene el vicepresidente de BlackRock Inc., Philipp Hildebrand.

Reconoce que estas dinámicas de precios son “desagradables” y “no aceptables”, pero impulsadas por restricciones de suministro antes que por una economía sobrecalentada. Por ende, espera un ciclo económico “más calmado” al final.

ANÁLISIS

Philipp Hildebrand, vicepresidente de la empresa de gestión de inversiones considerada como la más grande del mundo por la cantidad de activos bajo manejo, BlackRock Inc., ofreció una entrevista a Bloomberg Televisión, el pasado miércoles, y brindó una perspectiva interesante sobre el panorama para la economía y los mercados

El funcionario de la entidad comenzó diciendo que existe un aumento de la retórica en torno a la inflación y que los mercados están estimando precios a estas nuevas expectativas. Por ende, los bancos centrales no quieren ser vistos como indiferentes ante la alta inflación ligada a la reapertura de la economía.

Indicó que, de cualquier manera, los mercados van a seguir respondiendo con volatilidad ante esta situación, pero al final las cosas se van a acomodar y vamos a ver un ciclo económico completo (con suba de tasas) más calmado. 

Subrayó que la naturaleza de la inflación está ligada al caos generado por la pandemia en la cadena de suministros. “Si bien estas dinámicas de inflación son muy desagradables, no aceptables en muchos sentidos, no es causada por una economía sobrecalentada” porque “seguimos creciendo por debajo del potencial”, sostuvo Hildebrand.

Expresó que los bancos centrales, a la larga, tendrán que convivir con un régimen más elevado de inflación porque si quieren volver a los niveles de inflación que se tuvo en los últimos 20 años, el costo para la economía real va a ser demasiado grande. 

“Mientras más rápido reabramos la economía, más rápido vamos a sentir que volvemos a la normalidad”, recalcó.

Manifestó también que no vamos a ver un alivio antes del tercer trimestre del 2022; pero si continuamos por el camino de la reapertura, para finales del año en curso vamos a comenzar a ver que gran parte de la cadena de suministro se va a acomodar. 

Concluyó hablando sobre la existencia de otras presiones inflacionarias de largo plazo, como la transición a una economía de emisión cero de gases de efecto invernadero, precios elevados del petróleo por un buen tiempo y la reconstrucción de la cadena de suministro para hacerla más resiliente. 

“Todo esto va a aumentar costos”, aseveró. “Por eso pienso que vamos a tener que vivir con una inflación más elevada, mirando hacia delante”, añadió.   

Te puede interesar

Disminuyen los ingresos por exportación de energía eléctrica, pese a mayores ventas

Datos de comercio exterior del BCP reportan que la comercialización de energía eléctrica al cierre del mes de noviembre generó unos USD 1.437 millones, lo que refleja una reducción en valor de 6,1%. Sin embargo, las exportaciones en volúmenes son cada vez mayores.

Desde la banca matriz explican que esto estaría relacionado con menores precios de la energía que se exporta a países como Brasil y Argentina. Por su parte, desde Itaipú indican que la reducción estaría relacionada con rezagos en los cobros, ya que se efectúan en periodos de 50 a 70 días.

Este viernes se realizó la 1.183ᵃ Reunión Extraordinaria del Directorio Ejecutivo de Itaipú, donde Paraguay solicitó un incremento de la tarifa de energía, con un precio también superior al que presentó Brasil en la ocasión.

El peso de la deuda pública es casi 5 veces mayor que hace una década

En el año 2011, los compromisos del país representaban el 8,1% del PIB y al cierre del año pasado treparon al 36,6% del Producto. La llegada de la pandemia de COVID-19 hizo que nuestra deuda pública se incrementara de manera exponencial.

No obstante, pese al nivel de deuda alcanzado al 2022, se considera que sigue siendo sostenible para las finanzas públicas, mientras también continúa entre los más bajos en comparación con las demás economías de la región y frente al promedio de deuda pública de los países latinoamericanos.