fbpx
37 °C Asunción, PY
26 de enero de 2023

La pandemia coloca al trabajo independiente como la principal fuente de ingresos en Paraguay

El confinamiento y la falta de oportunidades empujaron a muchas personas a buscar una fuente autónoma de ingresos, con la necesaria “reinvención”. Al tercer trimestre, los trabajadores independientes superan en cantidad a los asalariados dentro de la población ocupada, según la DGEEC.

ANÁLISIS

Según datos de la última Encuesta Permanente de Hogares (EPH), de la Dirección General de Estadísticas, Encuestas y Censos (DGEEC), los independientes pasaron a representar la mayoría de los trabajadores dentro del total de la población ocupada, en el tercer trimestre del año.

En términos absolutos, la cantidad de empleados dependientes con corte al tercer trimestre de este año es de 1.510.587, mientras que los independientes ascienden a 1.603.761 personas. Dentro de este último grupo, la mayor parte son trabajadores por cuenta propia, mientras que un porcentaje reducido contabiliza a empleadores y otro, a trabajadores familiares no remunerados.  

Mientras la población asalariada disminuyó en -10,1% en el tercer trimestre del 2020, respecto al mismo periodo del 2019, los trabajadores independientes aumentaron en 12,4%, según información proveída por Encuestas y Censos. 

De esta manera, los cuentapropistas pasaron a ser el 48,3% de la población ocupada total y los asalariados quedaron con el 45% de la torta. La porción restante corresponde a empleados domésticos, que son contabilizados en una segmentación independiente.  

Un año atrás, la relación entre asalariados e independientes era la inversa: los primeros superaban a los segundos en su participación dentro del mercado laboral

Estos datos muestran de manera contundente que muchas personas que quedaron desempleadas, o no tenían un trabajo al momento de la pandemia, optaron por lo que se denominó en la jerga popular como la “reinvención”. 

Es decir, ante la falta de posibilidad de acceder a un puesto de trabajo permanente y regularmente remunerado, optaron por pequeños emprendimientos en el campo de la gastronomía, el comercio a distancia y otro tipo de actividades que tomaron notoria popularidad.

Inclusive la confección de tapabocas, la elaboración de protectores faciales y la comercialización de alcohol en distintas presentaciones fueron una opción para muchas personas, ante la gran demanda existente en el mercado por la pandemia – especialmente hacia las primeras semanas de la cuarentena por el mes de marzo -.

Lea también: ¿Cómo se adapta el mercado laboral paraguayo a los tiempos de pandemia?  

Suspensiones de contratos

Una de las herramientas utilizadas por muchos empleadores ante la crisis económica que llegó este año con la pandemia fue la suspensión de contratos laborales, para no tener que recortar directamente las nóminas ante la disminución considerable de los ingresos. 

Sin embargo, para el tercer trimestre, las situaciones de muchos de estos trabajadores ya se han comenzado a revertir y han vuelto a sus puestos de trabajo.

Esto se puede notar en la cantidad de obreros del sector privado que, entre el segundo y el tercer trimestre del año, creció y llegó a unos 35.089 más; mientras que la variación interanual del tercer trimestre, es decir, en comparación con el mismo periodo del año pasado, había arrojado una reducción de 160.000 (-12,1%). 

En lo que respecta a los trabajadores del sector público, no mostraron una variación muy significativa.

“Hay retornos de trabajos que eran formales y que tenían contratos”, apuntó sobre este tema Norma Medina, directora de Encuestas a Hogares, durante la presentación del documento.

Lea también: Suspensión de empleo afectó al 18,5% de los trabajadores formales en Paraguay

Fuerza de trabajo

Según se explica en el documento presentado por la DGEEC, a los aspectos metodológicos de esta encuesta, la fuerza de trabajo (FT) está conformada por las personas de 15 y más años de edad que en los 7 días anteriores al día de la entrevista realizaron alguna actividad económica por lo menos por 1 hora (Población Ocupada) y por las que no trabajaron ni 1 hora en una actividad económica, estaban disponibles para trabajar y buscaron activamente trabajo (Población Desocupada).

Aquellas personas que no están empleadas al momento de la encuesta, pero por algún motivo no se encuentran buscando un empleo, son contabilizados por recomendación de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) como “inactivos circunstanciales”.

Con corte al tercer trimestre de este año, la fuerza de trabajo total de Paraguay está conformada por unas 3.613.618 personas, de las cuales 2.120.502 son hombres y 1.493.116 son mujeres. La mayor parte se desarrolla en áreas urbanas del país, ocupando el 69% sobre la totalidad.

Cabe destacar que las personas en situación de desocupación, subocupación o inactividad circunstancial pasaron de representar el 12,3% sobre el total a arrojar una tasa de 19%, entre el tercer trimestre del 2019 y del 2020.

Lea también: OIT advierte fragilidad del éxito de Paraguay en contención del desempleo durante la pandemia

Acceso al empleo

La tasa de desocupación, por su parte, fue de 8,2% entre julio y setiembre pasados, con un incremento desde el 6,2% registrado hace un año y también por encima del 7,6% observado en el segundo trimestre del presente año.

Este incremento en la falta de acceso a una oportunidad laboral se dio a pesar de que la cantidad de inactivos circunstanciales (disponibles para trabajar, pero que no buscaron trabajo por las medidas restrictivas) se redujo considerablemente del segundo al tercer trimestre. De abril a junio, este grupo estaba integrado por 217.904 personas y en los tres meses siguientes, sumaron 111.162 (-49%).

El desempleo afecta en mayor medida a las mujeres, con una tasa de 11,5%, mientras que la asignada a la población masculina fue de 5,8%.

Te puede interesar

¿Qué les espera a nuestros motores de crecimiento económico para la segunda parte del 2021?

Las manufacturas arrancaron el año con un importante crecimiento, impulsado principalmente por un buen desempeño de la producción de carne que también se refleja en la evolución del PIB ganadero, según informó el BCP.

La construcción se mantiene en su sitial de líder de la expansión económica, pero se enfrenta al riesgo de que el Gobierno pase a priorizar la contención de gastos médicos por COVID-19, en detrimento de las obras públicas.

La incidencia de los costos de producción provenientes de la suba de precios de commodities es un tema de análisis para las perspectivas que rodean a la industria, mientras para el agro se configura un panorama alentador.