fbpx
19 °C Asunción, PY
21 de julio de 2024

La inflación y el arranque del 2022: Presiones desde la sequía y el dólar, con un nuevo impacto en alimentos y combustibles

Desde el Banco Central se advierte que la sequía afecta a la producción agrícola y se suma como una variable a considerar en el IPC, actualmente. Por su parte, el tipo de cambio sigue presionando sobre bienes importados como el combustible y otros durables.

ANÁLISIS

El año pasado, la inflación en nuestro país -medida por el Índice de Precios al Consumidor (IPC) del Banco Central del Paraguay (BCP)- arrojó un resultado por encima de la meta de 4% y hasta superó el tope de 6% del rango en que se deja fluctuar a este indicador, a pesar de un fuerte incremento en la tasa de interés de política monetaria que buscó frenar la suba de precios. 

El último informe de la banca matriz da cuenta de que, en enero, la inflación mensual fue del 1,5% y el acumulado de doce meses ascendió a 7,9%, cifra que duplica al mencionado centro de la meta del esquema de política monetaria por el que se rige el  BCP. 

Este incremento se da principalmente a partir de la suba de alimentos y combustibles, como ya se dio en el 2021, pero actualmente se suman nuevos elementos al análisis.

Vale recordar que, en términos interanuales, la tasa de inflación en combustibles ya acumula un aumento del 34,3%, mientras que la de alimentos llega al 14,1%. También se han observado aumentos en los servicios, del 2,8%, mientras que para el segmento de rentas se registró un incremento interanual del 1,2%, según se informó desde la banca matriz. 

Fuente: BCP.

Al ser consultado sobre esta situación, Gustavo Cohener, director de Estadísticas del Sector Real del BCP, recordó que los precios de combustibles retornaron en enero al nivel que habían alcanzado en noviembre pasado tras los consecutivos ajustes, ya que en diciembre se realizaron campañas de rebajas para suavizar de alguna manera el impacto en la canasta básica. El aumento en el primer mes del presente año fue así del 3,5% en términos mensuales, para este producto, y se destaca una tendencia alcista del petróleo a nivel internacional. 

Cabe apuntar que, según se informó desde la banca matriz, el petróleo tipo Brent cotizó en enero a USD 85 el barril, lo que representa un aumento interanual del 54,2%, mientras que el petróleo tipo WTI cotizó en USD 82,6, lo que implica un incremento del 85,9%. Esto se suma a la tendencia alcista que ha tomado el dólar en nuestro país, superando la barrera de los G. 7.000 al principio del 2022. 

“En el caso del tipo de cambio, esto tiene una influencia en los bienes importados (como el combustible), en ese contexto vimos también que los bienes duraderos como automóviles y electrodomésticos habían subido de precio. Esto está en línea con el comportamiento del tipo de cambio; aunque no podría precisar una incidencia en número, sí hay una participación importante en la canasta”, afirmó. 

Por otra parte, Cohener explicó que, actualmente, la sequía también es una variable a ser tenida en cuenta para el incremento doméstico de la inflación, ya que los bienes alimenticios se ven afectados por esta coyuntura. Dijo que, en el reporte puntual por productos, las hortalizas y los tubérculos se encarecieron en el orden del 30%, afectados por la escasez de lluvias que se ha dado en el país. 

Añadió que a medida que las altas temperaturas se vayan aliviando y se produzcan más precipitaciones, se generará un nuevo equilibrio de los precios hacia un nivel más normal. La menor disponibilidad de productos primarios a partir de la sequía es lo que ha generado un aumento en algunos de los precios en particular y Cohener incluso se refirió a la apertura de canales de importación para aumentar la oferta como una opción a considerar. 

“Creemos que la tasa de inflación se mantenga en estos niveles durante el primer trimestre, vamos a tener allí un efecto base y no podemos desconocer los efectos de esta sequía un poco prolongada que va a seguir afectando a los productos. Tal vez un aliciente podría ser abrir un canal para importación de los productos cuya oferta está siendo limitada. Todavía hay mucha incertidumbre”, expresó Cohener. 

Tasa de interés 

Es importante recordar que durante la segunda parte del año pasado la banca matriz inició un proceso de reversión en su política monetaria hacia una tasa de interés más restrictiva, el cual continuó al inicio de este año. Sin embargo, esta reversión todavía no ha tenido efectos significativos en lo que es la inflación, ya que el nivel interanual de esta variable se encuentra en su nivel más alto en diez años. 

Al ser abordado sobre este asunto, Miguel Mora, economista jefe de la banca matriz, recordó que desde el 2021, la inflación ha sido afectada por los altos precios de commodities y la mayor demanda externa de carne vacuna. Añadió que a esto se sumaron los efectos de la sequía sobre ciertos productos frutihortícolas. 

Con esto, hizo referencia a que, en gran parte, la aceleración de la inflación se ha explicado por factores exógenos, sobre las cuales la política monetaria no puede influir. 

Sin embargo, consideró que ante el riesgo de que estos choques exógenos generen efectos de segunda ronda o que las expectativas de inflación se desanclen de la meta en el mediano plazo, el BCP ha estado ajustando el perfil de la política monetaria en los últimos meses.

“Lo que hemos observado luego de la suba de la tasa de política monetaria fue la estabilización de las expectativas de inflación para el 2022, al tiempo que las expectativas de inflación para el horizonte de política monetaria se mantuvieron ancladas a la meta, lo cual ha sido una muy buena señal para el BCP”, dijo Miguel Mora, sobre este asunto. 

Por otra parte, apuntó que el BCP cuenta con estudios publicados que muestran la efectividad de la tasa de política monetaria (TPM) para afectar las tasas de interés de mercado, como así también para influir en la evolución de las variables macroeconómicas relevantes para la inflación.

Nivel más alto de la década 

Por su parte, el economista y expresidente del Banco Central, Carlos Fernández Valdovinos, destacó el hecho de que el nivel de inflación es el más elevado de la década, en términos interanuales, calificando la situación como “delicada”. 

Aseveró que el año económico estará fuertemente afectado por la sequía, pero que el BCP deberá priorizar “sin dudar” el combate a la inflación, con nuevos ajustes en la política monetaria. “La comunicación del ente (casi ausente hasta ahora) debe ser fortalecida”, opinó. 

“Delicado momento para la inflación. Luego de 2 meses se vuelve a acelerar y alcanza un nuevo récord para la última década. Pronósticos que hablaban de un incremento temporal de precios, causado solo por factores exógenos y concentrado en pocos bienes, estaban claramente errados”, puntualizó el economista, a través de su cuenta de Twitter.

Te puede interesar

2021: Avances en la recuperación económica, pero con asuntos por resolver

El ocaso del año llama a la reflexión sobre las fortalezas y debilidades de la economía paraguaya, tras un 2021 marcado por la llegada de las vacunas y un proceso de recuperación que trajo consigo el fantasma de la inflación.

La resiliencia de nuestras instituciones económicas volvieron a mitigar la fragilidad en el ámbito político y quedan colgando temas pendientes que deben ser resueltos con urgencia.

Prevención del lavado de activos: ¿Qué nuevas amenazas y vulnerabilidades existen en nuestra economía?

Esta es la pregunta que se pretenderá responder a través de la evaluación nacional de riesgos que se realizará en Paraguay, en el marco de la lucha contra el lavado de activos y el financiamiento del terrorismo (LA/FT).

En julio llegarán los resultados de la evaluación final por parte del Gafilat. Desde el Gobierno expresan su optimismo respecto a una posible calificación satisfactoria, debido a que se han dado avances significativos, según sostienen.

You cannot copy content of this page