fbpx
32 °C Asunción, PY
15 de junio de 2024

Incentivos impositivos y crecimiento en altura, las propuestas para combatir el éxodo de la capital

Asunción cumple hoy 485 años de fundación y en medio de los desafíos para repoblarla, expertos sostienen que la capital del país sigue teniendo muchos atractivos para fijar residencia.

Especialistas en el sector inmobiliario proponen soluciones viables mediante el acompañamiento público a través de incentivos como impuestos a terrenos baldíos.

Aseguran que construir en Paraguay sigue siendo más barato que en la región, por lo que proponen el desarrollo de viviendas en altura para atraer a inversionistas.

Este lunes se conmemora el 485º aniversario de la ciudad de Asunción, capital del Paraguay, que fuera fundada un 15 de agosto de 1537 por Juan de Salazar y Espinoza, lo que la hace una de las ciudades más antiguas de Sudamérica. El nombre de la ciudad deriva del fuerte que se fundó en el territorio de los guaraníes-carios, pueblo con el que los conquistadores hispanos hicieron alianza.

Asunción ha sido la primera ciudad totalmente urbana del Paraguay desde mitad del siglo XX, aproximadamente. Sin embargo, pese a toda la historia y atractivos que tiene la capital, el abandono de sus habitantes parece ser un problema irremediable que viene de larga data.

El arquitecto Ricardo Meyer sostiene al respecto que Asunción está decreciendo en su población; mientras aumenta el resto del área metropolitana, la capital está expulsando gente. “Si bien hay como un equilibrio, lo que ocurre es que se están poblando más las zonas de los bañados y se está despoblando toda la zona más consolidada de la ciudad”, expresó.

Indicó que los datos más actualizados hablan de nada más que 20.000 personas viviendo en el centro histórico de Asunción, mientras permanece una infraestructura enorme ociosa. Explicó que si bien todavía hay gente que permanece en los barrios, en el centro ya muy poca gente está viviendo. 

Sobre este punto, entre el 2002 y el 2012, según los censos del Instituto Nacional de Estadística (INE), casi 10.000 habitantes del espacio fundacional del país migraron a otros lugares para vivir.

La explicación a este fenómeno la podemos encontrar en diversos factores. Meyer afirma que, en lo referente a la parte sociológica y urbanística, nunca existe solo un motivo.

“Generalmente es un círculo vicioso, por ejemplo, los altos costos de las propiedades en el Centro hacen que los alquileres sean más altos y esto, a su vez, expulsa a la gente que busca mejores opciones”.

Ricardo Meyer, arquitecto.

Otro factor que citó el arquitecto tiene que ver con la inseguridad que, a su vez, es consecuencia del abandono de la ciudad, ya que a medida que la gente se retira de la capital, las calles se hacen más inseguras. “La manera de tener seguridad es con el control social, que haya gente en la calle, en los mercados, en los bares; pero si se va despoblando, automáticamente ese control social disminuye”, expresó. 

Además de todo esto, hay otras cuestiones que contribuyen a desmeritar el atractivo capitalino como la falta de iluminación, de presencia policial, entre otros. 

Alternativas para repoblar Asunción

Para tratar de contrarrestar esta situación, son muchas las propuestas que se plantean desde diferentes sectores. Una de ellas tiene que ver con la construcción en vertical y este tema precisamente fue tratado recientemente en un panel debate para prensa denominado “El proceso de urbanización acelerado de Asunción”, que estuvo a cargo del director ejecutivo de la firma Fortaleza SA, Francisco Gómez, y del especialista en urbanización Ricardo Ávalos.

Con el objetivo propuesto por Fortaleza SA de repoblar la capital, los disertantes plantearon soluciones viables para el crecimiento en altura, con el acompañamiento público mediante incentivos como impuestos e infraestructuras. Además, se desarrollaron temas como el crecimiento de la ciudad y las proyecciones a futuro.

“No solo proponemos repoblar Asunción, también nos involucramos en los temas de interés del rubro inmobiliario, tratando de incidir en políticas públicas, porque nos interesa dar soluciones lógicas a la problemática de la densidad poblacional de Asunción”.

Francisco Gómez, director ejecutivo de Fortaleza S.A.

 El director ejecutivo se explayó sobre las decisiones de la empresa que dan respuesta al crecimiento de la ciudad; expansión a otros polos donde crece la ciudad, como los barrios tradicionales que cuentan con accesos a zonas comerciales; colaboración privada para la densificación de la ciudad, pero con acompañamiento del sector público, entre otros.

“El centro de la ciudad paga G. 612.000, en un lugar donde vale 300 dólares el metro cuadrado, se paga cinco veces más que en un lugar donde vale mil dólares. O sea, acá lo que hace falta es reestructurar nomás», manifestó Ávalos.

«Si vos queres incentivar la construcción o la desconstrucción de algo, lo que tenes que hacer es jugar con el impuesto”.

Ricardo Ávalos, presidente de CANOPY

Para el especialista en urbanismo, debe existir una responsabilidad tanto del Gobierno como de los ciudadanos para construir una mejor ciudad. Indicó que no es solo el Gobierno el que tiene la culpa, ya que los ciudadanos también viven en Asunción. Recordó también que existe un 50% de evasión impositiva en la capital. 

Alegó que, para incentivar que los dueños de terrenos baldíos vendan sus propiedades, se debe ajustar el impuesto para ejercer una presión sobre estos titulares. “Nosotros compramos un baldío en Molas López, no había nada, y esa persona con quien hicimos el negocio pagaba nada en impuestos, le convenía seguir esperando a que le pague alguien, un precio que a él le convenga”, refirió Gómez. 

Ávalos explicó que el impuesto debe usarse para crear objetivos dentro de una estrategia. Asimismo, indicó que fomentar la construcción de edificios para crear departamentos es otra opción viable para repoblar la ciudad, ofreciendo viviendas atractivas a un costo accesible para los ciudadanos.

Consultado sobre la mayor presión tributaria o el crecimiento en altura, el arquitecto Meyer indicó que todas son buenas soluciones. 

“Lo que se busca es densificar la población, que haya más habitantes por hectárea dentro de la ciudad, porque eso dinamiza la economía, los comercios de la cuadra tienen a quien venderle, la panadería, la confitería o la farmacia, porque hay más gente viviendo”, ejemplificó Meyer. 

Puntualmente, sobre el tema impositivo, el arquitecto dijo que hay dos caminos que pueden ir juntos: por un lado, se pueden bajar los impuestos para la construcción y que se vuelva a construir en los lugares ociosos y, por otro lado, implementar un impuesto progresivo contra la especulación inmobiliaria.

“(Para) el que tiene un terreno baldío, a medida que pasan los años, debe aumentar sus impuestos para obligarle de alguna manera a utilizar y que no quede un espacio ocioso allí”, señaló. 

Ilustración de la fundación de Asunción, de las primeras ciudades establecidas durante la conquista del Río de la Plata. De este fuerte salieron expediciones para la fundación de otras localidades, por lo que a nuestra capital se la conoce como «madre de ciudades».

¿A qué se dedica la población asuncena?

De acuerdo con la Encuesta Permanente de Hogares Continua 2017 – 2019 del INE, la actividad económica de Asunción está basada fundamentalmente en el comercio, así como en la hostelería y el turismo en general, y estos ocupan a un 75% de la población. Es la ciudad en donde están los comercios, empresas y grupos inversionistas más importantes del país. 

El sector más importante en este departamento es el terciario (comercial y servicios), con un 83,15% en promedio; le sigue el sector secundario (manufacturas y construcción), que emplea el 15,57% en promedio. El sector primario (agricultura) es mínimo, pues Asunción es un área urbana en su totalidad. En cuanto a la educación, el promedio de tiempo de estudio de un ciudadano en Asunción es de 10,9 años, al 2021.

Te puede interesar

El quiebre de la estacionalidad del dólar en Paraguay, con los consecutivos años de dificultades económicas

La cotización de la moneda norteamericana nos tiene acostumbrados a una tendencia a la baja en la primera mitad de cada año, para fortalecerse en el segundo semestre. La “tormenta perfecta” del 2019 y la pandemia en el 2020 generaron un paréntesis en este comportamiento, con la expectativa de que la recuperación de la actividad resulte en una mayor estabilidad.

You cannot copy content of this page