fbpx
15 °C Asunción, PY
9 de agosto de 2022

Acostumbrarse a vivir con una mayor inflación: El desafío para los Bancos Centrales

El costo para la economía será muy alto si se elevan demasiado las tasas de interés; por ello, los bancos centrales tendrán que vivir con una inflación más elevada, sostiene el vicepresidente de BlackRock Inc., Philipp Hildebrand.

Reconoce que estas dinámicas de precios son “desagradables” y “no aceptables”, pero impulsadas por restricciones de suministro antes que por una economía sobrecalentada. Por ende, espera un ciclo económico “más calmado” al final.

ANÁLISIS

Philipp Hildebrand, vicepresidente de la empresa de gestión de inversiones considerada como la más grande del mundo por la cantidad de activos bajo manejo, BlackRock Inc., ofreció una entrevista a Bloomberg Televisión, el pasado miércoles, y brindó una perspectiva interesante sobre el panorama para la economía y los mercados

El funcionario de la entidad comenzó diciendo que existe un aumento de la retórica en torno a la inflación y que los mercados están estimando precios a estas nuevas expectativas. Por ende, los bancos centrales no quieren ser vistos como indiferentes ante la alta inflación ligada a la reapertura de la economía.

Indicó que, de cualquier manera, los mercados van a seguir respondiendo con volatilidad ante esta situación, pero al final las cosas se van a acomodar y vamos a ver un ciclo económico completo (con suba de tasas) más calmado. 

Subrayó que la naturaleza de la inflación está ligada al caos generado por la pandemia en la cadena de suministros. “Si bien estas dinámicas de inflación son muy desagradables, no aceptables en muchos sentidos, no es causada por una economía sobrecalentada” porque “seguimos creciendo por debajo del potencial”, sostuvo Hildebrand.

Expresó que los bancos centrales, a la larga, tendrán que convivir con un régimen más elevado de inflación porque si quieren volver a los niveles de inflación que se tuvo en los últimos 20 años, el costo para la economía real va a ser demasiado grande. 

“Mientras más rápido reabramos la economía, más rápido vamos a sentir que volvemos a la normalidad”, recalcó.

Manifestó también que no vamos a ver un alivio antes del tercer trimestre del 2022; pero si continuamos por el camino de la reapertura, para finales del año en curso vamos a comenzar a ver que gran parte de la cadena de suministro se va a acomodar. 

Concluyó hablando sobre la existencia de otras presiones inflacionarias de largo plazo, como la transición a una economía de emisión cero de gases de efecto invernadero, precios elevados del petróleo por un buen tiempo y la reconstrucción de la cadena de suministro para hacerla más resiliente. 

“Todo esto va a aumentar costos”, aseveró. “Por eso pienso que vamos a tener que vivir con una inflación más elevada, mirando hacia delante”, añadió.   

Te puede interesar

El Chaco paraguayo: De la defensa del territorio a la oportunidad de la producción sustentable

La región Occidental todavía adolece de varias carencias, principalmente en infraestructura de servicios básicos, y se mantiene como la zona menos poblada del Paraguay. Al mismo tiempo, busca abrirse camino en la vida productiva y cuenta con un importante potencial para erigirse como ejemplo de producción sustentable.

En conmemoración de la Paz del Chaco, analizamos las condiciones socioeconómicas en que se encuentra este territorio y las oportunidades que brinda para un mayor desarrollo. Conversamos con el historiador Herib Caballero Campos sobre los desafíos que persisten en esta parte del país y lo que significó para nuestra historia la contienda bélica con Bolivia.

“Hay recuperación económica, a pesar de las condiciones sanitarias adversas”

Carlos Fernández Valdovinos, ex presidente del BCP y miembro de Basanomics, sostiene que los números sobre el dinamismo del mercado paraguayo muestran un repunte que no responde a los ánimos que había generado el empeoramiento de la pandemia.

Adelanta que la evolución actual lleva a esperar un crecimiento cercano a las estimaciones iniciales que se tenían para este año, de 4% para la variación del PIB. Sin embargo, advierte los problemas que persisten en términos de precarización laboral y deterioro de los ingresos.